GONZALO PASAMAR

Tiempo - - NEWS - HER­NAN­DO F. CALLEJA HIS­TO­RIA­DOR

Co­mo his­to­ria­dor e his­to­rió­gra­fo ha es­cu­dri­ña­do las hue­llas de la Gue­rra Ci­vil y el fran­quis­mo en la tran­si­ción a la de­mo­cra­cia y el pa­pel de la me­mo­ria co­mu­ni­ca­ti­va en ese pe­rio­do.

¿Los his­to­rió­gra­fos co­mo us­ted son la con­cien­cia crí­ti­ca de los his­to­ria­do­res?

Creo que no. Los his­to­rió­gra­fos son un gru­po de his­to­ria­do­res que in­ten­tan ex­pli­car có­mo se ha es­cri­to la his­to­ria en el pa­sa­do y en el pre­sen­te. Pue­de im­pli­car una cier­ta crí­ti­ca, pe­ro no es su ob­je­to.

Ma­ra­ñón afir­ma­ba que to­das las gue­rras ci­vi­les du­ran cien años. Echan­do cuen­tas nos que­dan to­da­vía vein­te años de me­mo­ria gue­rra­ci­vi­lis­ta. ¿Es­tá la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la to­da­vía en el plano in­me­dia­to de la his­to­ria?

Se es­tá pro­du­cien­do un fe­nó­meno que se da en to­das las me­mo­rias trau­má­ti­cas, que se van in­cor­po­ran­do al acer­vo cul­tu­ral de ca­da país. En es­te mo­men­to nos en­con­tra­mos en un pro­ce­so en el cual la Gue­rra Ci­vil es pa­sa­do, pe­ro tie­ne to­da­vía al­gún com­po­nen­te de pre­sen­te, por­que las per­so­nas que vi­vie­ron aque­llos he­chos co­mo adul­tos, aun­que han des­apa­re­ci­do, han de­ja­do un po­so, una me­mo­ria co­mu­ni­ca­ti­va, fa­mi­liar, que es un fe­nó­meno to­da­vía pre­sen­te. Aho­ra tie­nen la palabra los his­to­ria­do­res.

De­no­mi­na pa­ra­do­ja de la me­mo­ria de la Tran­si­ción al con­tras­te en­tre una gran in­quie­tud por la Gue­rra Ci­vil en el ám­bi­to cul­tu­ral y, sin em­bar­go, un si­len­cio en el te­rreno po­lí­ti­co.

La idea era de­jar atrás el fran­quis­mo, que re­pre­sen­ta­ba la me­mo­ria de la Gue­rra Ci­vil, el mi­to de la Cru­za­da. Ese pa­sar pá­gi­na sig­ni­fi­ca­ba, en el te­rreno cul­tu­ral, ex­pli­car a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes qué ha­bía si­do la gue­rra y para ello se ha­cía ne­ce­sa­ria una cul­tu­ra que abor­da­se la gue­rra y la pos­gue­rra. El ci­ne, la li­te­ra­tu­ra, la mú­si­ca, la his­to­rio­gra­fía, lo hi­cie­ron. En la po­lí­ti­ca, pa­sar pá­gi­na te­nía otro sig­ni­fi­ca­do. Los si­len­cios co­rres­pon­dían a fac­to­res de ti­po ge­ne­ra­cio­nal, es­tra­té­gi­co, po­lí­ti­co con­cre­tos y hay que in­ves­ti­gar­los uno por uno, para no caer en la di­co­to­mía me­mo­ria-ol­vi­do.

Dí­ga­me al­guno de esos fac­to­res.

Se tra­ta­ba de no dar ar­gu­men­tos a los sectores más ul­tra­de­re­chis­tas del fran­quis­mo; de evi­tar que se in­ter­pre­ta­ra co­mo un in­ten­to de des­le­gi­ti­mar a las fuer­zas po­lí­ti­cas re­pu­bli­ca­nas o, tam­bién, co­mo una tác­ti­ca elec­to­ral para no per­der vo­tos.

En­ton­ces, los si­len­cios po­lí­ti­cos de la Tran­si­ción fue­ron tác­ti­cos.

Te­nían un com­po­nen­te tác­ti­co. Por ejem­plo al Par­ti­do Co­mu­nis­ta, cu­yos di­ri­gen­tes ha­bían he­cho la gue­rra, es ló­gi­co que no le in­tere­sa­ra abrir una dis­cu­sión so­bre ella. Lo mis­mo el Par­ti­do So­cia­lis­ta. En la Tran­si­ción ha­bía un em­pe­ño por mos­trar las di­fe­ren­cias en­tre la Es­pa­ña de 1936 y la de 1976. Eso no sig­ni­fi­ca­ba ol­vi­do.

El si­len­cio po­lí­ti­co, ¿era en reali­dad un pun­to fi­nal?

No. El con­cep­to de pun­to fi­nal no se

me­mo­ria co­mu­ni­ca­ti­va.

La me­mo­ria pú­bli­ca es la que uti­li­za fuen­tes o so­por­tes pú­bli­cos, la pren­sa, la li­te­ra­tu­ra; la me­mo­ria co­mu­ni­ca­ti­va es la que se trans­mi­te bo­ca a bo­ca. En un mo­men­to en el que ha­bía una fé­rrea cen­su­ra, la me­mo­ria co­mu­ni­ca­ti­va era muy im­por­tan­te, ya que la me­mo­ria pú­bli­ca se li­mi­ta­ba a lo que el fran­quis­mo con­sen­tía o que­ría que se su­pie­se. En to­do ca­so, la me­mo­ria co­mu­ni­ca­ti­va es una fuen­te más para el his­to­ria­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.