El lla­ma­do G-8 mi­nis­te­rial ha que­da­do des­ac­ti­va­do

Tiempo - - PORTADA -

Ra­joy. Has­ta aho­ra, quien te­nía esa con­di­ción era la vi­ce­pre­si­den­ta Sáenz de San­ta­ma­ría, que te­nía el man­do en es­te ti­po de reunio­nes que se ce­le­bran en La Mon­cloa an­tes de al­gu­nos Con­se­jos de Mi­nis­tros.

ARa­joy nun­ca le han gus­ta­do los per­so­na­lis­mos a su al­re­de­dor, aun­que no ha te­ni­do in­con­ve­nien­te en que anida­sen gru­pos de pre­sión a su vera. El clan so­ra­yis­ta se ha vis­to re­for­za­do con las nue­vas atri­bu­cio­nes de la vi­ce­pre­si­den­ta, la con­fir­ma­ción de Fá­ti­ma Bá­ñez y Mon­to­ro co­mo ti­tu­la­res de Em­pleo y Ha­cien­da, y las en­tra­das de Íñi­go de la Ser­na en Fo­men­to y Na­dal en Ener­gía. Por el con­tra­rio, el lla­ma­do G-8 mi­nis­te­rial, a cu­yos miem­bros les unía su re­cha­zo a la om­ni­pre­sen­cia de Sáenz de San­ta­ma­ría, se ha eva­po­ra­do co­mo un azu­ca­ri­llo con las di­mi­sio­nes en su mo­men­to de Ana Pastor y Jo­sé Manuel Soria, o las de­fe­nes­tra­cio­nes pú­bli­cas de Jor­ge Fer­nán­dez Díaz y Jo­sé Manuel García-Mar­ga­llo, al que ni si­quie­ra se le ha da­do la pre­si­den­cia de la Co­mi­sión Cons­ti­tu­cio­nal en la Cá­ma­ra Ba­ja pe­se a ser el úni­co dipu­tado que pue­de pre­su­mir de ha­ber es­ta­do en las Cor­tes cons­ti­tu­yen­tes de 1977. De es­te gru­po del G-8 ya so­lo que­dan en el Eje­cu­ti­vo Ra­fael Ca­ta­lá e Isa­bel García Te­je­ri­na, dos mi­nis­tros sin as­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas.

Ra­joy pre­fie­re, al igual que hi­zo Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro en su mo­men­to, que sus más di­rec­tos co­la­bo­ra­do­res or­bi­ten en torno a él sin co­li­sio­nes ni zo­nas de pe­num­bra que en­tor­pez­can su li­de­raz­go. Él mis­mo se ha ro­dea­do de círcu­los de con­fian­za con una com­po­si­ción y ta­ma­ño di­fe­ren­tes, a mo­do de pla­ne­tas o elec­tro­nes que gi­ran en torno a su fi­gu­ra.

Va­rios círcu­los, co­mo el del clan gallego o el de los sen­de­ris­tas, pro­vie­nen de su Ga­li­cia na­tal. Pre­ci­sa­men­te, la no­che del 29 de oc­tu­bre, en la que Ra­joy fue in­ves­ti­do pre­si­den­te del Go­bierno, se or­ga­ni­zó una ce­na pri­va­da en La Mon­cloa en la que es­tu­vie­ron in­vi­ta­dos Al­ber­to Nú­ñez Fei­jóo y va­rios di­ri­gen­tes ga­lle­gos de su má­xi­ma con­fian­za, co­mo Pi­lar Rojo, la ac­tual pre­si­den­ta del Par­la­men­to gallego, y Jo­sé Manuel Ba­rrei­ro, por­ta­voz del Par­ti­do Po­pu­lar en el Se­na­do.

Es­tas per­so­nas for­man par­te del re­du­ci­do gru­po de ami­gos –jun­to a Ar­se­nio Fer­nán­dez de Me­sa, di­rec­tor

Ma­riano Ra­joy y la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PP, Do­lo­res de Cos­pe­dal, lle­gan jun­tos a una reunión de la Eje­cu­ti­va del PP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.