“Mi pró­xi­mo pro­yec­to abor­da la fi­gu­ra de un ar­tis­ta te­tra­plé­ji­co con el que cre­cí”

Tiempo - - VIVIR - Por

An­to­nio Díaz

En la úl­ti­ma es­ce­na de Mi Idaho pri­va­do (1991), el per­so­na­je al que in­ter­pre­ta­ba el ac­tor Ri­ver Phoe­nix ase­gu­ra­ba ser un “en­ten­di­do” en ca­rre­te­ras por­que no ha he­cho otra co­sa en su vida que re­co­rrer­las. Y ahí, plan­ta­do so­bre el as­fal­to de una de esas lí­neas gri­ses que se pier­den en el ho­ri­zon­te, con­clu­ye: “Es­ta ru­ta no ter­mi­na nun­ca, pro­ba­ble­men­te ro­dea to­do el mun­do”. Más allá del sen­ti­do lí­ri­co de esa de­cla­ra­ción, po­dría en­ten­der­se ca­si co­mo una pre­mo­ni­ción for­mu­la­da por el di­rec­tor, Gus Van Sant (Ken­tucky, Es­ta­dos Uni­dos, 1952): aque­lla, su ter­ce­ra pe­lí­cu­la, le con­ce­dió el pres­ti­gio de au­tor de re­nom­bre mun­dial que en es­tos días y has­ta el 9 de enero de 2017 vie­ne ce­le­bra­do en Tu­rín en la ex­po­si­ción Ico­nos: Gus Van Sant, que or­ga­ni­zan en con­jun­to el Mu­seo Na­zio­na­le del Ci­ne­ma y la Ci­né­mat­hè­que fran­ce­sa. Una mues­tra que re­cons­tru­ye la ca­rre­ra ar­tís­ti­ca del ci­neas­ta des­de sus ini­cios a nues­tros días a tra­vés de su in­men­sa co­lec­ción pri­va­da de fo­to­gra­fías, sus acua­re­las, sus story­boards y sus pe­lí­cu­las.

El ci­neas­ta es­ta­dou­ni­den­se se pre­sen­ta tí­mi­da­men­te en la Mo­le An­to­ne­llia­na, el prin­ci­pal sím­bo­lo ar­qui­tec­tó­ni­co de Tu­rín, que al­ber­ga el mu­seo del ci­ne. Ha ele­gi­do un atuen­do có­mo­do pa­ra pre­sen­tar la mues­tra y aten­der a los pe­rio­dis­tas que le pro­por­cio­na un as­pec­to ju­ve­nil, a me­dio ca­mino en­tre la re­bel­día de la ge­ne­ra­ción beat, de la que es he­re­de­ro (man­te­nía una es­tre­cha amis­tad con el es­cri­tor Wi­lliam S. Bu­rroughs), y la au­sen­cia de eti­que­ta del mo­vi­mien­to grun­ge, en el que ha in­flui­do (en 2005 re­tra­tó al icono Kurt Co­bain en los días pre­vios a su sui­ci­dio en Last Days). Y char­la con TIEM­PO. La carretera es una cons­tan­te en su fil­mo­gra­fía, des­de su pri­me­ra pe­lí­cu­la, (1988), has­ta la úl­ti­ma, (2015, sin fe­cha de es­treno en Es­pa­ña). ¿Le gus­ta con­du­cir? Creo que era Wim Wen­ders el que de­cía que to­das las pe­lí­cu­las son road mo­vies. En el fon­do, cuan­do rue­das una pe­lí­cu­la es­tás en la carretera, con­du­ces ha­cia las lo­ca­li­za­cio­nes y vuel­ves. He atra­ve­sa­do Es­ta­dos Uni­dos en co­che al me­nos vein­te ve­ces, pe­ro no era pa­ra con­tem­plar los pai­sa­jes ni pa­ra ex­pe­ri­men­tar Amé­ri­ca, sino por el sim­ple he­cho de es­tar en la carretera. ¿Qué sim­bo­li­za pa­ra us­ted la carretera? En la carretera pue­des ver real­men­te el pa­sa­do, el pre­sen­te y el fu­tu­ro. El fu­tu­ro es­tá fren­te a ti, el pa­sa­do se re­fle­ja en el re­tro­vi­sor y el pre­sen­te es el lu­gar en el que es­tás. Ca­da via­je en co­che es pa­re­ci­do al ro­da­je de una pe­lí­cu­la, tie­nes que to­mar de­ci­sio­nes to­do el tiem­po, co­mo: ¿cam­bia­mos de di­rec­ción o se­gui­mos por el mis­mo ca­mino? Y a ve­ces, co­mo ocu­rre en los via­jes por carretera, sa­cas pro­ve­cho de esos cam­bios de rum­bo ac­ci­den­ta­les que se te pre­sen­tan de for­ma ines­pe­ra­da.

“EN LA CARRETERA, EL FU­TU­RO ES­TÁ FREN­TE A TI Y EL PA­SA­DO, EN EL RE­TRO­VI­SOR”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.