Trump bus­ca­rá el apo­yo de los de­mó­cra­tas pa­ra im­pul­sar las in­fra­es­truc­tu­ras

Tiempo - - PORTADA -

ma­ne­ra con­tun­den­te que los hom­bres blan­cos sin es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios son mu­cho más pe­si­mis­tas so­bre el fu­tu­ro que sus equi­va­len­tes ne­gros e his­pa­nos, aun­que sus con­di­cio­nes ma­te­ria­les de vi­da pue­dan ser me­jo­res.

Pu­ñe­ta­zo en la me­sa.

La ma­la sa­lud y el pe­si­mis­mo vi­tal son pro­ble­mas reales que no son fá­ci­les de abor­dar ni pa­ra la po­lí­ti­ca ni pa­ra los po­lí­ti­cos. Pe­ro el pre­si­den­te Trump dis­pon­drá de al­gu­nas he­rra­mien­tas. En pri­mer lu­gar, ya na­die po­drá de­cir que la cla­se tra­ba­ja­do­ra blan­ca es­tá sien­do ig­no­ra­da. Ha da­do un pu­ñe­ta­zo en la me­sa, y su apo­yo a Trump de­be­ría ali­viar sus zo­zo­bras du­ran­te al­gún tiem­po. Pe­ro Trump pro­ba­ble­men­te ne­ce­si­ta­rá echar mano de po­lí­ti­cas pro­ve­nien­tes de la par­te de­mó­cra­ta de su ce­re­bro pa­ra ayu­dar a es­tos vo­tan­tes de otras for­mas. Las pro­pues­tas de Clin­ton de au­men­tar los fon­dos des­ti­na­dos a los pro­gra­mas de re­ci­cla­je la­bo­ral, for­ma­ción y pa­go de edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria son el ti­po de ini­cia­ti­vas que Trump de­be­ría adop­tar y ha­cer su­yas, de for­ma si­mi­lar a co­mo Geor­ge W. Bush re­nom­bró y am­plió el plan na­cio­nal de ser­vi­cios crea­do por Bill Clin­ton.

A pe­sar de que el asun­to no re­ci­bió de­ma­sia­da aten­ción du­ran­te la cam­pa­ña, tan­to Do­nald Trump co­mo Hi­llary Clin­ton pro­me­tie­ron im­pul­sar las in­fra­es­truc­tu­ras del país. A Trump le en­can­ta ca­li­fi­car co­mo “ter­cer­mun­dis­ta” el ae­ro- puer­to neo­yor­quino de La Guar­dia y ala­bar las ca­rre­te­ras de Chi­na y los paí­ses del Gol­fo. Em­pren­der un gran pro­gra­ma de in­fra­es­truc­tu­ras era una de las prio­ri­da­des de la agen­da de Clin­ton, y es pro­ba­ble que Trump tam­bién dé pa­sos en es­te sen­ti­do. Es­te ti­po de pro­yec­tos se­rían muy be­ne­fi­cio­sos pa­ra los tra­ba­ja­do­res ma­nua­les, y es pro­ba­ble que el fu­tu­ro pre­si­den­te pu­die­ra re­ca­bar el apo­yo de los de­mó­cra­tas en es­te asun­to. Es un buen au­gu­rio pa­ra Trump y sus ba­ses que en la no­che elec­to­ral él pro­me­tie­ra re­cons­truir las in­fra­es­truc­tu­ras de EEUU. En la no­che de la vic­to­ria elec­to­ral de Trump, que se ce­le­bró en el ho­tel Hil­ton de Man­hat­tan, no se veían de­ma­sia­dos tra­ba­ja­do­res de cue­llo azul en­tre los pre­sen­tes, con la ex­cep­ción del per­so­nal del ho­tel. Era un even­to pa­ra po­lí­ti­cos, do­nan­tes de fon­dos y vo­lun­ta­rios, y sin em­bar­go se ha­bló mu­cho de ayu­dar a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y de ma­cha­car a las éli­tes. “Di­le a los del New York Ti­mes que se me­tan sus en­cues­tas por el culo. Y me da igual que me ci­tes”, me di­jo Carl Pa­la­dino. Na­ci­do en una fa­mi­lia de cla­se obre­ra, se hi­zo ri­co con el arren­da­mien­to de tie­rras e in­ten­tó con­ver­tir­se en miem­bro del es­ta­blish­ment pre­sen­tán­do­se por los re­pu­bli­ca­nos a go­ber­na­dor del Es­ta­do de Nue­va York. (Per­dió, y no guar­da un gran ca­ri­ño a los em­plea­dos del pe­rió­di­co an­tes ci­ta­do, a los que con­si­de­ra unos “men­ti­ro­sos”). Tam­bién es­ta­ba ahí Mi­ke Lin­dell, un an­ti­guo adic­to al crack que lo­gró su­pe­rar su adic­ción y se con­vir­tió en el in­ven­tor de una al­moha­da que pro­mo­cio­na en el ca­nal Fox News. Se­gún afir­ma, su em­pre­sa tie­ne 1.100 em­plea­dos en Min­ne­so­ta, otro Es­ta­do en el que Trump pi­lló por sor­pre­sa a Clin­ton. “El sue­ño ame­ri­cano es po­si­ble”, me di­jo Lin­dell. “Do­nald Trump sa­be có­mo re­cu­pe­rar los tra­ba­jos per­di­dos”, aña­dió. La par­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra blan­ca es­ta­dou­ni­den­se que hi­zo de Trump su pa­la­dín es­tá a pun­to de des­cu­brir si es­to es cier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.