El Go­bierno del Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta Po­pu­lar

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Jo­sé Ma­ría Ál­va­rez (Car­ta­ge­na, 1942) fue uno de los “nue­ve no­ví­si­mos” poe­tas ele­gi­dos por Jo­sé Ma­ría Cas­te­llet pa­ra una an­to­lo­gía, apa­re­ci­da en 1970, en­se­gui­da con­ver­ti­da en mí­ti­ca en el tar­do­fran­quis­mo. El tiem­po, ade­más, ha de­mos­tra­do la pers­pi­ca­cia del an­tó­lo­go. Aho­ra, Ál­va­rez, con­ver­ti­do en ve­te­rano y res­pe­ta­do poe­ta, se mo­ja en char­cos po­lí­ti­cos, co­mo siem­pre hi­zo él mis­mo y sus com­pa­ñe­ros li­te­ra­rios, y cer­ti­fi­ca la de­fun­ción del li­be­ra­lis­mo es­pa­ñol, sin es que al­gu­na vez exis­tió: “En Es­pa­ña los par­ti­dos van des­de la so­cial­de­mo­cra­cia al de­li­rio”, sen­ten­cia tras pu­bli­car una nue­va edi­ción de Mu­seo de ce­ra, su obra siem­pre en cre­ci­mien­to, una es­pe­cie de work in pro­gress joy­ciano sin fi­nal.

Ál­va­rez tu­vo la hu­mo­ra­da o el va­lor de de­di­car ver­sos a po­pes del li­be­ra­lis­mo co­mo Von Mi­ses –aho­ra reivin­di­ca­do por Fran­cis­co García Pa­ra­més, el ges­tor de mo­da que vuel­ve a la are­na, aun­que dis­tan­te de sus clien­tes– o Frie­drich Ha­yek, cu­yo Ca­mino de ser­vi­dum­bre es uno de los li­bros de ca­be­ce­ra de uno de los úl­ti­mos li­be­ra­les jó­ve­nes del PP –y qui­zá de Es­pa­ña–, el vi­ce­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Co­mu­ni­ca­ción, Pa­blo Ca­sa­do, que aho­ra no ha si­do lla­ma­do por el lí­der del PP pa­ra sen­tar­se en el Con­se­jo de Mi­nis­tros del Go­bierno del Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta Po­pu­lar, pe­ro tie­ne mu­cho tiem­po por de­lan­te.

Ma­riano Ra­joy, muy re­for­za­do, den­tro y fue­ra de su par­ti­do, tras su in­ves­ti­du­ra ha for­ma­do el Go­bierno que ha que­ri­do y el que más le con­ve­nía. El in­qui­lino de La Mon­cloa pa­re­ce re­in­ter­pre­tar aque­lla idea de que el PSOE go­ber­nó du­ran­te mu­chos años por­que era el par­ti­do que más se pa­re­cía a la so­cie­dad es­pa­ño­la, una so­cie­dad que los ex­per­tos más fi­nos de­fi­nen co­mo “con­ser­va­do­ra de cen­troiz­quier­da”, aun­que otros más osa­dos, co­mo Jo­sé Luis Fei­to, lle­ga­ron a ha­blar de “so­cia­lis­mo de de­re­chas”.

Los mi­nis­tros de Ra­joy, los nue­vos y los que re­pi­ten, reúnen una ca­rac­te­rís­ti­ca co­mún: son marianistas y to­dos ellos, qui­zá con la ex­cep­ción –siem­pre hay al­gu­na– del li­be­ral Luis de Guin­dos, vi­ven, tra­ba­jan y ha­cen po­lí­ti­ca có­mo­dos, in­clu­so muy con­for­ta­bles, en los am­plios y di­fu­sos lí­mi­tes de la so­cial­de­mo­cra­cia y, pa­ra de­mos­trar­lo, siem­pre que pue­den ha­cen hin­ca­pié en la ver­tien­te social de sus ac­tua­cio­nes. Pa­ra Ra­joy es más im­por­tan­te que su equi­po sea efi­caz y, so­bre to­do, que no le or­ga­ni­ce líos in­ter­nos –co­mo ha­cía Jo­sé Manuel García Mar­ga­llo–, pe­ro en tiem­pos de cri­sis y tur­bu­len­cia en el PSOE, tam­po­co ha­ce as­cos a la ban­de­ra so­cial­de­mó­cra­ta, aun­que su fue­ro in­terno con­ser­va­dor con­vi­va con al­gu­na ten­ta­ción li­be­ral, siem­pre pa­sa­je­ra y arrin­co­na­da aho­ra por las con­di­cio­nes que le im­po­nen quie­nes le apo­yan, co­mo Al­bert Ri­ve­ra. “Ciu­da­da­nos no es li­be­ral”, di­ce el poe­ta Ál­va­rez que, por su­pues­to, no lle­ga­rá al Par­na­so por es­ta apor­ta­ción, por muy evi­den­te que sea.

Ma­riano Ra­joy, en uno de sus me­jo­res mo­men­tos po­lí­ti­cos a pe­sar de to­do, pien­sa aho­ra en el pró­xi­mo con­gre­so del PP que lo re­ele­gi­rá por acla­ma­ción co­mo lí­der, mien­tras el PSOE, en­re­da­do en sus mil y un líos, si­gue en bus­ca de un ca­be­za de car­tel, que ca­da día que pa­sa es más di­fí­cil que vuel­va a ser­lo ese Pe­dro Sán­chez que, an­tes de co­ger el co­che pa­ra re­co­rrer Es­pa­ña y aglu­ti­nar a sus par­ti­da­rios, se fue a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra con­tem­plar in si­tu, no pa­ra otra co­sa, las

EL NUE­VO GO­BIERNO DE RA­JOY ES MARIANISMO EN VENA Y TO­DOS LOS MI­NIS­TROS REÚNEN UNA CA­RAC­TE­RÍS­TI­CA CO­MÚN: SON MARIANISTAS Y, QUI­ZÁ CON LA EX­CEP­CIÓN DEL LI­BE­RAL GUIN­DOS –LA EX­CEP­CIÓN QUE CON­FIR­MA LA RE­GLA–, TRA­BA­JAN Y HA­CEN PO­LÍ­TI­CA CÓ­MO­DOS EN LOS AM­PLIOS Y DI­FU­SOS LÍ­MI­TES DE LA SO­CIAL­DE­MO­CRA­CIA

elec­cio­nes ame­ri­ca­nas, en las que el fan­tas­ma del vo­to ocul­to, nun­ca cuan­ti­fi­ca­ble, siem­pre so­bre­vo­ló las ur­nas.

El nue­vo Go­bierno de Ra­joy es marianismo en vena, lo que sig­ni­fi­ca, en­tre otras co­sas, con­ti­nui­dad, con la vi­ce­pre­si­den­ta So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría en fun­cio­nes de una más que cier­ta pri­ma don­na. Ella, sin du­da, es quien me­jor in­ter­pre­ta que Ra­joy es el que man­da, que to­do lo de­más es­tá en se­gun­do plano y quien tam­bién ofre­ce, sin com­ple­jos y con des­par­pa­jo, una cier­ta ca­ra so­cial­de­mó­cra­ta. Hay tan­tas in­ter­pre­ta­cio­nes co­mo ex­per­tos y exé­ge­tas –y mu­chas muy in­tere­sa­das– pe­ro la vi­ce­pre­si­den­ta Sáenz de San­ta­ma­ría es quien lle­va la voz can­tan­te en el nue­vo Con­se­jo de Mi­nis­tros. Y si al­guien te­nía al­gu­na du­da, el ac­to, al­go ar­ti­fi­cial, de tras­pa­so de com­pe­ten­cias de Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas de Cris­tó­bal Mon­to­ro a ella, fue la prue­ba pal­pa­ble. El po­der siem­pre reúne mul­ti­tu­des y hu­bo más que em­pu­jo­nes por asis­tir a una no ce­re­mo­nia en la que es­tu­vie­ron pre­sen­tes, ade­más de los pro­ta­go­nis­tas, la pre­si­den­ta del Con­gre­so y ocho mi­nis­tros, in­clui­da Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal –pa­ra elu­dir el qué di­rán–, la nue­va mi­nis­tra de De­fen­sa, con una son­ri­sa de esas que no trans­mi­ten es­pe­cial ale­gría. Y cien­tos de per­so­nas, que in­clu­so fue­ron más allá de los em­pu­jo­nes de sa­lón pa­ra fe­li­ci­tar a una So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría que se con­cen­tra­rá en ju­gar la ba­za de en­cau­zar el asun­to ca­ta­lán, que es el gran asun­to de la le­gis­la­tu­ra.

Ra­joy, tras 315 días de in­te­ri­ni­dad, no so­lo res­pi­ra, sino que con­tem­pla su fu­tu­ro con op­ti­mis­mo. Es­tu­vo a pun­to de ser el pri­mer pre­si­den­te de la de­mo­cra­cia en no re­pe­tir man­da­to, pe­ro aho­ra ve el ho­ri­zon­te más des­pe­ja­do y, por si fue­ra po­co, con­ser­va en su mano el ar­ma de la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes cuan­do más le con­ven­ga. Y has­ta en­ton­ces o has­ta que to­que, en­ca­be­za un mo­no­lí­ti­co y fiel Go­bierno so­cial­de­mó­cra­ta-con­ser­va­dor, que es el más pa­re­ci­do a un país que siem­pre re­ce­ló del li­be­ra­lis­mo, aun­que ten­ga poe­tas que de­di­ca­ron ver­sos a The Cons­ti­tu­tion of Li­berty de Ha­yek.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.