Pa­blo Igle­sias Tu­rrión

Tiempo - - LA CRONICA -

EL DI­RI­GEN­TE IN­DIG­NA­DO

Pa­blo Ma­nuel Igle­sias Tu­rrión (Ma­drid, 1978), se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos, ha ase­gu­ra­do que el triun­fo de Do­nald Trump en las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses “re­ve­la el co­lap­so de los sis­te­mas po­lí­ti­cos del mun­do oc­ci­den­tal”. Igle­sias ha ta­cha­do a Trump de fas­cis­ta y ha arre­me­ti­do con­tra Al­bert Ri­ve­ra, pre­si­den­te de Ciu­da­da­nos, que con­si­de­ra que Po­de­mos es­ta­rá “con­ten­to” con la vic­to­ria del re­pu­bli­cano en EEUU por­que, a su jui­cio, “al fi­nal, los po­pu­lis­mos, de ex­tre­ma derecha o de ex­tre­ma iz­quier­da, de­fien­den lo mis­mo”. Tan­to Igle­sias en Eu­ro­pa co­mo Trump en EEUU ar­ti­cu­lan un dis­cur­so coin­ci­den­te en lo to­can­te a los pac­tos co­mer­cia­les en el Pa­cí­fi­co y el Atlán­ti­co. Po­pu­lis­mos de iz­quier­das y de de­re­chas que, en es­te te­ma y otros, al me­nos se dan la mano. pre­si­den­te Oba­ma han ase­gu­ra­do que co­la­bo­ra­rían con quien es ya “nues­tro pre­si­den­te”, al tiem­po que le re­cor­da­ban que “el sue­ño ame­ri­cano es su­fi­cien­te­men­te gran­de pa­ra to­dos, pa­ra per­so­nas de to­das las ra­zas y to­das las re­li­gio­nes”.

Pe­ro es el sue­ño y tam­bién la reali­dad. Y la reali­dad de Trump, a me­nos que trai­cio­ne to­do lo pro­me­ti­do, es de ver­da­de­ro te­rror, por­que se abre, si los gran­des po­de­res no lo evi­tan, una eta­pa si­nies­tra en Es­ta­dos Uni­dos que ten­drá efec­tos eco­nó­mi­cos de­vas­ta­do­res y efec­tos po­lí­ti­cos de unas con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles en to­do el mun­do, es­pe­cial­men­te en Eu­ro­pa (ya cas­ti­ga­da por el bre­xit y en ple­na bús­que­da de su iden­ti­dad), en Orien­te Me­dio y en el Su­des­te asiá­ti­co, Chi­na y Ja­pón.

Do­nald Trump es ami­go del pre­si­den­te ru­so Vla­di­mir Pu­tin, al que ad­mi­ra, par­ti­da­rio de re­plan­tear la co­la­bo­ra­ción nor­te­ame­ri­ca­na con la OTAN, y es­tá dis­pues­to a pa­sar por al­to la ane­xión de Cri­mea por par­te de Ru­sia, país con el que ini­cia­rá una lu­na de miel y fir­ma­rá acuer­dos bi­la­te­ra­les, al tiem­po que lle­ga­rá a una en­ten­te con Ba­char al As­sad, mien­tras re­vo­ca el acuer­do nu­clear con Irán. Des­de el pun­to de vis­ta co­mer­cial, el nue­vo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos apues­ta por el pro­tec­cio­nis­mo y por la re­vi­sión de to­dos los acuer­dos co­mer­cia­les mul­ti­la­te­ra­les, al­go que trae­rá unas con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de­vas­ta­do­ras.

Con Trump, a me­nos que los gran­des gru­pos de pre­sión ter­mi­nen por do­mes­ti­car­le obli­gán­do­le a que se ol­vi­de de to­das esas pro­me­sas en las que mu­chos han creí­do, em­pie­za una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción en Es­ta­dos Uni­dos que, ade­más, ser­vi­rá de es­po­le­ta pa­ra otros mo­vi­mien­tos an­ti­sis­te­ma que ven en él, aun­que no lo pa­rez­ca, la opor­tu­ni­dad pa­ra el na­ci­mien­to de una in­ter­na­cio­nal que in­ten­te aca­bar con los va­lo­res de nues­tra de­mo­cra­cia. Pro­ba­ble­men­te es­ta­mos vi­vien­do los efec­tos de una glo­ba­li­za­ción que acen­túa el mal re­par­to de la ri­que­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.