El Mis­te­rio can­ta­do

Tiempo - - VIVIR - VI­CEN­TE MO­LI­NA FOIX

La se­ma­na pa­sa­da se ha po­di­do ver y oír en El­che un mis­te­rio que vie­ne pro­du­cién­do­se, con ape­nas cam­bio, des­de el si­glo XV. Se tra­ta de la ópe­ra más an­ti­gua de la his­to­ria, tal y co­mo ya la sin­tió en el le­jano año 1934 el siem­pre agudo Eu­ge­nio d’Ors, quien en un tex­to de fo­go­sa vehe­men­cia sub­ra­ya el con­te­ni­do glo­rio­sa­men­te im­pu­ro de una obra en la que el dra­ma asun­cio­nis­ta se mez­cla con el “fe­me­nino arro­bo” car­nal y po­pu­lar, que­dan­do la li­tur­gia enal­te­ci­da por la acro­ba­cia.

Qui­zá no sea yo el más in­di­ca­do pa­ra ha­cer el elo­gio del Mis­te­ri d’Elx, ha­bien­do na­ci­do en la ciu­dad de las pal­me­ras y la Da­ma ibé­ri­ca. Por for­tu­na, la sos­pe­cha de fa­vo­ri­tis­mo ver­nácu­lo que­da mi­ti­ga­da por la abru­ma­do­ra can­ti­dad de es­pec­ta­do­res del dra­ma sa­cro-lí­ri­co re­pre­sen­ta­do anual­men­te en la ba­sí­li­ca de San­ta Ma­ría que han su­ma­do su en­tu­sias­mo al mío: re­cuer­do la fas­ci­na­ción de Juan Be­net, Ja­vier Ma­rías, Eduar­do Men­do­za, Luis de Pa­blo, Ma­ri­sa Pa­re­des, Ju­lie­ta Se­rrano, Luz Ca­sal, Lluis Llach, Lluis Pas­qual, Jo­sé Car­los Pla­za, por ci­tar unos po­cos nom­bres de gran­des ar­tis­tas que hi­cie­ron el via­je (en agos­to o, ca­da dos años, los años pa­res, el 1 de no­viem­bre) pa­ra ver la fun­ción crea­da y tan amo­ro­sa­men­te y man­te­ni­da por los ili­ci­ta­nos.

Es ca­si im­po­si­ble des­cri­bir la efi­ca­cia emo­cio­nal de es­ta pie­za, sin du­da una de las jo­yas de la mú­si­ca eu­ro­pea de to­dos los tiem­pos, en su fu­sión de po­li­fo­nía re­na­cen­tis­ta, can­to gre­go­riano, ara­bes­co me­ló­di­co y co­lo­ra­tu­ra ba­rro­ca, a la que un mú­si­co del re­lie­ve de Ós­car Es­plá aña­dió en el si­glo XX unos res­pe­tuo­sos in­ter­me­dios de ór­gano. To­do ello en­ca­ja­do en una lí­nea na­rra­ti­va por mo­men­tos tre­pi­dan­te y pues­ta al ser­vi­cio del vi­gor dra­má­ti­co de una obra que, jun­to a su ma­te­ria de­vo­cio­nal, nun­ca pier­de el ilu­sio­nis­mo tea­tral y la be­lle­za ar­tís­ti­ca. Con­vie­ne re­cor­dar a ese res­pec­to que fue el pri­mer Go­bierno lai­co de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, pre­si­di­do por Ni­ce­to Al­ca­lá Za­mo­ra, el res­pon­sa­ble de un de­ter­mi­nan­te ac­to ins­ti­tu­cio­nal de apo­yo al Mis­te­ri, de­cla­rán­do­lo en sep­tiem­bre de 1931 Mo­nu­men­to Na­cio­nal.

El Mis­te­rio de El­che, re­co­no­ci­do co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co, con­ci­ta ca­da vez más un in­te­rés por par­te de los fo­rá­neos y el apa­sio­na­mien­to de los na­ti­vos,

IES CA­SI IM­PO­SI­BLE DES­CRI­BIR LA EFI­CA­CIA EMO­CIO­NAL DEL MIS­TE­RIO DE EL­CHE

que úl­ti­ma­men­te han de­ja­do oír la pe­ti­ción de que los pa­pe­les fe­me­ni­nos de las tres Ma­rías pue­dan ser can­ta­dos por ni­ñas y no so­lo por ni­ños, co­mo se vie­ne ha­cien­do des­de su ori­gen se­gún las pa­rá­me­tros vo­ca­les de la mú­si­ca ecle­siás­ti­ca cris­tia­na. Los de­re­chos ci­vi­les de las mu­je­res, que se han de ir con­quis­tan­do con to­da jus­ti­cia (por ejem­plo, dán­do­les ma­yor ca­bi­da en el Pa­tro­na­to o la di­rec­ción ar­tís­ti­ca y mu­si­cal de la obra), no tie­nen sen­ti­do, a mi jui­cio, en esa pe­cu­lia­ri­dad es­té­ti­ca, que apor­ta una den­si­dad es­pe­cial, de atrac­ti­va am­bi­va­len­cia, al he­cho de que la pia­do­sa fi­gu­ra ma­ria­na nos lle­gue en la voz de los mu­cha­chos que en­car­nan a las vír­ge­nes an­tes de que su tim­bre cam­bie y les ha­ga hom­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.