Tiem­pos in­tere­san­tes

Tiempo - - NEWS - GA­BRIEL ELO­RRIA­GA

Al fin ha ter­mi­na­do el lar­go pe­rio­do de in­te­ri­ni­dad y las du­das que aho­ra sur­gen son de dis­tin­ta en­ti­dad. Su­pe­ra­do el tran­ce, po­cos recuerdan ya, y me­nos aún va­lo­ran en su in­te­gri­dad, el gra­ve per­jui­cio que se ha evi­ta­do al es­qui­var las ter­ce­ras elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Aca­ba una lar­ga eta­pa de pro­vi­sio­na­li­dad pe­ro es to­da­vía pron­to para sa­ber si en­tra­mos en la desea­ble es­ta­bi­li­dad que de­man­dan la so­cie­dad es­pa­ño­la y nues­tros so­cios eu­ro­peos.

Lo que a par­tir de es­te mo­men­to ocu­rra va a de­pen­der, so­bre to­do, de la for­ta­le­za del acuer­do de in­ves­ti­du­ra sus­cri­to en­tre el Par­ti­do Popular y Ciu­da­da­nos el pa­sa­do mes de agos­to. El pac­to fir­ma­do se pre­sen­tó for­mal­men­te co­mo un acuer­do de in­ves­ti­du­ra, es de­cir, co­mo una transac­ción que se ago­ta­ría con el vo­to fa­vo­ra­ble de Ciu­da­da­nos en la elec­ción de Mariano Ra­joy pe­ro por su con­te­ni­do es, sin du­da al­gu­na, un au­tén­ti­co acuer­do de le­gis­la­tu­ra. Cual­quie­ra en­tien­de que sin un Gobierno es­ta­ble y cua­tro años por de­lan­te la ma­yor par­te de los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos son de im­po­si­ble cum­pli­mien­to. La pri­me­ra ta­rea del re­cién ele­gi­do Gobierno se­rá, por tan­to, po­ner to­da su ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca y su ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción y per­sua­sión para ga­ran­ti­zar­se el tiem­po re­que­ri­do. Lo pre­su­pues­ta­rio se­rá lo más ur­gen­te, pe­ro lo im­por­tan­te de­be ve­nir más ade­lan­te.

Los 150 com­pro­mi­sos –que con­vie­ne re­leer con aten­ción– con­fi­gu­ran una com­ple­tí­si­ma agen­da re­for­mis­ta en lo eco­nó­mi­co, so­cial y po­lí­ti­co que, en mu­chos ex­tre­mos, re­quie­re ade­más la co­la­bo­ra­ción del Par­ti­do So­cia­lis­ta para re­unir los vo­tos y ob­te­ner la le­gi­ti­mi­dad exi­gi­ble. Ese res­pal­do re­sul­ta ma­te­má­ti­ca­men­te im­pres­cin­di­ble para avan­zar en las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les pro­pues­tas en re­la­ción al mo­de­lo au­to­nó­mi­co, el sis­te­ma elec­to­ral, la eli­mi­na­ción de los afo­ra­mien­tos o la trans­for­ma­ción del Se­na­do, por ejem­plo, pe­ro es tam­bién po­lí­ti­ca­men­te in­elu­di­ble para in­tro­du­cir me­jo­ras en el fun­cio­na­mien­to del Con­gre­so, re­for­zar la sol­ven­cia del sis­te­ma de pen­sio­nes o fir­mar el tan de­man­da­do pac­to educativo.

En de­ma­sia­das oca­sio­nes a lo lar­go de los úl­ti­mos me­ses Ciu­da­da­nos se ha com­por­ta­do co­mo una formación que­bra­di­za, inex­per­ta y ex­ce­si­va­men­te du­bi­ta­ti­va. En es­ta fa­se se re­quie­re de ellos vi­sión es­tra­té­gi­ca, cohe­sión in­ter­na y mu­cha de­ter­mi­na­ción. El Par­ti­do So­cia­lis­ta ne­ce­si­ta tiem­po para reasen­tar­se y una se­re­ni­dad de la que aho­ra ca­re­ce para po­der asu­mir com­pro­mi­sos de ca­la­do con otras for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas. Con es­te es­ce­na­rio po­de­mos asis­tir a un co­mien­zo de le­gis­la­tu­ra muy ruidoso pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te ines­ta­ble. El pa­que­te re­for­mis­ta, el que ver­da­de­ra­men­te me­re­ce ese nom­bre, re­quie­re tiem­po para su im­ple­men­ta­ción, qui­zá más del que al­gu­nos es­tén dis­pues­tos o pue­dan con­ce­der; la pre­ci­pi­ta­ción po­dría lle­gar a ser el ver­da­de­ro pro­ble­ma para Es­pa­ña.

Una an­ti­gua mal­di­ción china ex­pre­sa su ame­na­za con una cu­rio­sa fra­se: “Oja­lá vi­vas en tiem­pos in­tere­san­tes”. Con mi­le­na­ria sa­bi­du­ría se quie­re así des­ta­car el va­lor de la es­ta­bi­li­dad y el so­sie­go, in­clu­so del abu­rri­mien­to y de la mo­no­to­nía. Es­ta­mos en con­di­cio­nes de ir po­nien­do fin a un lus­tro in­tere­san­te, de­ma­sia­do in­tere­san­te tal vez. Nos ven­dría muy bien re­cu­pe­rar cier­ta ar­mo­nía po­lí­ti­ca, ca­pa­ci­dad de con­ver­sa­ción y de negociación; en de­fi­ni­ti­va, hace fal­ta am­bi­ción para al­can­zar un fu­tu­ro com­par­ti­do me­jor. Es­pe­re­mos que las pre­mu­ras y los pre­jui­cios de al­gu­nos no lo im­pi­dan.

ASIS­TI­MOS A UN CO­MIEN­ZO DE LE­GIS­LA­TU­RA RUIDOSO PE­RO NO NE­CE­SA­RIA­MEN­TE INES­TA­BLE Y ES­TA­MOS EN CON­DI­CIO­NES DE PO­NER FIN A UN LUS­TRO IN­TERE­SAN­TE, DE­MA­SIA­DO IN­TERE­SAN­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.