El au­ge del po­pu­lis­mo

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - AL­FON­SO GUE­RRA

El éxi­to elec­to­ral de Do­nald Trump en los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca ha pro­vo­ca­do gran sor­pre­sa en am­plios sec­to­res de la so­cie­dad eu­ro­pea. Tras los re­sul­ta­dos del lla­ma­do bre­xit y del re­fe­rén­dum so­bre el acuer­do de paz en Co­lom­bia, son mu­chos los que ha­blan de una re­be­lión po­pu­lar con­tra las éli­tes que go­bier­nan el mun­do. Se ve­nía pro­nos­ti­can­do, con preo­cu­pa­ción, un au­ge de los mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas en los paí­ses eu­ro­peos y se cree que pue­den to­mar un im­pul­so con la sor­pre­sa nor­te­ame­ri­ca­na.

To­das las per­so­nas con ca­pa­ci­dad pa­ra in­fluir a tra­vés de de­cla­ra­cio­nes, es­cri­tos y com­pa­re­cen­cias se mos­tra­ban se­gu­ras de que el mi­llo­na­rio po­pu­lis­ta nun­ca po­dría al­can­zar la pre­si­den­cia del país más po­de­ro­so del mun­do. Se creía que sus con­ti­nuas sa­li­das de tono, in­clu­so sus in­sul­tos y ame­na­zas, su­pon­drían una suer­te de va­cu­na pa­ra los elec­to­res. Pe­ro, co­mo se ha vis­to, otras mu­chas per­so­nas te­nían una opi­nión muy dis­tin­ta. Es es­ta la pri­me­ra lec­ción de las elec­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos: con de­ma­sia­da fre­cuen­cia los gru­pos y las per­so­nas creen que lo que ellos ven con cla­ri­dad es se­gu­ro que lo ven igual­men­te cla­ro los de­más. Los po­lí­ti­cos, in­te­lec­tua­les, pe­rio­dis­tas y aso­cia­cio­nes de to­do ti­po de­be­rían apun­tar­se a un le­ma muy útil: mi mun­do no siempre es el mun­do.

La sor­pre­sa del éxi­to del out­si­der Trump es la ter­ce­ra que ofre­cen los elec­to­res en po­cos me­ses. Pri­me­ro fue el bre­xit, des­pués el re­fe­rén­dum co­lom­biano so­bre la paz y aho­ra la elec­ción del di­ri­gen­te con más po­der del mun­do. Es co­mo si los elec­to­res hu­bie­sen de­ci­di­do no se­guir las in­di­ca­cio­nes de las per­so­nas me­jor si­tua­das en los di­ver­sos or­ga­nis­mos de la so­cie­dad,Go­bier­nos, Par­la­men­tos, pe­rió­di­cos, uni­ver­si­da­des, par­ti­dos po­lí­ti­cos... Ex­pli­car por qué ha su­ce­di­do así es pre­gun­tar­se por qué asis­ti­mos a un au­ge del po­pu­lis­mo.

Si hi­cié­ra­mos un es­tu­dio de los mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas, con gran éxi­to en la Eu­ro­pa de los años 30, con­clui­ría­mos que, co­mo aho­ra, se ba­sa­ban en un te­rreno pre­via­men­te abo­na­do, en un ma­les­tar so­cial que hi­cie­ra vol­ver los ojos de la ma­yo­ría ha­cia al­guien que con es­ló­ga­nes sim­plis­tas, di­rec­tos, con cier­to gra­do de ma­to­nis­mo, se opon­ga a las éli­tes go­ber­nan­tes en nom­bre del “pue­blo so­juz­ga­do”.

Du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da del pa­sa­do si­glo se pro­du­jo en los paí­ses oc­ci­den­ta­les un cam­bio ra­di­cal en las re­la­cio­nes de pro­pie­dad y sa­la­rios. El hun­di­mien­to de la Unión So­vié­ti­ca, y por en­de de la pro­pues­ta co­mu­nis­ta, con­ven­ció a los po­de­ro­sos gru­pos eco­nó­mi­cos del mun­do de que no te­nían por qué se­guir res­pe­tan­do el pac­to ca­pi­tal-tra­ba­jo tra­du­ci­do en el Es­ta­do del bie­nes­tar, pues­to que la “al­ter­na­ti­va” ha­bía fra­ca­sa­do. A es­ta nue­va si­tua­ción la lla­ma­ron “el fin de la his­to­ria”. Al mis­mo tiem­po se im­plan­tó una in­ter­na­cio­na­li­za­ción o glo­ba­li­za­ción de la eco­no­mía y de las co­mu­ni­ca­cio­nes fa­vo­re­ci­da por la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca.

En una adap­ta­ción a los nue­vos pa­rá­me­tros, el ca­pi­ta­lis­mo vi­ró des­de la pro­duc­ción a las fi­nan­zas, pro­du­cien­do una fi­nan­cia­ri­za­ción ca­si to­tal de la eco­no­mía.

¿Có­mo afec­ta­ron es­tos cam­bios a los tra­ba­ja­do­res y a la cla­se me­dia? Los sa­la­rios se es­tan­ca­ron pe­ro el con­su­mo au­men­tó. ¿Có­mo fue po­si­ble? Me­dian­te el en­deu­da­mien­to de las fa­mi­lias. Pe­ro cuan­do lle­gó la ho­ra de pa­gar to­do ese con­su­mo (sus­tan­cial­men­te el de las vi­vien­das de las fa­mi­lias) la bur­bu­ja ex­plo­tó, lo que ha pro­vo­ca­do un em­po­bre­ci­mien­to ge­ne­ral de tra­ba­ja­do­res, em­plea­dos e in­clu­so téc­ni­cos, que de vi­vir una vi­da tran­qui­la y có­mo­da pa­sa­ron a vi­vir

LAS CON­SE­CUEN­CIAS SO­CIA­LES DE LA CRI­SIS ECO­NÓ­MI­CA HAN CREA­DO UNA GRAN DES­CON­FIAN­ZA EN LAS INS­TI­TU­CIO­NES QUE HA ABO­NA­DO EL TE­RRENO DON­DE CRE­CEN LOS PO­PU­LIS­MOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.