Trump pro­vo­ca en to­do el mun­do mie­do e in­se­gu­ri­dad

Tiempo - - LA CRONICA - JO­SÉ ONE­TO

Des­de es­ta se­ma­na el mun­do es más in­se­gu­ro. Des­de es­ta se­ma­na el mie­do va a do­mi­nar la eco­no­mía de me­dio pla­ne­ta por los aran­ce­les que im­pon­drá Es­ta­dos Uni­dos pa­ra de­fen­der­se de la com­pe­ten­cia co­mer­cial del Su­des­te asiá­ti­co, es­pe­cial­men­te de Chi­na y Ja­pón. Des­de es­ta se­ma­na, Do­nald John Trump (ba­rrio de Queens, Nue­va York, 1946) mi­llo­na­rio del sec­tor in­mo­bi­lia­rio, es­pe­cu­la­dor, cons­truc­tor de ca­si­nos y ne­go­cian­te de misses, hi­jo de cons­truc­tor y nie­to de abue­los ale­ma­nes, ha co­men­za­do a re­ci­bir to­dos los in­for­mes se­cre­tos de la in­for­ma­ción más sen­si­ble del país, de las ar­mas más so­fis­ti­ca­das, to­da­vía en prue­bas, y de los pla­nes de ac­tua­ción con­tra el te­rro­ris­mo is­lá­mi­co, co­mo 45º pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, ele­gi­do por 306 de­le­ga­dos y con ca­si 250.000 vo­tos po­pu­la­res me­nos que su con­trin­can­te, la de­mó­cra­ta Hi­llary Rod­ham Clin­ton, el pa­sa­do mar­tes 8 de no­viem­bre, el pri­mer mar­tes des­pués del pri­mer lu­nes de ese mes, una nor­ma que se si­gue ob­ser­van­do re­li­gio­sa­men­te des­de la le­gis­la­ción de 1845.

Des­de es­ta se­ma­na el pe­so me­xi­cano se ha hun­di­do, las bol­sas han su­fri­do un te­rre­mo­to y el mie­do se ha ins­ta­la­do en los mer­ca­dos a la es­pe­ra de lo que pre­ten­da ha­cer el nue­vo man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano, un pro­duc­to de la te­le­vi­sión y de la te­le­rrea­li­dad que ha he­cho de su cam­pa­ña elec­to­ral una má­qui­na de in­sul­tar, des­ca­li­fi­car y ofen­der, en un in­ten­to de co­nec­tar y con­gra­ciar­se con el tra­ba­ja­dor me­dio es­ta­dou­ni­den­se, blan­co, sin es­tu­dios, mar­gi­na­do por la cri­sis eco­nó­mi­ca y asus­ta­do por la glo­ba­li­za­ción y por esa in­va­sión mi­gra­to­ria que ter­mi­na­rá qui­tán­do­le su pues­to de tra­ba- jo y el poco bie­nes­tar que ha con­se­gui­do, fren­te a una “éli­te” (tér­mino trum­pis­ta pa­ra de­sig­nar a la “cas­ta”), cu­ya más fiel re­pre­sen­tan­te se­ría Hi­llary Clin­ton.

Se­na­do­ra, se­cre­ta­ria de Es­ta­do con Ba­rack Oba­ma, pri­me­ra da­ma de la Ca­sa Blan­ca con Bill Clin­ton y ami­ga de to­do ese mun­do que ma­ne­ja Wall Street, em­pe­zan­do por John Paul­son, uno de los cau­san­tes del úl­ti­mo crack eco­nó­mi­co, an­ti­guo ca­pi­tos­te de Gold­man Sachs. Es de­cir, que quie­nes no co­nec­ta­ban con la poco em­pá­ti­ca can­di­da­ta de­mó­cra­ta han pre­fe­ri­do, pe­se a to­do, pe­se a ha­ber vo­ta­do en dos oca­sio­nes a Ba­rack Oba­ma, vo­tar aho­ra a Do­nald Trump que, por lo me­nos, les ha en­tre­te­ni­do en la dura, lar­ga y des­agra­da­ble cam­pa­ña elec­to­ral, la más ten­sa y ofen­si­va de los úl­ti­mos años, con­ver­ti­da en un au­tén­ti­co cir­co. Un cir­co que ha ter­mi­na­do con otro que se ins­ta­la­rá el pró­xi­mo enero, na­da más y na­da me­nos que en la Ca­sa Blan­ca.

Si la cam­pa­ña elec­to­ral, que ha ido más allá de to­da sor­pre­sa en cuan­to al ba­jí­si­mo ni­vel de de­ba­te po­lí­ti­co, se co­rres­pon­de con lo que se­rá el man­da­to pre­si­den­cial, se com­pren­de el mie­do que ha re­co­rri­do los cen­tros de po­der de to­do el mun­do. Nun­ca en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos ha te­ni­do lu­gar una dispu­ta tan vil, bru­tal e in­mo­ral a ni­vel pre­si­den­cial. Hay mu­chas ex­pli­ca­cio­nes, pe­ro una de ellas tal vez no ha re­ci­bi­do la su­fi­cien­te aten­ción. Se tra­ta de la teo­ría del ex­per­to fi­nan­cie­ro Marc Fio­ren­tino, que ha ex­pli­ca­do en la re­vis­ta de In­ter­net Mon­fi­nan­cier. Pa­re­ce su­fi­cien­te­men­te in­tere­san­te co­mo pa­ra ser to­ma­da en se­rio: su te­sis es que Trump nun­ca pre­ten­dió se­ria­men­te ser pre­si­den­te de EEUU y nun­ca pen­só que lo pu­die­ra lo­grar.

LOS MO­VI­MIEN­TOS AN­TI­SIS­TE­MA VEN EN EL NUE­VO PRE­SI­DEN­TE DE EEUU UNA OPOR­TU­NI­DAD PA­RA EL NA­CI­MIEN­TO DE UNA IN­TER­NA­CIO­NAL QUE IN­TEN­TE ACA­BAR CON LOS VA­LO­RES DE NUES­TRA DE­MO­CRA­CIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.