600.000

Tiempo - - ACTUALIDAD -

la exis­ten­cia de in­gre­sos su­fi­cien­tes en el sis­te­ma.

Ade­más, el por­cen­ta­je que re­pre­sen­te la pri­me­ra pen­sión de ju­bi­la­ción so­bre la ba­se re­gu­la­do­ra es­tá de­fi­ni­do, cal­cu­lán­do­se con las re­glas vi­gen­tes en el mo­men­to de la ju­bi­la­ción y te­nien­do en con­si­de­ra­ción di­ver­sos da­tos co­mo años co­ti­za­dos, ba­ses de co­ti­za­ción, edad a la que se ac­ce­de a la pen­sión. Por tan­to, la su­ma de los im­por­tes que per­ci­ba una per­so­na du­ran­te to­da su vi­da co­mo pen­sio­nis­ta no es un cálcu­lo fi­nan­cie­ro ac­tua­rial de sus apor­ta­cio­nes du­ran­te su vi­da la­bo­ral, pu­dien­do ex­ce­der con cre­ces las pres­ta­cio­nes re­ci­bi­das a las apor­ta­cio­nes. Di­cho ex­ce­so mul­ti­pli­ca­do por mi­llo­nes de pen­sio­nis­tas pue­de pro­vo­car ni­ve­les in­sos­te­ni­bles de pen­sio­nes.

De­mo­gra­fía.

El ac­tual sis­te­ma de pen­sio­nes co­rre un evi­den­te ries­go de­mo­grá­fi­co. Mien­tras la po­bla­ción cre­cía y la pi­rá­mi­de de po­bla­ción pre­sen­ta­ba una ba­se sen­si­ble­men­te su­pe­rior a las par­tes su­pe­rio­res de la mis­ma, el sis­te­ma fun­cio­na­ba sin pro­ble­mas. Se pre­vé que los pen­sio­nis­tas pa­sen de los 9 mi­llo­nes ac­tua­les a 15 mi­llo­nes en 2052. En con­se­cuen­cia, el nú­me­ro de per­so­nas que es­tán co­bran­do pen­sión por ca­da tra­ba­ja­dor en ac­ti­vo, se­gui­rá in­cre­men­tán­do­se pau­la­ti­na­men­te. La re­for­ma in­tro­du­ci­da en 2013 pa­ra pa­liar la di­fí­cil sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma, aun sien­do cons­cien­te de los pro­ble­mas in­tro­du­jo tí­mi­das me­di­das pa­ra pa­liar, que no so­lu­cio­nar, el pro­ble­ma de la sos­te­ni­bi­li­dad de las pen­sio­nes.

Au­men­tar los in­gre­sos del sis­te­ma aho­ra a tra­vés de una ma­yor im­po­si­ción a los ac­tua­les tra­ba­ja­do­res re­du­ci­rá su ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va ac­tual sin que es­té ga­ran­ti­za­do que a fu­tu­ro se pue­dan man­te­ner los ni­ve­les ad­qui­si­ti­vos de las pen­sio­nes.

Pa­ra evitar que el sis­te­ma de pen­sio­nes pú­bli­co pue­da su­frir las con­se­cuen­cias de un desas­tro­so es­que­ma Pon­zi, es in­elu­di­ble su re­for­ma en pro­fun­di­dad. Cuan­to más tiem­po pa­se, más gra­ve se­rá el pro­ble­ma en el fu­tu­ro.

Can­san­cio mor­tal

En chino se pro­nun­cia “guo­lao­si” y sig­ni­fi­ca, ni más ni me­nos, muer­te por ex­te­nua­ción. Es de­cir, tra­ba­jar y tra­ba­jar has­ta mo­rir de can­san­cio. Pues eso es lo que les pa­sa to­dos los años a 600.000 chi­nos en en su país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.