El plan de una inú­til ba­ta­lla con los in­gle­ses pro­vo­có la re­be­lión de la ma­ri­ne­ría ale­ma­na

Tiempo - - NEWS -

y cam­pe­si­nos, los 80 mi­llo­nes de hom­bres mo­vi­li­za­dos, quie­nes im­po­nían su im­pron­ta a la gue­rra. Y esos hom­bres ha­bían de­ci­di­do que ya es­ta­ba bien de lu­char.

El 24 de oc­tu­bre se dio la or­den de ope­ra­cio­nes para “la úl­ti­ma ba­ta­lla”, y la flo­ta co­men­zó a zar­par, pe­ro el 29 los ma­ri­ne­ros del Thü­rin­gen y del Hel­go­land se ne­ga­ron a ha­cer­lo y se apo­de­ra­ron de los bar­cos. El plan de ata­que a In­gla­te­rra se frus­tró por­que el al­mi­ran­te Scheer or­de­nó vol­ver a las uni­da­des que man­te­nían la dis­ci­pli­na para so­fo­car el mo­tín, que era más ur­gen­te. Los amo­ti­na­dos se rin­die­ron al ver­se ro­dea­dos de otros bu­ques que les apun­ta­ban con sus ca­ño­nes, y 47 de ellos, con­si­de­ra­dos los ca­be­ci­llas, fue­ron en­via­dos a Kiel, cuar­tel ge­ne­ral de la Flo­ta de Al­ta Mar, para un con­se­jo de gue­rra.

El re­me­dio fue peor que la en­fer­me­dad, pues de in­me­dia­to se ex­ten­dió la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.