Ca­tar­sis

Tiempo - - ACTUALIDAD -

Cuan­do di­cen que Do­nald Trump no va a cum­plir ni la mi­tad de lo que pro­me­tió y que no po­drá ha­cer lo que le dé la ga­na, no sé si ale­grar­me o an­gus­tiar­me. Ar­gu­men­tan que el in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca es me­nos po­de­ro­so de lo que pa­re­ce por­que es­tá me­dia­ti­za­do por los que real­men­te man­dan en el mun­do, a sa­ber, las éli­tes eco­nó­mi­cas y los gran­des gru­pos em­pre­sa­ria­les. Los “amos de la hu­ma­ni­dad”, en la vie­ja ex­pre­sión de Adam Smith, nin­gu­nean la de­mo­cra­cia y con­si­de­ran que los ciu­da­da­nos pin­tan muy poco en las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas. In­tran­qui­li­zan aún más por­que los po­de­res en la som­bra es­tán me­nos fis­ca­li­za­dos que el pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos. El des­con­trol da mie­do si pen­sa­mos, por ejem­plo, en los in­tere­ses ar­ma­men­tis­tas, el pe­li­gro de una gue­rra nu­clear o la des­truc­ción me­dioam­bien­tal. Oi­go y leo, con una fre­cuen­cia alar­man­te, que la de­mo­cra­cia se es­tá de­va­luan­do, mien­tras las éli­tes se ha­cen ca­da vez más po­de­ro­sas. Es el te­ma del úl­ti­mo li­bro de Noam Chomsky, ¿Quién do­mi­na el mun­do?, y aun­que mu­chos no den al au­tor el cré­di­to que me­re­ce, el tex­to es de­mo­le­dor. Chomsky no es el úni­co, in­sis­to, que aler­ta so­bre la ex­clu­sión del sis­te­ma po­lí­ti­co de los ciu­da­da­nos con me­nos in­gre­sos. La cla­se me­dia ha si­do muy va­pu­lea­da en es­ta cri­sis y por eso reac­cio­na con­tra los can­di­da­tos que re­pre­sen­tan el es­ta­blish­ment, co­mo Hi­llary Clin­ton o cual­quie­ra de los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les de los paí­ses más de­mo­crá­ti­cos que se han ido tur­nan­do en el po­der. El mun­do es­tá ca­da vez más caó­ti­co y no lo di­go so­lo por el cre­cien­te de­cli­ve eu­ro­peo. Da mie­do echar un vis­ta­zo al Vie­jo Con­ti­nen­te y com­pro­bar la ame­na­za ul­tra­na­cio­na­lis­ta, ra­cis­ta,

Ilos De­mó­cra­tas Sue­cos, Los Fin­lan­de­ses, el Par­ti­do Po­pu­lar Da­nés, el de la Li­ber­tad ho­lan­dés, el mo­vi­mien­to por una Hun­gría Me­jor, la Li­ga Norte en Ita­lia o el grie­go Ama­ne­cer Do­ra­do. El tal Ban­non, al que Trump aca­ba de nom­brar su con­se­je­ro es­tra­té­gi­co, di­ri­ge el por­tal de no­ti­cias Breit­bar, don­de apa­re­cen ti­tu­la­res co­mo el si­guien­te: “¿Pre­fe­ri­rías que tu hi­jo tu­vie­se cán­cer a que fue­ra fe­mi­nis­ta?”. Un asco. La úni­ca es­pe­ran­za con­tra la apa­tía de los vo­tan­tes es la enor­me mo­vi­li­za­ción que se es­tá pro­du­cien­do en EEUU por par­te de las or­ga­ni­za­cio­nes an­ti­rra­cis­tas y pro­de­re­chos hu­ma­nos. Oja­lá su on­da ex­pan­si­va lle­gue has­ta no­so­tros y sir­va pa­ra fre­nar a los pe­li­gro­sos su­pre­ma­cis­tas blan­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.