Los Ro­má­nov

Tiempo - - NEWS -

Cuan­do el zar Ni­co­lás II y su fa­mi­lia fue­ron eje­cu­ta­dos en 1917 por hom­bres de Le­nin, la sa­ga de los Ro­má­nov es­cri­bió su epi­ta­fio. Pe­ro du­ran­te si­glos sus za­res ha­bían do­mi­na­do to­das las Ru­sias. Co­mo su pro­pia pa­tria, infinita, con­tra­dic­to­ria, el clan fue so­ber­bio, apa­sio­na­do, ines­ta­ble, ex­ce­si­vo, tan ca­paz de sa­cri­fi­cios y proezas co­mo de las ma­yo­res cruel­da­des. Para mues­tra, Pe­dro el Gran­de.

Su vi­da se re­su­me en un ba­ño de pól­vo­ra, amor y san­gre. En sus más si­nies­tros as­pec­tos, su per­so­na­li­dad, tan cruel co­mo la de su an­te­pa­sa­do Iván el Te­rri­ble, re­ve­ló a un de­go­lla­dor ex­per­to en de­ca­pi­ta­cio­nes. Lo de­mos­tró cuan­do or­de­nó eje­cu­tar a una da­ma de la cor­te, la es­co­ce­sa Mary Ha­mil­ton, que ha­bía si­do su aman­te, acu­sa­da de ro­bar jo­yas a la za­ri­na. El 14 de mar­zo de 1719, en Moscú, Mary se di­ri­gió al ca­dal­so con un des­lum­bran­te ves­ti­do. Es­pe­ra­ba ser per­do­na­da, pe­ro Pe­dro subió al pa­tí­bu­lo, la be­só y or­de­nó su eje­cu­ción. Ca­yó el ha­cha, el zar al­zó por los ca­be­llos la ca­be­za de Mary y dio una cla­se de anato­mía a los asis­ten­tes, se­ña­lan­do las vér­te­bras, la trá­quea, las cho­rrean­tes ar­te­rias... Vol­vió a be­sar los la­bios sin vi­da de Mary, se san­ti­guó y re­gre­só a pa­la­cio.

Otra de sus ven­gan­zas fue la tor­tu­ra y eje­cu­ción de su hi­jo Ale­xéi, acu­sa­do de trai­ción. En 1718, en la for­ta­le­za de San Pe­dro y San Pa­blo, el za­ré­vich re­ci­bió vein­ti­cin­co la­ti­ga­zos con el knut, que no con­si­guie­ron ha­cer­le ad­mi­tir su trai­ción. Cin­co días des­pués, se le ad­mi­nis­tra­ron quin­ce la­ti­ga­zos más; que­bran­ta­do, con­fe­só su cons­pi­ra­ción. Un tri­bu­nal lo con­de­nó a muer­te por do­ble pa­rri­ci­dio, con­tra el pa­dre de la pa­tria y con­tra su pa­dre na­tu­ral; pe­ro no so­bre­vi­vió al tor­men­to. In­sen­si­ble a su fin,

Iel in­flu­jo de tres ale­ma­nes que lle­ga­rían a do­mi­nar Ru­sia. Su aman­te Bi­ron, un apues­to e ig­no­ran­te pa­la­fre­ne­ro, ha­bla­ba a los ca­ba­llos co­mo si fue­ran per­so­nas y a las per­so­nas co­mo si fue­ran ca­ba­llos. El vi­ce­can­ci­ller Os­ter­man, fa­mo­so por sus as­que­ro­sas pe­lu­cas y sus ma­lo­lien­tes tra­jes y por­que cuan­to de­cía era sus­cep­ti­ble de do­ble in­ter­pre­ta­ción. Y el ge­ne­ral Von Mün­nich, de ma­ne­ras cor­te­sa­nas, ru­bio y me­li­fluo...

Si desean aso­mar­se a es­te abis­mo de muer­te y po­der, lean Los Ro­má­nov (Crí­ti­ca) de Si­mon Se­bag Mon­te­fio­re. An­tony Bee­vor ha di­cho que Jue­go de tro­nos es, en com­pa­ra­ción, “co­mo to­mar el té con unas mon­ji­tas”. Es­toy de acuer­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.