TRI­LLO, ¿EM­BA­JA­DOR EN WASHINGTON?

Tiempo - - PORTADA -

ex­pli­ca Fon­tal. En nin­guno de los ca­sos se hi­zo una es­ti­ma­ción eco­nó­mi­ca de lo que po­dría su­po­ner una in­ver­sión en­tre Trump y FCC, pe­ro su cos­te hu­bie­ra si­do de va­rios cien­tos de mi­llo­nes de eu­ros co­mo ocu­rrió en los pro­yec­tos del gru­po es­ta­dou­ni­den­se en Chica­go o Pa­na­má.

Los pla­nes del Gru­po Trump pa­ra Es­pa­ña se vi­nie­ron aba­jo en el oto­ño de ese mis­mo año 2008 a raíz de la quie­bra de Leh­man Brot­hers. Una de las pri­me­ras de­ci­sio­nes del mag­na­te fue ol­vi­dar­se de su ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal, en el con­tex­to de la cual ha­bía anun­cia­do unos me­ses an­tes que abri­ría diez me­ga­ho­te­les en Chi­na. Así que el pro­yec­to pa­ra Es­pa­ña se ar­chi­vó.

Aho­ra, en 2016, es más di­fí­cil si ca­be que pros­pe­re en nues­tro país una ini­cia­ti­va co­mo la que in­ten­tó Trump ju­nior ha­ce ca­si una dé­ca­da. Su pa­dre se va a te­ner que des­vin­cu­lar to­tal­men­te de sus ne­go­cios mien­tras ocu­pe la Ca­sa Blan­ca y los hi­jos –Do­nald, Erik e Ivan­ka– asu­mi­rán el man­do del imperio in­mo­bi­lia­rio con bas­tan­tes cau­te­las, ya que cual­quier mo­vi­mien­to empresarial se­rá mi­ra­do con lu­pa por los ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos del di­ri­gen­te re­pu­bli­cano. Un even­tual con­flic­to de in­tere­ses en una ope­ra­ción in­mo­bi­lia­ria pue­de desem­bo­car en un im­peach­ment o pro­ce­so de des­ti­tu­ción con­tra Trump, así que sus hi­jos se­rán muy cui­da­do­sos mien­tras ges­tio­nen la em­pre­sa. Ade­más, Es­pa­ña no en­tu­sias­ma to­da­vía a los in­ver­so­res ex­tran­je­ros de la cons­truc­ción. “No se dan las cir­cuns­tan­cias eco­nó­mi­cas y del sec­tor pa­ra que se pue­da desa­rro­llar un pro­yec­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas”, sen­ten­cia Fon­tal. Aque­lla aven­tu­ra es­pa­ño­la del Gru­po Trump ape­nas se alar­gó me­dio año, jus­to el tiem­po que du­ró el ma­tri­mo­nio en­tre Iva­na y su jo­ven Ru­bi­con­di. La sor­pren­den­te vic­to­ria de Do­nald Trump en las pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos ha pi­lla­do con el pie cam­bia­do a bue­na par­te de los di­ri­gen­tes eu­ro­peos. Ma­riano Ra­joy, al igual que otros man­da­ta­rios de la UE, tie­ne que bus­car aho­ra un buen in­ter­lo­cu­tor que de­fien­da los in­tere­ses es­pa­ño­les an­te la fu­tu­ra Ad­mi­nis­tra­ción Trump, con cu­yos miem­bros ape­nas se ha­bían ten­di­do puen­tes du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral ya que se da­ba por des­con­ta­da la vic­to­ria de la de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton. Ade­más, el can­di­da­to out­si­der se ha­bía ene­mis­ta­do con la ma­yor par­te del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, por lo que los la­zos del PP con el círcu­lo de co­la­bo­ra­do­res de Trump son ca­si inexis­ten­tes. En es­te es­ce­na­rio ha sur­gi­do den­tro de Ex­te­rio­res el nom­bre de Fe­de­ri­co Tri­llo-Figueroa co­mo po­si­ble em­ba­ja­dor es­pa­ñol en Washington. El ex­mi­nis­tro de De­fen­sa du­ran­te la in­ter­ven­ción mi­li­tar en Irak lle­va ca­si cin­co años co­mo em­ba­ja­dor en Lon­dres y ha­ce ga­la de los con­tac­tos que man­tie­ne con fi­gu­ras del Par­ti­do Re­pu­bli­cano o con an­ti­guos miem­bros de la Ad­mi­nis­tra­ción Bush que aho­ra pue­den vol­ver a la pri­me­ra lí­nea po­lí­ti­ca con el mag­na­te in­mo­bi­lia­rio. Hay que re­cor­dar que la em­ba­ja­da en Washington fue el des­tino que Tri­llo le pi­dió a Ra­joy cuan­do es­te úl­ti­mo lle­gó al po­der, a fi­na­les de 2011. Sin em­bar­go, el pre­si­den­te del Go­bierno no se atre­vió a man­dar­le a un pues­to tan sen­si­ble pa­ra la di­plo­ma­cia es­pa­ño­la y pre­fi­rió co­lo­car­le en Lon­dres. El ex­pre­si­den­te del Con­gre­so de los Dipu­tados, que em­pe­zó en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca sin ma­ne­jar un in­glés flui­do, es el úni­co em­ba­ja­dor po­lí­ti­co (es de­cir, no di­plo­má­ti­co) que ha te­ni­do Ex­te­rio­res du­ran­te la pa­sa­da le­gis­la­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.