Nue­va le­gis­la­tu­ra de Ra­joy con Sán­chez en la ca­rre­te­ra

Tiempo - - NEWS - JO­SÉ ONE­TO

Con 315 días sin Gobierno, un ré­cord so­lo su­pe­ra­do por Bél­gi­ca, el vier­nes 28 de oc­tu­bre se ini­cia­ba en to­da Es­pa­ña uno de los puen­tes más lar­gos del año, que ter­mi­na­ba el miér­co­les 2 de noviembre. Un puen­te que em­pe­za­ba sin Gobierno y ter­mi­na­ba con la es­pe­ra de la ju­ra en La Zar­zue­la de ese nue­vo Eje­cu­ti­vo con el que Mariano Ra­joy re­pi­te le­gis­la­tu­ra.

Por lo visto ha he­cho fal­ta ese lar­go puen­te para que co­mien­cen a arre­glar­se las co­sas. Y, así, re­cién ini­cia­do el puen­te, el mis­mo sá­ba­do 29 de oc­tu­bre, en un día oto­ñal de sol y pla­ya, se pro­du­cía la in­ves­ti­du­ra de Mariano Ra­joy co­mo pre­si­den­te del Gobierno de Es­pa­ña, por 170 vo­tos a fa­vor, 111 en con­tra y 68 abs­ten­cio­nes. La to­ta­li­dad de las abs­ten­cio­nes, que pro­ve­nía de los dipu­tados so­cia­lis­tas, es la que le da­ba la vic­to­ria a Ra­joy y lo que le per­mi­tía ini­ciar lo que se­rá su se­gun­do man­da­to. Un man­da­to com­pli­ca­do que lo mis­mo pue­de du­rar seis me­ses que cua­tro años.

El nue­vo Gobierno de­be acom­pa­ñar al re­cién in­ves­ti­do pre­si­den­te du­ran­te es­ta le­gis­la­tu­ra que aca­ba de co­men­zar en un es­ce­na­rio en el que hay que pac­tar ca­si to­do, tra­ba­jar­se el con­sen­so, po­ner por de­lan­te el acuer­do y des­te­rrar ese com­por­ta­mien­to y esa for­ma de in­ter­pre­tar la ma­yo­ría ab­so­lu­ta que tan­to da­ño le ha he­cho al Par­ti­do Popular. ¿Se­rá ca­paz el re­cién nom­bra­do pre­si­den­te de ele­gir a los me­jo­res, para una le­gis­la­tu­ra de­ci­si­va para el fu­tu­ro del país, para el fu­tu­ro de la opo­si­ción y para el fu­tu­ro de las nu­me­ro­sas re­for­mas, en­tre ellas, la cons­ti­tu­cio­nal, que, ne­ce­sa­ria­men­te, ha­brá que po­ner en mar­cha?

¿Vol­ve­rá Ra­joy a las an­da­das o real­men­te se ha da­do cuen­ta de que las co­sas han cam­bia­do tan­to que no se pue­den re­pe­tir mu­chos de los ex­ce­sos, en­ga­ños, abu­sos y co­rrup­cio­nes que han ja­lo­na­do una le­gis­la­tu­ra du­ran­te la cual, par­tien­do de una ma­yo­ría ab­so­lu­ta, el par­ti­do ha per­di­do más de tres mi­llo­nes de vo­tos? Mi­nu­tos an­tes de que se pro­du­je­se la vo­ta­ción de­fi­ni­ti­va que le iba a in­ves­tir, Ra­joy pro­nun­ció unas pa­la­bras in­quie­tan­tes que di­lu­ye­ron las fra­ses ra­zo­na­bles de 48 ho­ras an­tes. “No pre­ten­dan im­po­ner­me lo que no pue­do acep­tar. No quie­ro di­ri­gir un Gobierno al que le fal­ten apo­yos y le so­bren obs­tácu­los. To­da negociación ten­drá li­mi­tes. No acep­ta­ré el de­rri­bo de las re­for­mas”, di­jo el pre­si­den­te. Mal co­mien­zo y fin de la ci­ta.

Por su par­te, Pe­dro Sán­chez Pé­rez Cas­te­jón, que ho­ras an­tes ha­bía en­tre­ga­do su ac­ta de dipu­tado, ha apro­ve­cha­do es­te lar­go puen­te de To­dos los San­tos para lo que se­rá su lar­ga mar­cha para in­ten­tar re­cu­pe­rar la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del PSOE, de la que fue obli­ga­do a di­mi­tir el pa­sa­do 2 de oc­tu­bre, cuan­do par­te de su Eje­cu­ti­va le aban­do­nó a su suer­te y el Co­mi­té Fe­de­ral, en una de las reunio­nes más ten­sas y des­agra­da­bles de la re­cien­te his­to­ria del par­ti­do, le de­jó ab­so­lu­ta­men­te so­lo, re­cha­zan­do sus pre­ten­sio­nes de que se con­vo­ca­se un “con­gre­so ex­prés” para ce­le­brar unas pri­ma­rias que eli­gie­ran, se­gún los es­ta­tu­tos, un nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do.

La pér­di­da de esa vo­ta­ción, en una ver­gon­zo­sa reunión que mar­ca­rá para siem­pre la re­cien­te his­to­ria del par­ti­do, era con­si­de­ra­da una des­au­to­ri­za­ción de Sán­chez, que se unía a la po­si­ción del Co­mi­té Fe­de­ral, con­tra­ria a la del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de vo­tar en con­tra de la in­ves­ti­du­ra de Ra­joy y fa­vo­ra­ble a una

UNA VEZ QUE RA­JOY HA SI­DO IN­VES­TI­DO PRE­SI­DEN­TE, LA GRAN NO­TI­CIA ES LA RE­TI­RA­DA PARA VOL­VER DEL EX­SE­CRE­TA­RIO GE­NE­RAL SO­CIA­LIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.