Los ni­ve­les de sa­lud del votante del can­di­da­to re­pu­bli­cano son más ba­jos que la me­dia

Tiempo - - PORTADA -

quino de Ca­nar­sie ha­bían aban­do­na­do a los de­mó­cra­tas por mo­ti­vos co­mo la dis­cri­mi­na­ción po­si­ti­va, el au­men­to de la cri­mi­na­li­dad, los sub­si­dios so­cia­les y otras ra­zo­nes re­la­cio­na­das con la cues­tión ra­cial.

En los no­ven­ta fui re­por­te­ro en la Ca­sa Blan­ca y pre­sen­cié có­mo Bill Clin­ton fue ca­paz de re­cu­pe­rar el apo­yo de mu­chos de es­tos tra­ba­ja­do­res con po­lí­ti­cas que hi­cie­ron que los de­mó­cra­tas pa­re­cie­ran du­ros (que los sub­si­dios es­tu­vie­ran su­je­tos a la obli­ga­ción de tra­ba­jar, en­du­re­ci­mien­to de las pe­nas de pri­sión, apo­yo a la pe­na de muer­te...). Y lue­go fui tes­ti­go de có­mo los re­pu­bli­ca­nos, li­de­ra­dos por Newt Gin­grich, to­ma­ron el con­trol del Con­gre­so en 1994 y ca­pi­ta­li­za­ron la in­dig­na­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra por la prohi­bi­ción de las ar­mas de asal­to.

En 2011 es­cri­bí so­bre el he­cho de que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano es­ta­ba a pun­to de ele­gir co­mo can­di­da­to a un hal­cón de las fi­nan­zas. El par­ti­do era cons­cien­te de la enor­me in­fluen­cia de los vo­tan­tes blan­cos de cla­se obre­ra, que sin em­bar­go te­nían ideas so­bre el pro­tec­cio­nis­mo muy di­fe­ren­tes a los de los can­di­da­tos a la elec­ción pre­si­den­cial, in­clui­das las del even­tual ga­na­dor, Mitt Rom­ney. Es­cri­gías bí el ar­tícu­lo de por­ta­da de News­week, ti­tu­la­do “El vo­to blan­co”, y que es­ta­ba ilus­tra­do por la fo­to­gra­fía de un obre­ro con una fiam­bre­ra me­tá­li­ca de co­lor azul co­lo­ca­da en el sue­lo, y to­do en el in­te­rior de una ca­bi­na de vo­ta­ción. Des­de 2000 los blan­cos de cla­se tra­ba­ja­do­ra es­tán tan ale­ja­dos del par­ti­do que im­pul­só el New Deal que en al­gu­nos Es­ta­dos Oba­ma so­lo co­se­chó el 10% de su vo­to en 2012. (En to­tal, en torno a un ter­cio de los obre­ros blan­cos vo­ta­ron a Oba­ma el año de su re­elec­ción, y pa­re­ce que Trump me­jo­ró ese por­cen­ta­je, aun­que aún ha­brá que es­pe­rar más aná­li­sis). Pe­ro no pre­ví la vic­to­ria de Trump. Co­mo la ma­yo­ría de pe­rio­dis­tas po­lí­ti­cos, creí a la de­mos­co­pia, una cien­cia a la que qui­zá aún no se la co­lo­que jun­to a la fre­no­lo­gía y el tarot, pe­ro que sin du­da pre­sen­ta gran­des ca­ren­cias.

Erro­res de bul­to.

Co­mo tam­bién las pre­sen­ta­ba la can­di­da­ta de­mó­cra­ta. Clin­ton no so­lo ig­no­ró el flan­co de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en Es­ta­dos co­mo Wis­con­sin, Pennsyl­va­nia o Mai­ne, sino que ade­más co­me­tió erro­res de bul­to. Bas­ta re­cor­dar la li­ge­re­za de su co­men­ta­rio acer­ca del bri­llan­te fu­tu­ro de las ener- al­ter­na­ti­vas: “Va­mos a sa­car del ne­go­cio a mu­chas com­pa­ñías car­bo­ní­fe­ras y a mu­chos mi­ne­ros del car­bón”. Fue un co­men­ta­rio bru­tal, pe­ro al me­nos te­nía a su fa­vor el he­cho de la verdad. En los pró­xi­mos 50 años es poco pro­ba­ble que va­ya­mos a ex­traer una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de nues­tra ener­gía del car­bón. En la ac­tua­li­dad so­lo hay 80.000 es­ta­dou­ni­den­ses tra­ba­jan­do en mi­nas, apro­xi­ma­da­men­te la dé­ci­ma par­te que ha­ce 100 años.

¿Po­drá Trump traer de vuel­ta los em­pleos per­di­dos de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra y dar­le la vuel­ta a la si­tua­ción de for­ma tan rá­pi­da “que la ca­be­za te dé vuel­tas”? Por su­pues­to que no. Mu­chas de las pro­pues­tas de Trump son muy com­ple­jas de lle­var a la prác­ti­ca. En lo que res­pec­ta al co­mer­cio, el pró­xi­mo pre­si­den­te ten­drá po­de­res uni­la­te­ra­les pa­ra sa­car a Es­ta­dos Uni­dos del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Norte, de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio y del fu­tu­ro Acuer­do de Aso­cia­ción Trans­pa­cí­fi­co, pe­ro es cues­tio­na­ble que pue­da for­jar “gran­des acuer­dos”, co­mo sue­le de­cir. Su ame­na­za de cas­ti­gar con aran­ce­les a las em­pre­sas que se lle­ven pues­tos de tra­ba­jo al ex­tran­je­ro ne­ce­si­ta­ría la apro­ba­ción del Con­gre­so, que po­dría no dár­se­la. Por otro la­do, la Cons­ti­tu­ción otor­ga al pre­si­den­te Trump am­plios po­de­res en ma­te­ria de in­mi­gra­ción. (Él ha des­cri­to la in­mi­gra­ción co­mo una ame­na­za no so­lo a la se­gu­ri­dad

Do­nald Trump con su fa­mi­lia en un ac­to en Nue­va York la no­che de las elec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.