BRE­XIT

Tiempo - - ACTUALIDAD -

HUN­GRÍA: RE­VÉS PA­RA OR­BAN

El Par­la­men­to hún­ga­ro ha re­cha­za­do la pro­pues­ta del Go­bierno del pri­mer mi­nis­tro, el ul­tra­con­ser­va­dor Vik­tor Or­ban, de en­men­dar la Cons­ti­tu­ción pa­ra prohi­bir la lle­ga­da al país de re­fu­gia­dos sin el per­mi­so de las au­to­ri­da­des lo­ca­les. Arro­di­lla­dos, con el cuer­po mi­ran­do a La Me­ca y la fren­te en el sue­lo: seis hom­bres en fi­la, al­gu­nos con cal­ce­ti­nes, otros des­cal­zos, mien­tras fue­ra ano­che­ce y la colina de la bahía de Guan­tá­na­mo se cu­bre de ne­gro. Los pre­sos del Cam­pa­men­to 6 del cen­tro de de­ten­ción es­tán re­zan­do, co­mo ha­cen cin­co ve­ces al día los sie­te días de la se­ma­na. So­lo a unos po­cos en Es­ta­dos Uni­dos pa­re­ce in­dig­nar que si­ga ha­bien­do pre­sos en Guan­tá­na­mo, la ma­yo­ría de los cua­les no fue­ron nun­ca con­de­na­dos ni tie­nen pers­pec­ti­vas si­quie­ra de ser pro­ce­sa­dos, y que es­ta si­tua­ción se man­ten­ga des­de ha­ce más de diez años.

No siem­pre fue así. El 11 de enero de 2002, cua­tro me­ses des­pués de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre, lle­ga­ron los pri­me­ros 20 pre­sos. Un fo­tó­gra­fo de la Ma­ri­na in­mor­ta­li­zó a esos hom­bres vestidos de na­ran­ja y arro­di­lla­dos en el sue­lo del re­cin­to ro­dea­do por ba­rre­ras de alam­bre. Las imá­ge­nes die­ron la vuel­ta al mun­do y con­vir­tie­ron a ese lu­gar sin ley en tie­rra cu­ba­na en el lu­gar de la ver­güen­za de Es­ta­dos Uni­dos.

Han pa­sa­do 14 años y el cam­pa­men­to si­gue exis­tien­do, pe­ro los pre­sos sa­ben aho­ra lo que ocu­rre en el mun­do, ex­pli­ca Za­ki, un es­ta­dou­ni­den­se con raí­ces jor­da­nas que tra­ba­ja co­mo ase­sor cul­tu­ral en el cam­pa­men­to. Allí los pre­sos han po­di­do se­guir en la te­le­vi­sión por sa­té­li­te los de­ba­tes de Hi­llary Clin­ton y Do­nald Trump, con tra­duc­ción al ára­be. Un guar­dia ase­gu­ra que en­tre los pre­sos hay un gran in­te­rés por la cam­pa­ña elec­to­ral: “Me han pre­gun­ta­do quién creía que iba a ga­nar”.

Cuan­do Ba­rack Oba­ma ga­nó las elec­cio­nes la no­che del 4 de no­viem­bre de 2008, los pre­sos co­rea­ron su nom­bre a gri­tos. Por­que ha­bía pro­me­ti­do ce­rrar el cam­po de de­ten­ción. Dos días des­pués de su to­ma de po­se­sión el pre­si­den­te fir­mó un de­cre­to or­de­nan­do ese pa­so, que fue tra­du­ci­do e in­clu­so col­ga­do en la pa­red de Guan­tá­na­mo. Has­ta que en al­gún mo­men­to al­guien vol­vió a qui­tar­lo. En 11 se­ma­nas Oba­ma de­ja­rá el car­go y el cam­pa­men­to si­gue abier­to, con­vir­tién­do­se en su ma­yor pro­me­sa de cam­pa­ña in­cum­pli­da. El de­mó­cra­ta cul­pa de ello al Con­gre­so, do­mi­na­do por los re­pu­bli-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.