Uto­pías pen­dien­tes

Tiempo - - ACTUALIDAD -

Ha­ce 500 años, el po­lí­ti­co in­glés To­más Mo­ro acu­ñó la pa­la­bra “uto­pía” pa­ra re­fe­rir­se al de­seo eterno de la hu­ma­ni­dad de cons­truir una so­cie­dad me­jor. La obra del sa­bio hu­ma­nis­ta, ade­más de se­guir vi­gen­te des­de el si­glo XVI, ha da­do ori­gen a un sin­fín de teo­rías po­lí­ti­cas, so­cia­les, eco­nó­mi­cas, cien­tí­fi­cas, cul­tu­ra­les y edu­ca­ti­vas. Ba­jo el nom­bre de uto­pía se ocul­ta­ba una co­mu­ni­dad fic­ti­cia, si­tua­da en un te­rri­to­rio apa­ren­te­men­te idí­li­co, don­de sus ha­bi­tan­tes vi­vían en paz y ar­mo­nía; un sis­te­ma ideal de go­bierno en el que se ima­gi­na una so­cie­dad per­fec­ta y jus­ta, don­de to­do dis­cu­rre sin con­flic­tos y en cal­ma.

Pa­ra con­me­mo­rar el quin­to cen­te­na­rio de la pri­me­ra edi­ción de la obra de To­más Mo­ro (Li­bro del es­ta­do ideal de una re­pú­bli­ca en la nue­va is­la de Uto­pía, 1516) se ce­le­bra­rá a me­dia­dos de di­ciem­bre un con­gre­so in­ter­na­cio­nal en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Madrid pa­ra de­ba­tir so­bre la uto­pía de en­ton­ces, la uto­pía de aho­ra y la uto­pía fu­tu­ra. Buen mo­men­to pa­ra re­fle­xio­nar, en­tre otras co­sas, so­bre el uso per­ver­so que mu­chos han da­do a un tér­mino sa­tu­ra­do de tan­tas es­pe­ran­zas co­mo de­sen­can­tos. To­más Mo­ro, sin em­bar­go, no in­ci­ta­ba tan­to a so­ñar con un mun­do ima­gi­na­rio, im­po­si­ble de en­con­trar o cons­truir, co­mo a in­da­gar en las cau­sas de los pro­ble­mas y bus­car los me­dios reales pa­ra me­jo­rar la vida de la co­mu­ni­dad. En el len­gua­je po­lí­ti­co ac­tual, el tér­mino utó­pi­co se em­plea pa­ra re­fe­rir­se de un mo­do pe­yo­ra­ti­vo a las pro­me­sas de de­ter­mi­na­dos lí­de­res y a los pro­gra­mas de los par­ti­dos su­pues­ta­men­te irrea­li­za­bles. Y, sin em­bar­go, me gus­ta­ría re­cor­dar la can­ti­dad de uto­pías que, aun­que ini­cial­men­te pa­re­cie­ran

Ide ma­ne­ra li­neal. Los de­re­chos son frá­gi­les y pre­ca­rios, por eso, a ve­ces, te­ne­mos la sen­sa­ción de que los he­mos per­di­do. Vi­vi­mos un pe­rio­do de des­alien­to y ne­ce­si­ta­mos, más que nun­ca, pen­sar que al­gún día al­can­za­re­mos la paz glo­bal, el equi­li­brio eco­ló­gi­co o una dis­tri­bu­ción más equi­ta­ti­va de la ri­que­za. Di­cen que el ser hu­mano es esen­cial­men­te utó­pi­co, por­que siem­pre sue­ña con me­jo­rar su en­torno, por más que es­té ro­dea­do de un mun­do in­jus­to y de­sola­dor. Im­pres­cin­di­ble ter­mi­nar con las pa­la­bras de Eduar­do Ga­leano: “La uto­pía es­tá en el ho­ri­zon­te. Ca­mino dos pa­sos, ella se ale­ja dos pa­sos y el ho­ri­zon­te se co­rre diez pa­sos más allá. ¿En­ton­ces pa­ra qué sir­ve la uto­pía? Pa­ra eso, sir­ve pa­ra ca­mi­nar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.