Mu­chas pro­pues­tas del nue­vo pre­si­den­te po­drían no ser apro­ba­das por el Con­gre­so

Tiempo - - PORTADA -

de los ame­ri­ca­nos, sino tam­bién a la de sus tra­ba­jos). Así, y a pe­sar de que pro­ba­ble­men­te no po­drá cons­truir su po­lé­mi­co mu­ro a lo lar­go de la fron­te­ra con Mé­xi­co sin la apro­ba­ción del Con­gre­so, los ex­per­tos le­ga­les opi­nan que sí ten­drá au­to­ri­dad pa­ra ace­le­rar la de­por­ta­ción de los in­mi­gran­tes ile­ga­les, pa­ra anu­lar las ór­de­nes eje­cu­ti­vas de Ba­rack Oba­ma que per­mi­tían a di­chos in­mi­gran­tes per­ma­ne­cer en el país y pa­ra cum­plir su pro­me­sa de prohi­bir la en­tra­da a in­mi­gran­tes pro­ce­den­tes de cier­tos paí­ses, en lí­nea con su es­fuer­zo de re­du­cir al má­xi­mo el ries­go de ata­ques te­rro­ris­tas en Es­ta­dos Uni­dos.

In­ves­ti­ga­do­res en cien­cias so­cia­les co­mo Andrew Cher­lin, de la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins, han su­ge­ri­do otras for­mas en que Trump po­dría con­ten­tar (y de es­te mo­do, au­men­tar) a su elec­to­ra­do. La cla­ve es que les da es­pe­ran­za. Los es­tu­dios más am­plios so­bre es­te gru­po de vo­tan­tes han si­do lle­va­dos a ca­bo por Jo­nat­han Roth­well, un eco­no­mis­ta de la con­sul­to­ra Ga­llup fa­mo­so por sus en­cues­tas. Roth­well to­mó los da­tos de­mos­có­pi­cos del elec­to­ra­do de Trump y los pu­so en re­la­ción con un am­plio nú­me­ro de fac­to­res en­tre los que se in­cluían los in­gre­sos, los ni­ve­les de sa­lud, el ti­po de ocu­pa­ción y otras va­ria­bles. Al­gu­nas de las con­clu­sio­nes eran pre­vi­si­bles: el votante de Trump tien­de a vi­vir en áreas

Pe­ro he aquí el gran des­cu­bri­mien­to de Roth­well: al votante de Trump le va me­jor eco­nó­mi­ca­men­te que a quien no lo es. Es cier­to que ha­bla­mos de per­so­nas cu­yo es­ta­do de áni­mo es amar­go y pe­si­mis­ta, pe­ro sus cir­cuns­tan­cias, des­pués de to­do, no son tan ma­las. Cuan­do se pien­sa en el votante pro­to­tí­pi­co de Trump se sue­le ima­gi­nar a al­guien aplas­ta­do por la com­pe­ten­cia ex­tran­je­ra, pon­ga­mos que un tra­ba­ja­dor de una fá­bri­ca de ai­res acon­di­cio­na­dos que es­tá so­me­ti­da a la com­pe­ten­cia de los ai­res acon­di­cio­na­dos ba­ra­tos chi­nos. Pe­ro lo cier­to es que se tra­ta de per­so­nas con una ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra au­to­em­plear­se que el tra­ba­ja­dor que no vo­ta a Trump, por ejem­plo co­mo re­pa­ra­dor de ai­res acon­di­cio­na­dos, un em­pleo que no pue­de lle­var­se al ex­tran­je­ro.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el votante tra­ba­ja­dor de Trump sue­le te­ner más di­ne­ro que otros vo­tan­tes de di­cho gru­po. No son los más des­ani­ma­dos den­tro de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, aun­que sí los más pe­si­mis­tas so­bre el fu­tu­ro. Y a me­nu- do tie­nen una bue­na razón pa­ra ello: se­gún des­cu­brió Roth­well, los vo­tan­tes de Trump tien­den a vi­vir en con­da­dos en los que los ni­ve­les de vi­da es­tán en des­cen­so. Así, qui­zá les va­ya me­jor en com­pa­ra­ción con otros vo­tan­tes tra­ba­ja­do­res, pe­ro es­tán real­men­te preo­cu­pa­dos por el fu­tu­ro de sus hi­jos. Ade­más, en ellos es ma­yo­ri­ta­rio el sen­ti­mien­to de que es­tán con­si­guien­do me­nos de lo que con­si­guie­ron sus pa­dres. Roth­well no ha ana­li­za­do con mi­nu­cio­si­dad sus há­bi­tos pa­ra in­for­mar­se, pe­ro es pro­ba­ble que una par­te im­por­tan­te de ellos re­fuer­ce sus per­cep­cio­nes ne­ga­ti­vas so­bre el mun­do de­bi­do a que ven Fox News y otros me­dios con­ser­va­do­res.

Roth­well tam­bién des­cu­brió que los vo­tan­tes de Trump sue­len vi­vir en con­da­dos con ni­ve­les de sa­lud de­fi­cien­tes. De he­cho, des­de el ám­bi­to mé­di­co se es­tá si­guien­do con gran in­te­rés el au­men­to de las ta­sas de mor­ta­li­dad de los hom­bres blan­cos sin es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios con eda­des com­pren­di­das en­tre los 45 y los 54 años. So­lo una par­te de es­tas muer­tes se ex­pli­ca por el tan co­men­ta­do con­su­mo de dro­gas. La ma­yor par­te de es­te re­pun­te se de­be al in­cre­men­to de pro­ble­mas de sa­lud más ha­bi­tua­les co­mo el al­coho­lis­mo, la obe­si­dad, el con­su­mo de ta­ba­co o la de­pre­sión. Cher­lin, au­tor de la obra La­bor’s Lo­ve Lost: The Ri­se and the Fall of the Wor­king Class Fa­mily in Ame­ri­ca, cree que exis­te una co­ne­xión en­tre el des­cen­so de los in­di­ca­do­res de sa­lud en las zo­nas que vo­ta­ron por Trump y un sen­ti­mien­to ge­ne­ral de pe­si­mis­mo. Las en­cues­tas de­mues­tran de

Ciu­da­da­nos vo­tan­do el pa­sa­do mar­tes 8 de no­viem­bre en un co­le­gio elec­to­ral en el Es­ta­do de Ohio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.