“Cau­san­te de to­das las des­gra­cias” o “Ju­das de Ar­jo­ni­lla”, de­cían de él un ban­do u otro

Tiempo - - VIVIR -

año si­guien­te, a la muer­te de Fer­nan­do VII, don Car­los se pro­cla­mó rey y lla­mó a la re­be­lión con­tra Isa­bel II, dan­do ini­cio a las Gue­rras Car­lis­tas que du­ran­te un si­glo en­san­gren­ta­rían a Es­pa­ña. Pe­ro la des­gra­cia ge­ne­ral pue­de ser for­tu­na par­ti­cu­lar, pues la Pri­me­ra Gue­rra Car­lis­ta per­mi­tió a Se­rrano as­cen­der, en so­lo sie­te años, de te­nien­te a ma­ris­cal de cam­po (ge­ne­ral de di­vi­sión).

Un hé­roe.

Fran­cis­co Se­rrano era el per­fec­to ofi­cial de ca­ba­lle­ría, un Mu­rat es­pa­ñol, un cen­tau­ro que en­ca­be­za­ba sa­ble en mano las car­gas de sus re­gi­mien­tos, sem­bran­do per­so­nal­men­te el te­rror en el enemi­go. Así ob­tu­vo to­dos sus as­cen­sos por mé­ri­tos en el cam­po de ba­ta­lla, y lo­gró la Lau­rea­da de San Fer­nan­do, la más al­ta con­de­co­ra­ción al va­lor de Es­pa­ña, la que da­ba in­gre­so a la or­den más eli­tis­ta de la mi­li­cia.

Co­mo ya lo ha­bía con­se­gui­do to­do en la ca­rre­ra de las ar­mas, Se­rrano ini­ció la de la po­lí­ti­ca. Su pri­mer pa­so fue la elec­ción de dipu­tado por Má­la­ga en 1839, pe­ro no se­ría po­lí­ti­co de Par­la­men­to, sino de cons­pi­ra­ción. Apo­yó el gol­pe de Es­par­te­ro, je­fe del Par­ti­do Pro­gre­sis­ta, cuan­do en 1840 le arre­ba­tó la re­gen­cia a la rei­na ma­dre Ma­ría Cris­ti­na, que era una reac­cio­na­ria, pe­ro tres años des­pués ayu­dó a echar a Es­par­te­ro au­pan­do al muy con­ser­va­dor ge­ne­ral Nar­váez –tam­bién ha­bía mi­li­ta­res de es­te signo– que lo nom­bró mi­nis­tro de la Gue­rra. Pe­ro lo que con­vir­tió a Se­rrano en pro­ta­go­nis­ta de la po­lí­ti­ca na­cio­nal no fue res­pal­dar a unos y a otros, sino con­quis­tar el co­ra­zón de la rei­na Isa­bel II.

No ha­bla­mos en sen­ti­do fi­gu­ra­do, Isa­bel so­lo te­nía 16 años cuan­do ca­yó en los bra­zos de aquel ga­llar­do mi­li­tar de 36, con tan bue­na plan­ta que ella le lla­ma­ba “el ge­ne­ral bo­ni­to”. La ma­yor par­te de lo que se cuen­ta so­bre aque­llos amores es pu­ra es­pe­cu­la­ción, se ha lle­ga­do a de­cir que em­pe­zó con una vio­la­ción que des­cu­brió a Isa­bel II el pla­cer prohi­bi­do del se­xo. Lo cier­to es que Se­rrano sa­tis­fi­zo a una jo­ven mu­jer que, por ra­zo­nes de Es­ta­do, ha­bían ca­sa­do con un ho­mo­se­xual, que el Ge­ne­ral Bo­ni­to se con­vir­tió en un au­tén­ti­co “fa­vo­ri­to”, y que eso le da­ba enor­me in­fluen­cia en un ré­gi­men en el que el mo­nar­ca con­ser­va­ba gran­des po­de­res.

La pri­van­za tam­bién le pro­por­cio­nó mu­chos enemi­gos a de­re­cha e iz­quier­da, era “el cau­sa­dor de to­das las des­gra­cias” pa­ra los con­ser­va­do­res, mien­tras que los li­be­ra­les le apo­da­ron “el Ju­das de Ar­jo­ni­lla”. En­tre to­dos con­si­guie­ron echar­lo de la cor­te y, cor­ta­do el víncu­lo con la rei­na que le da­ba po­der, se re­ti­ró de la po­lí­ti­ca. Pe­ro aun­que es­ce­ni­fi­có su re­ti­ra­da yén­do­se lo más le­jos po­si­ble, a Ru­sia, vol­vió al olor de nue­vas cons­pi­ra­cio­nes.

Se­rrano se unió a O’Don­nell en la Vi­cal­va­ra­da, y jun­tos en­tra­ron vic­to­rio­sos en Madrid. Tu­vo pre­mio, O’Don­nell lo nom­bró go­ber­na­dor de Cu­ba, de don­de vol­ve­ría ri­co, se­gún sus de­trac­to­res gra­cias al trá­fi­co de es­cla­vos. En Es­pa­ña le es­pe­ra­ban nue­vos ho­no­res reales: un du­ca­do, la Gran­de­za de Es­pa­ña y el Toi­són de Oro, pe­ro sien­do pre­si­den­te del Se­na­do su opo­si­ción al con­ser­va­dor Nar­váez le lle­vó al des­tie­rro.

¡Otra vez a cons­pi­rar! Es­ta vez su unió a Prim pa­ra la re­vo­lu­ción de­fi­ni­ti­va, la Glo­rio­sa, que en 1868 des­tro­nó a Isa­bel II... ¡qué ol­vi­da­dos es­ta­ban los amores de an­ta­ño! Pe­ro de nue­vo sa­có ta­ja­da, pues pre­si­dió el lla­ma­do “Go­bierno pro­vi­sio­nal del ge­ne­ral Se­rrano”, y fue nom­bra­do re­gen­te con tra­ta­mien­to de Al­te­za mien­tras se bus­ca­ba a un rey.

To­da­vía vol­ve­ría brevemente a la je­fa­tu­ra del Es­ta­do cuan­do fra­ca­só la I Re­pú­bli­ca. Pe­ro la Res­tau­ra­ción de Al­fon­so XII, di­ri­gi­da por el ge­nio po­lí­ti­co de Cá­no­vas, lo­gró sa­car a los mi­li­ta­res de la es­ce­na po­lí­ti­ca, y el Ge­ne­ral Bo­ni­to se que­dó fue­ra de jue­go. Su úl­ti­ma ocu­rren­cia pa­ra vol­ver a ser pri­me­ra es­pa­da, po­co an­tes de mo­rir, fue fun­dar un par­ti­do de iz­quier­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.