1,8

Tiempo - - A FONDO -

to­do, nun­ca lle­gó a acre­di­tar­se ese pun­to, que des­de Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias ne­ga­ron. Tam­bién el que pa­só a ser su nue­vo abo­ga­do, Car­los Es­te­ban Ro­me­ro. El le­tra­do asu­mió la úl­ti­ma eta­pa de la re­pre­sen­ta­ción le­gal de Pantoja, pues ella de­ci­dió des­pe­dir a los que ha­bían si­do sus abo­ga­dos du­ran­te el jui­cio y en años an­te­rio­res, por pen­sar que no ha­bían lle­va­do bien su de­fen­sa.

Y en­tre un tiem­po en­tre cos­tu­ras y re­jas, en el que la can­tan­te bor­da­ba pa­ñi­tos y fun­das de co­ji­nes pa­ra acre­di­tar la co­la­bo­ra­ción en ta­lle­res y fa­ci­li­tar así la ob­ten­ción de per­mi­sos, lle­ga­ron las na­vi­da­des e Isa­bel pu­do dis­fru­tar­las en su ca­sa jun­to a los su­yos. El pa­sa­do 2 de mar­zo sa­lía fi­nal­men­te en li­ber­tad con­di­cio­nal tras ha­ber com­ple­ta­do dos ter­cios de su con­de­na.

Hoy Isa­bel ya ha sal­da­do su pe­na. Ha cum­pli­do con la Jus­ti­cia y con la so­cie­dad. Ha es­ta­do dos años en pri­sión y ha pa­ga­do la mul­ta. Es una mu­jer li­bre y re­no­va­da.

La du­ra ex­pe­rien­cia le ha he­cho cam­biar aun­que que­da, aún, mu­cho ca­mino por re­co­rrer. Ya no tie­ne con­di­cio­nes pa­ra su li­ber­tad, aun­que aún tie­ne al­gún nu­do que la ata y an­gus­tia. Le que­da por sal­dar la par­te que de­be a Ha­cien­da, 1, 8 mi­llo­nes de eu­ros. El fis­co le­van­tó ac­ta de ins­pec­ción na­da más con­cluir el ca­so Ma­la­ya y abar­ca des­de 2008 has­ta la fe­cha. Las so­cie­da­des a su nom­bre Pan­ri­ver 56 SL, Bel­fran Ar­tis SL, Agos­bril, Pro­duc­cio­nes Ar­tís­ti­cas Isa­bel Pantoja SL, Ro­cío del Cie­lo SL y Can­to­ra Pro­duc­cio­nes Au­dio­vi­sua­les no ha­bían pre­sen­ta­do las cuen­tas des­de los años 2010 y 2011. Co­mo con­se­cuen­cia de eso tie­ne que abo­nar los im­pues­tos que no in­gre­só en las ar­cas del Es­ta­do, más la mul­ta e in­tere­ses de de­mo­ra.

Pa­gar esa can­ti­dad es el nue­vo y ur­gen­te pro­pó­si­to de Isa­bel. Su pa­tri­mo­nio se ha vis­to muy mer­ma­do, ya que pa­ra pa­gar la mul­ta de ca­si 1.150.000 eu­ros ha te­ni­do que ir des­ha­cién­do­se de pro­pie­da­des que ha­bía ido ad­qui­rien­do gra­cias al fru­to de su tra­ba­jo du­ran­te mu­chí­si­mos años. Su re­la­ción con el exal­cal­de de Mar­be­lla, Ju­lián Mu­ñoz, alias Ca­chu­li, du­ran­te seis años –de 2003 a 2009– le tra­jo de­ma­sia­das com­pli­ca­cio­nes.

Ella aún mal­di­ce la ho­ra en la que, cre­ci­da y son­rien­te, dio vi­si­bi­li­dad a su amor be­sán­do­se an­te acó­li­tos y pren­sa, en la Al­dea del Ro­cío en ju­nio de 2003. Ha­bían ne­ga­do has­ta en rue­da de pren­sa en el Ayun­ta­mien­to de Mar­be­lla y con la pre­sen­cia de la en­ton­ces es­po­sa de Mu­ñoz, May­te Zal­dí­var, que en­tre ellos exis­tie­ra al­go. En aque­lla épo­ca, la que pa­re­cía fe­liz pa­re­ja se ex­hi­bía por don­de iba. El al­cal­de y la can­tan­te te­nían sus des­en­cuen­tros con la pren­sa y ufa­nos po­pu­la­ri­za­ron un le­ma de Isa­bel: “Dien­tes, dien­tes, que es lo que les jo­de”, pa­ra in­di­car que son­rien­do mos­tra­ban lo fe­li­ces que eran y que su­frie­ran los de­más con ello. No tar­da­ron mu­cho en de­jar de en­se­ñar den­ta­du­ra. “Los dien­tes, dien­tes” em­pe­za­ron, co­mo las per­las, a ser es­ca­sos.

Aho­ra, y des­pués de ir mal­ven­dien­do pro­pie­da­des, po­co le que­da a la can­tan­te pa­ra ha­cer fren­te a la deu­da de Ha­cien­da. En di­ciem­bre de 2015, se des­ha­cía, de ma­la ma­ne­ra, de su ca­sa en la ex­clu­si­va ur­ba­ni­za­ción ma­dri­le­ña de La Mo­ra­le­ja. Ella ha­bía pe­di­do 4.000.000 de eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.