Haz lo que te­mas

Tiempo - - NEWS -

Na­die di­ría que Marta Ro­bles, pe­rio­dis­ta so­bra­da­men­te co­no­ci­da, tu­vie­ra un gra­ve pro­ble­ma de in­se­gu­ri­dad y, me­nos aún, que con­ta­se su ex­pe­rien­cia en Haz lo que te­mas (Pla­ne­ta), un li­bro de enor­me uti­li­dad para cual­quie­ra que com­par­ta sus te­mo­res. La fal­ta de con­fian­za en nues­tras pro­pias ca­pa­ci­da­des es un mal que nos afec­ta a ca­si to­dos en al­gún mo­men­to de la vi­da, lo sor­pren­den­te es que una per­so­na co­mo Marta, con una só­li­da ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, pre­mia­da co­mo pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra, con un fí­si­co es­pec­ta­cu­lar, con­fie­se sin pre­jui­cios la his­to­ria de sus mie­dos. No es ex­tra­ño que ad­vier­ta en el pró­lo­go “ten­go que ju­rar so­bre la Bi­blia que soy in­se­gu­ra para que me crean. De jo­ven era des­gar­ba­da y pa­to­sa”.

Apa­ren­ta ser to­do lo con­tra­rio, una mu­jer arro­lla­do­ra que pro­vo­ca sen­ti­mien­tos equí­vo­cos, des­de la ad­mi­ra­ción a la en­vi­dia y el re­cha­zo. La idea del li­bro sur­gió de una con­fe­ren­cia so­bre li­de­raz­go y su­pera­ción que dio en un fo­ro de mu­je­res, don­de con­tó en pri­me­ra per­so­na los mo­ti­vos de su in­se­gu­ri­dad y lo mu­cho que le ha­bían he­cho su­frir. La so­bre­pro­tec­ción du­ran­te su infancia por par­te de su ma­dre para con­tra­rres­tar el re­cha­zo que sin­tió por par­te de su pa­dre, hi­cie­ron de ella una ado­les­cen­te vul­ne­ra­ble con muy po­ca au­to­es­ti­ma. Se­gún la psi­có­lo­ga que com­ple­ta en el li­bro los tes­ti­mo­nios y re­fle­xio­nes de la au­to­ra, Pau­la Mar­tín Bus­ta­man­te, ha­bría que dis­tin­guir en­tre in­se­gu­ri­dad fun­cio­nal, cu­yo ob­je­ti­vo es man­te­ner­nos aler­ta fren­te a pe­li­gros o ries­gos, y una in­se­gu­ri­dad ex­ce­si­va, que nos hace frá­gi­les y nos lle­va a vi­vir en cons­tan­te au­to­crí­ti­ca, im­po­si­bi­li­tán­do­nos para la to­ma de de­ci­sio­nes.

ILa cul­pa es de un es­te­reo­ti­po muy ex­ten­di­do, se­gún el cual, las ru­bias de pier­nas lar­gas no pue­den ser in­te­li­gen­tes. La au­to­ra ha arras­tra­do siem­pre esa cla­se de mie­dos que a es­tas al­tu­ras em­pie­za a do­mi­nar, aun­que ella in­sis­te en que su apa­ren­te se­gu­ri­dad es im­pos­ta­da. El mé­to­do de su­pera­ción más recomendado es im­po­ner­se re­tos lle­nos de di­fi­cul­ta­des. Cuen­ta des­de un ejem­plo anec­dó­ti­co, co­mo aña­dir a su con­si­de­ra­ble es­ta­tu­ra unos za­pa­tos de ta­cón de diez cen­tí­me­tros ca­da vez que iba a una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo; a otros mu­cho más com­ple­jos, co­mo su­pe­rar el mie­do a la no­che, atra­ve­san­do es­pa­cios so­li­ta­rios y os­cu­ros. To­me­mos no­ta: atre­ver­se a ha­cer lo que te­mes es em­pe­zar a vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.