Las claves de un sor­pre­si­vo nue­vo-vie­jo Go­bierno

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO

Des­pués de 320 días de Go­bierno en fun­cio­nes, la se­ma­na pa­sa­da un nue­vo Eje­cu­ti­vo pre­si­di­do por Ma­riano Ra­joy ju­ra­ba an­te el rey Fe­li­pe VI y to­ma­ba po­se­sión de sus car­gos pa­ra po­der asis­tir el vier­nes 4 de no­viem­bre al pri­mer Con­se­jo de Mi­nis­tros de es­ta XII Le­gis­la­tu­ra, en la que, en­tre los es­ca­sos te­mas tra­ta­dos, el diá­lo­go, el pac­to y el en­ten­di­mien­to han si­do la con­sig­na ofi­cial lan­za­da por el nue­vo por­ta­voz del Ga­bi­ne­te, el mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Cul­tu­ra y De­por­te, Íñi­go Mén­dez de Vi­go.

El nue­vo Con­se­jo de Mi­nis­tros, con una me­dia de edad pa­sa­da la cin­cuen­te­na, no res­pon­de a nin­gu­na de las ca­rac­te­rís­ti­cas con las que se ha es­pe­cu­la­do es­tos úl­ti­mos días en los me­dios, y que, co­mo es cos­tum­bre, ni si­quie­ra han for­ma­do par­te de los per­fi­les ma­ne­ja­dos por el pro­pio Ra­joy. Ni in­cor­po­ra­ción de nin­guno de los que, an­te la pre­sión am­bien­tal por las de­rro­tas elec­to­ra­les, pre­sen­tó co­mo re­no­va­do­res (Fer­nan­do Mar­tí­nez Maí­llo, Ja­vier Ma­ro­to, Pa­blo Ca­sa­do...), ni co­no­ci­dos po­pu­la­res con ca­pa­ci­dad de diá­lo­go (sal­vo el acer­ta­do as­cen­so a por­ta­voz del Go­bierno de Mén­dez de Vi­go), ni in­de­pen­dien­tes.

En es­ta oca­sión, Ra­joy ha he­cho su Go­bierno en clave de par­ti­do, sin te­ner en cuen­ta nin­gún otro com­pro­mi­so, ni si­quie­ra su pac­to con Ciu­da­da­nos a quien, co­mo se es­pe­ra­ba, no ha he­cho nin­gu­na con­ce­sión. Bas­tan­te ha he­cho pres­cin­dien­do de su ami­go el ex­mi­nis­tro del In­te­rior Jor­ge Fer­nán­dez Díaz, al que ha te­ni­do que ale­jar de su en­torno por­que, en­tre otras ra­zo­nes, ha si­do re­pro­ba­do por to­da la opo­si­ción a raíz del es­cán­da­lo de las gra­ba­cio­nes ile­ga­les en su pro­pio des­pa­cho mi­nis­te­rial.

Tam­bién ha pres­cin­di­do de otro ami­go, el ex­mi­nis­tro de Ex­te­rio­res Jo­sé Manuel García-Mar­ga­llo, más por di­fe­ren­cias per­so­na­les y por la sen­sa­ción de que se ha mo­vi­do de­ma­sia­do en la gue­rra por la su­ce­sión, que por su pe­cu­liar for­ma de di­ri­gir la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la y su in­sis­ten­cia en opi­nar so­bre Ca­ta­lu­ña. Le sus­ti­tu­ye Al­fon­so Das­tis, el más ve­te­rano de los mi­nis­tros y el que en es­tos años ha con­du­ci­do al pre­si­den­te por los in­trin­ca­dos pa­si­llos de Bru­se­las, don­de ha si­do em­ba­ja­dor an­te la UE, tras pa­sar por la Se­cre­ta­ría de Asun­tos Eu­ro­peos. Pru­den­te, ca­lla­do, observador, es lo me­nos pa­re­ci­do al ex­pan­si­vo Mar­ga­llo, que nun­ca pen­só que el em­ba­ja­dor que es­ta­ba a sus ór­de­nes en Bru­se­las iba a ocu­par su pues­to, él, que as­pi­ra­ba a la sus­ti­tu­ción de Ra­joy en ca­so de ne­ce­si­dad.

La se­ma­na pa­sa­da, vía co­mu­ni­ca­do ofi­cial, ya que Ra­joy se ha­bía ne­ga­do a com­pa­re­cer en rue­da de pren­sa (¡buen co­mien­zo de ca­ra a la trans­pa­ren­cia!) nos en­te­rá­ba­mos de que si­guen en sus mi­nis­te­rios Ra­fael Ca­ta­là (Jus­ti­cia), Cris­tó­bal Mon­to­ro (Ha­cien­da), Íñi­go Mén­dez de Vi­go (Edu­ca­ción), Fá­ti­ma Bá­ñez (Em­pleo), Isa­bel García Te­je­ri­na (Agri­cul­tu­ra), Luis de Guin­dos (Eco­no­mía); y que la vi­ce­pre­si­den­ta So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría pier­de la por­ta­vo­cía del Go­bierno y con­ser­va las com­pe­ten­cias del Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (CNI), que no pa­san a su ad­ver­sa­ria Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal, a la que se co­lo­ca en un Mi­nis­te­rio de Es­ta­do, co­mo De­fen­sa.

En­tran nue­vos el exal­cal­de de Se­vi­lla Juan Ig­na­cio Zoi­do, que sus­ti­tu­ye a Fer­nán­dez Díaz en In­te­rior y que es una pie­za que co­lo­ca Cos­pe­dal a úl­ti­ma ho­ra en uno de los mi­nis­te­rios que es­ta­ba

LO QUE MÁS HA SOR­PREN­DI­DO (Y DE­CEP­CIO­NA­DO) DEL NUE­VO EJE­CU­TI­VO A LOS ME­DIOS ECO­NÓ­MI­COS IN­TER­NA­CIO­NA­LES ES, PRE­CI­SA­MEN­TE, LA CON­TI­NUI­DAD DEL EQUI­PO ECO­NÓ­MI­CO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.