PSC Y PSOE, CRÓ­NI­CA DE UNA RUP­TU­RA ANUN­CIA­DA

Tiempo - - NEWS -

El vo­to en con­tra de los sie­te dipu­tados del PSC en el Con­gre­so de los Dipu­tados du­ran­te la in­ves­ti­du­ra de Mariano Ra­joy ha reabier­to las he­ri­das la­ten­tes en­tre el PSOE y su fran­qui­cia ca­ta­la­na, par­ti­dos her­ma­nos so­bre el pa­pel, pe­ro con un lar­guí­si­mo his­to­rial de des­en­cuen­tros. La rup­tu­ra de la dis­ci­pli­na de vo­to, anun­cia­da in­clu­so con an­te­rio­ri­dad a la de­ci­sión del Co­mi­té Fe­de­ral en el que tam­bién par­ti­ci­pó el PSC, po­ne de ma­ni­fies­to la asi­me­tría de la re­la­ción en­tre am­bos par­ti­dos. Mien­tras que los ca­ta­la­nes tie­nen voz y vo­to en las de­ci­sio­nes or­gá­ni­cas del PSOE, es­to no ocu­rre al re­vés. Es­ta cir­cuns­tan­cia, man­te­ni­da en el tiem­po, ha im­pul­sa­do en mul­ti­tud de oca­sio­nes a re­vi­sar los pro­to­co­los de co­la­bo­ra­ción des­de Fe­rraz, pe­ro pe­se a los des­en­cuen­tros, nun­ca se ha­bía da­do el pa­so. Sin em­bar­go, la úl­ti­ma vo­ta­ción pa­re­ce ha­ber si­do la go­ta que col­ma el va­so. El por­ta­voz de la ges­to­ra y mano de­re­cha de Su­sa­na Díaz en Ma­drid, Mario Jiménez, ase­gu­ró que “es ab­so­lu­ta­men­te in­dis­pen­sa­ble” re­pen­sar las re­la­cio­nes en­tre am­bos par­ti­dos.

Hay tres op­cio­nes: se­pa­rar por com­ple­to am­bas for­ma­cio­nes crean­do una mar­ca del PSOE en Cataluña; li­mi­tar su re­la­ción a la es­tric­ta­men­te par­la­men­ta­ria, con un mis­mo gru­po en el Con­gre­so pe­ro con vi­das or­gá­ni­cas com­ple­ta­men­te in­de­pen­dien­tes; o sim­ple­men­te man­te­ner to­do co­mo has­ta el mo­men­to.

So­lo quie­nes co­no­cen muy po­co la reali­dad ca­ta­la­na son par­ti­da­rios de la pri­me­ra. No so­lo se di­vi­di­rían los es­ca­sos apo­yos que con­ci­ta ya el so­cia­lis­mo en Cataluña, sino que con­de­na­ría al PSOE a un lar­guí­si­mo pe­ri­plo por el de­sier­to. Nun­ca ha con­se­gui­do go­ber­nar en Ma­drid sin ganar en Cataluña.

La ges­to­ra es par­ti­da­ria de la se­gun­da op­ción, ya que con­ser­va­ría el pe­so del par­ti­do en el Par­la­men­to na­cio­nal sin las mo­les­tas in­tro­mi­sio­nes del PSC que han con­di­cio­na­do, en­tre otras, las po­lí­ti­cas te­rri­to­ria­les que di­ri­gían la vi­da del par­ti­do. Fue pre­ci­sa­men­te un des­en­cuen­tro res­pec­to al de­re­cho a de­ci­dir lo que pro­vo­có en 2013 la pe­núl­ti­ma cri­sis en­tre am­bos, re­suel­ta en fal­so con la sa­li­da del his­tó­ri­co Jo­sé Za­ra­go­za de la di­rec­ción del gru­po y una mul­ta eco­nó­mi­ca a los otros 13 dipu­tados dís­co­los del PSC, un pre­ce­den­te en el que pro­ba­ble­men­te se fi­je el gru­po en es­ta oca­sión. Ade­más, eli­mi­na­ría a los 17.000 mi­li­tan­tes del PSC de las pri­ma­rias y a ca­si un cen­te­nar de di­ri­gen­tes del Co­mi­té Fe­de­ral, al­go que, en prin­ci­pio, im­pul­sa­ría la lí­nea po­lí­ti­ca de­fen­di­da des­de An­da­lu­cía y be­ne­fi­cia­ría a su lí­der, Su­sa­na Díaz, en su ca­rre­ra por la se­cre­ta­ría ge­ne­ral. Que­da por ver si la re­vi­sión de los pro­to­co­los se pue­de pro­du­cir an­tes de que se ce­le­bre el pró­xi­mo con­gre­so y por tan­to se eli­ja el fu­tu­ro se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Des­de el PSC sos­tie­nen que so­lo un con­gre­so or­di­na­rio pue­de cam­biar los es­ta­tu­tos y, por tan­to, la re­la­ción en­tre am­bos par­ti­dos. Efec­ti­va­men­te, el vo­to de los mi­li­tan­tes del PSC en la elec­ción del se­cre­ta­rio ge­ne­ral es­tá re­co­gi­do en el ar­tícu­lo 10 del Re­gla­men­to Fe­de­ral de Con­gre­sos apro­ba­do en 2014. Eso sin con­tar con el pro­to­co­lo de co­la­bo­ra­ción de 1978, que es­ta­ble­ce que el PSC ten­drá pre­sen­cia en to­dos los “or­ga­nis­mos re­pre­sen­ta­ti­vos y de­ci­so­rios co­mu­nes con el PSOE”. Al­gu­nos di­ri­gen­tes creen, sin em­bar­go, que el Co­mi­té Fe­de­ral tie­ne ca­pa­ci­dad, co­mo má­xi­mo ór­gano del par­ti­do en­tre con­gre­sos, para mo­di­fi­car di­chos pro­to­co­los. Lo que pa­re­ce evi­den­te es que, sal­vo mi­la­gro, la re­la­ción en­tre am­bos no vol­ve­rá a ser la mis­ma.

Mi­quel Ice­ta, pri­mer se­cre­ta­rio del PSC, jun­to a Me­rit­xell Ba­tet, dipu­tada del par­ti­do en el Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.