Trump su­peró a Clin­ton por más de 40 pun­tos en­tre los tra­ba­ja­do­res blan­cos

Tiempo - - PORTADA -

Fue el 26 de ju­nio de 2015. Diez días an­tes el mag­na­te y show­man ha­bía anun­cia­do su can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia, y yo aca­ba­ba de es­cri­bir un ar­tícu­lo pa­ra News­week que mi edi­tor ti­tu­ló: “Do­nald Trump: el mul­ti­mi­llo­na­rio de los tra­ba­ja­do­res de cue­llo azul” [los ope­ra­rios, los que for­man la par­te más ba­ja de la je­rar­quía de las em­pre­sas]. En él, de­fen­día que pe­se a que ni los me­dios ni la ma­yo­ría de los líderes re­pu­bli­ca­nos to­ma­ban en se­rio la po­si­bi­li­dad de que Do­nald Trump se hi­cie­ra con la no­mi­na­ción pre­si­den­cial del par­ti­do, su opo­si­ción a los tra­ta­dos mul­ti­la­te­ra­les de li­bre co­mer­cio y su de­fen­sa del en­du­re­ci­mien­to de las po­lí­ti­cas de in­mi­gra­ción le con­ver­tían en un can­di­da­to per­fec­to pa­ra los hom­bres blan­cos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, que en es­te mo­men­to su­po­nen un gran por­cen­ta­je del elec­to­ra­do re­pu­bli­cano. Tam­bién des­ta­ca­ba que Trump ha­bía ro­to con la or­to­do­xia de su par­ti­do con su ne­ga­ti­va fé­rrea a ha­cer re­cor­tes en Se­gu­ri­dad So­cial y en los pro­gra­mas de Me­di­ca­re, una pos­tu­ra que le ali­nea­ba to­da­vía más con los vo­tan­tes blan­cos de cla­se obre­ra.

“Es un gran ar­tícu­lo”, me di­jo Trump por te­lé­fono des­de su des­pa­cho de la To­rre Trump. Lue­go, fiel a su es­ti­lo, co­men­zó a con­tar­me que él ya ha­bía si­do por­ta­da de News­week an­tes (“siempre me ha en­can­ta­do esa re­vis­ta”, me di­jo). A mí me ex­tra­ñó su en­tu­sias­mo, ya que en el ar­tícu­lo le acu­sa­ba, en­tre otras co­sas, de ser un char­la­tán. Ade­más, yo me sen­tía un poco in­có­mo­do con la si­tua­ción, al­go que le ocu­rre a to­do pe­rio­dis­ta cuan­do el pro­ta­go­nis­ta de su ar­tícu­lo se mues­tra de­ma­sia­do con­ten­to con el tex­to. Lue­go me en­te­ré de que le gus­ta­ba ca­li­fi­car­se co­mo “el mul­ti­mi­llo­na­rio de cue­llo azul”, lo que in­di­ca­ba que le ha­bía co­gi­do ca­ri­ño al ti­tu­lar.

Con­for­me la cam­pa­ña fue avan­zan­do, es­cri­bí ar­tícu­los crí­ti­cos con­tra al­gu­nas de sus pro­pues­tas po­lí­ti­cas, co­mo la de prohi­bir la in­mi­gra­ción mu­sul­ma­na (al­go que lue­go mo­di­fi­có por la prohi­bi­ción de acep­tar in­mi­gran­tes de paí­ses aso­la­dos por el te­rro­ris­mo) o la de mo­ni­to­ri­zar las mez­qui­tas del país pa­ra evitar ac­ti­vi­da­des te­rro­ris­tas. Tam­bién fui crí­ti­co con sus ata­ques a la fa­mi­lia del sol­da­do es­ta­dou­ni­den­se de ori­gen pa­quis­ta­ní caí­do en com­ba­te, y en lo re­fe­ren­te a las acu­sa­cio­nes de so­bre­pa­sar­se con va­rias mu­je­res. Pe­ro nun­ca de­jó de fas­ci­nar­me el víncu­lo en­tre Trump y la cla­se tra­ba­ja­do­ra blan­ca, un gru­po en el que el can­di­da­to re­pu­bli­cano su­peró por un mar­gen de 40 pun­tos por­cen­tua­les a Hi­llary Clin­ton. Trump tam­bién se im­pu­so en­tre los li­cen­cia­dos uni­ver­si­ta­rios blan­cos, aun­que so­lo por un 4%, le­jos de los por­cen­ta­jes de dos ci­fras en los que los re­pu­bli­ca­nos sue­len aven­ta­jar a sus ri­va­les de­mó­cra­tas en es­te seg­men­to. De en­tre los vo­tan­tes blan­cos sin es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, Trump ob­tu­vo el apo­yo de sie­te de ca­da diez hom­bres, y de seis de ca­da diez mu­je­res.

Prio­ri­da­des.

Clin­ton se im­pu­so en­tre las mi­no­rías, sí, pe­ro por un mar­gen más es­tre­cho de lo que lo hi­zo Ba­rack Oba­ma en­tre ne­gros e his­pa­nos. Y ade­más, co­me­tió erro­res gra­ves a la ho­ra de pe­dir el vo­to de los blan­cos. No via­jó a un Es­ta­do tan obre­ro co­mo Wis­con­sin, con­ven­ci­da de que es­te no aban­do­na­ría el “for­tín azul”, for­ma­do por 18 Es­ta­dos y por el Dis­tri­to de Co­lum­bia, en los que des­de 1992 los de­mó­cra­tas siempre se ha­bían im­pues­to en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Clin­ton no vol­vió a vi­si­tar Wis­con­sin des­pués de las pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas, y Trump ga­nó en un Es­ta­do en el que los re­pu­bli­ca­nos no ha­bían con­se­gui­do la vic­to­ria des­de 1984.

Es po­si­ble que es­tos vo­tan­tes blan­cos de cla­se tra­ba­ja­do­ra no atra­je­ran de­ma­sia­da aten­ción por par­te de Clin­ton, pe-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.