La era Trump y el re­fu­gio de la mo­ne­da co­mo pa­tria

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS

Fran­cis Fu­ku­ya­ma, aquel in­ves­ti­ga­dor so­cial que, tras la caí­da del Mu­ro de Berlín, pro­cla­mó “el fin de la his­to­ria”, es­ta­ba equi­vo­ca­do. Una lec­tu­ra aten­ta de Karl Pop­per le ha­bría ad­ver­ti­do de la im­po­si­bi­li­dad de pre­ver el fu­tu­ro. Fu­ku­ya­ma anun­ció el triun­fo fi­nal del ca­pi­ta­lis­mo pe­ro, cuan­do Geor­ge W. Bush sa­lía de la Ca­sa Blan­ca y en­tra­ba Ba­rack Oba­ma, lle­gó la gran re­ce­sión. Aho­ra, la vic­to­ria, en teo­ría sor­pren­den­te, de Do­nald Trump inau­gu­ra, pa­ra mu­chos, una nue­va era, que al­gu­nos ya eti­que­tan co­mo “pos­ca­pi­ta­lis­mo”.

La era Trump es, so­bre to­do, in­cer­ti­dum­bre, al­go que, pa­ra em­pe­zar, de­tes­tan, por ejem­plo, los ban­que­ros, esos mis­mos que se que­jan con amar­gu­ra de los ba­jos ti­pos de in­te­rés, por­que con el di­ne­ro tan ba­ra­to les re­sul­ta di­fí­cil ga­nar di­ne­ro. No a to­dos, por­que en el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, que pre­si­de Ma­rio Drag­hi, el hom­bre que sal­vó el eu­ro, po­nen de ejem­plo a al­gu­nas en­ti­da­des del norte de Eu­ro­pa que, in­clu­so en es­tas cir­cuns­tan­cias, ob­tie­nen ren­ta­bi­li­da­des su­pe­rio­res al 10%.

Do­nald Trump, tras ga­nar las elec­cio­nes, des­con­cier­ta y preo­cu­pa ca­si por igual a par­ti­da­rios y de­trac­to­res. Lle­ga a la Ca­sa Blan­ca a lo­mos de lo que G. Mar­cus, de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia –uno de los Es­ta­dos cla­ve de su éxi­to– ya ca­li­fi­có en 2002 co­mo “de­mo­cra­cia sen­ti­men­tal,” se­gún re­cor­da­ba el año pa­sa­do el pro­fe­sor Jo­sé Luis Da­der, de la Com­plu­ten­se de Ma­drid, en su en­sa­yo Fas­ci­na­dos por Po­de­mos.

Geor­ge La­koff, uno de los re­fe­ren­tes de Pa­blo Igle­sias e Íñi­go Erre­jón, ha­bla­ba de desin­te­lec­tua­li­zar los men­sa­jes, re­du­cir­los a pro­pues­tas sen­ci­llas pe­ro mo­ral­men­te ve­ro­sí­mi­les, pa­ra que ofrez­can ho­ri­zon­tes a los que se pue­dan su­mar el ma­yor y más he­te­ro­gé­neo nú­me­ro de per­so­nas po­si­bles. D. Wes­tern lo sin­te­ti­zó: “La gen­te vo­ta por el can­di­da­to que es­ti­mu­la los sen­ti­mien­tos co­rrec­tos, no por el que pre­sen­ta los me­jo­res ar­gu­men­tos”. Mu­chos vo­tan­tes de Trump se sor­pren­de­rían de que su pro­gra­ma elec­to­ral es­cri­to ha­bla de res­pe­tar las le­yes in­ter­na­cio­na­les y es­pe­cí­fi­ca­men­te los acuer­dos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio, lo que pon­dría en cua­ren­te­na sus so­fla­mas con­tra el li­bre co­mer­cio, que van con­tra to­da la tra­di­ción re­pu­bli­ca­na.

Trump tam­po­co ha in­ven­ta­do na­da, aun­que qui­zá lo ha­ya per­fec­cio­na­do. Ro­nald Reagan, el pre­si­den­te ar­tí­fi­ce de la caí­da del Mu­ro de Berlín que tan­to equi­vo­có a Fu­ku­ya­ma, ya abor­dó una cam­pa­ña elec­to­ral y una pre­si­den­cia sen­ti­men­tal. El ar­tí­fi­ce, co­mo re­cuer­da el pro­fe­sor Da­der, fue un tal Ri­chard Wirth­lin, pa­ra quien lo de­ci­si­vo no eran las pro­pues­tas po­lí­ti­cas, sino la co­mu­ni­ca­ción de va­lo­res que la gen­te con­si­de­ra au­tén­ti­cos y desea­bles de asu­mir. Wirth­lin sos­te­nía que el éxi­to po­lí­ti­co con­sis­tía en “per­sua­dir por la razón y mo­ti­var por la emo­ción” y así lo apli­có a las cam­pa­ñas de Reagan en 1980 y 1984. Cu­rio­sa­men­te, Pa­blo Igle­sias, en los orí­ge­nes es­pec­ta­cu­la­res de Po­de­mos, afir­ma­ba que “hay que ape­lar a la emo­ción y no so­lo a la razón”. Re­cha­za y le in­dig­na cual­quier com­pa­ra­ción con Trump, pe­ro su equi­po, siempre muy pro­fe­sio­nal en es­tos te­mas, es­tu­dia los de­ta­lles de la cam­pa­ña del fu­tu­ro pre­si­den­te ame­ri­cano.

Los mer­ca­dos, tras los ti­tu­beos ini­cia­les, han reac­cio­na­do con tran­qui­li­dad, aun­que –tam­bién por otros mo­ti­vos– ha ha­bi­do nu­ba­rro­nes en ren­ta fi­ja, en don-

TRUMP LLE­GA A LA CA­SA BLAN­CA A LO­MOS DE UNA “DE­MO­CRA­CIA SEN­TI­MEN­TAL” SO­BRE LA QUE TAM­BIÉN CABALGAN ALE­GRES OTROS PO­PU­LIS­MOS DE DE­RE­CHAS Y DE IZ­QUIER­DAS, SO­BRE TO­DO EN EU­RO­PA, EN DON­DE, CO­MO EX­PLI­CA MA­GRIS, “LA MO­NE­DA ÚNI­CA ES EL ELE­MEN­TO QUE MÁS NOS HA­CE SEN­TIR­NOS CO­MO EN CA­SA O CO­MO DES­PLA­ZA­DOS”

de la gran tor­men­ta es­tá por lle­gar. En el te­rreno eco­nó­mi­co, los pri­me­ros tiem­pos de Trump pue­den te­ner mu­cho es­pe­jis­mo po­si­ti­vo, pe­ro a me­dio y lar­go pla­zo, co­mo ha ex­pli­ca­do Paul Krugman, que es­ta vez sí da en la dia­na, “las po­lí­ti­cas trum­pis­tas no ayu­da­rán a la gen­te que le vo­tó; de he­cho sus se­gui­do­res aca­ba­rán en una si­tua­ción mu­cho peor”. Pue­de de­por­tar a quien quie­ra e im­po­ner aran­ce­les es­tra­tos­fé­ri­cos a pro­duc­tos no ame­ri­ca­nos, pe­ro los tra­ba­ja­do­res blan­cos pobres no re­cu­pe­ra­rán sus vie­jos em­pleos ni su po­der ad­qui­si­ti­vo y es­ta­tus so­cial. No al me­nos con las re­ce­tas que han lle­va­do a Trump a la pre­si­den­cia.

Las in­cer­ti­dum­bres so­bre la era Trump se mul­ti­pli­can –y son in­quie­tan­tes– más allá de la eco­no­mía. La ne­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co, la po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción, el ais­la­cio­nis­mo y la ten­ta­ción de aban­do­nar el li­de­raz­go del mun­do abren de­ma­sia­das in­cóg­ni­tas. Nin­gu­na, sin em­bar­go, tan gran­de co­mo la puer­ta que de­ja abier­ta a la emu­la­ción en otros lu­ga­res y, es­pe­cial­men­te, en Eu­ro­pa. Los enemi­gos de la Unión Eu­ro­pea, con Ma­ri­ne Le Pen en pri­mer lu­gar –pe­ro tam­bién otros ex­tre­mis­tas de de­re­chas y de iz­quier­das que aho­ra elu­den dar la ca­ra– creen que tie­nen su gran opor­tu­ni­dad.

Es­pa­ña, que elu­dió el nau­fra­gio gra­cias a la Unión Mo­ne­ta­ria, inau­gu­ra tam­bién una nue­va era po­lí­ti­ca, la de las mi­no­rías, que tie­ne su pri­mer Ru­bi­cón en la apro­ba­ción de los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do y que sean va­li­da­dos por las au­to­ri­da­des de Bru­se­las, que es el desafío del mi­nis­tro Luis de Guin­dos. Clau­dio Ma­gris, al re­ci­bir el pre­mio Fran­cis­co Ce­re­ce­do la se­ma­na pa­sa­da en Ma­drid, en pre­sen­cia del rey Fe­li­pe VI, lo re­su­mió con maes­tría: “La mo­ne­da úni­ca es el coe­fi­cien­te de unión ne­ce­sa­rio, pues­to que, tras la len­gua, la mo­ne­da es el ele­men­to que más con­tri­bu­ye a ha­cer­nos sen­tir co­mo en ca­sa o co­mo des­pla­za­dos”. No, no es el fin de la his­to­ria que pre­vió Fu­ku­ya­ma y en Eu­ro­pa el eu­ro ejer­ce de re­fu­gio de la pa­tria, por­que mien­tras ha­ya eu­ro ha­brá es­pe­ran­za, con Trump –que se­rá pa­sa­je­ro al fin y al ca­bo– y sin Trump.

di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.