LA OMS RE­CO­MIEN­DA UNA IN­GES­TA DIA­RIA DEL 5% DE APOR­TE CA­LÓ­RI­CO

Tiempo - - A FONDO -

el Reino Uni­do es­tán en­tre los ma­yo­res con­su­mi­do­res, con un apor­te dia­rio del 16% al 17%. Hun­gría y No­rue­ga ten­drían los por­cen­ta­jes de con­su­mo más ba­jos.

Pe­ro las con­clu­sio­nes, co­mo ca­da vez que hay un te­ma po­lé­mi­co en el que in­ter­vie­nen dis­tin­tos lob­bies, va­rían se­gún la fuen­te con­sul­ta­da: el año pa­sa­do la re­vis­ta Nu­trients pu­bli­ca­ba el es­tu­dio “In­ges­ta, per­fil y fuen­tes de ener­gía en la po­bla­ción es­pa­ño­la: re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos del es­tu­dio cien­tí­fi­co ANIBES”. En di­cho in­for­me se con­fir­ma­ba ese por­cen­ta­je del 17% dia­rio de azú­ca­res, pe­ro se de­cía que es­ta­ba en la me­dia de la po­bla­ción eu­ro­pea. Sin em­bar­go, otros da­tos (de con­gre­sos de nu­tri­cio­nis­tas en es­te ca­so) ha­blan de un au­men­to del con­su­mo en tres dé­ca­das de 2,7 ki­los de azú­car por per­so­na y año a 36 ki­los.

Sea co­mo fue­re, lo que es evi­den­te es que se to­ma más azú­car que en el pa­sa­do y el pro­ble­ma no es so­lo el au­men­to de ali­men­tos “dul­ces”, sino que el azú­car se en­cuen­tra ocul­ta en mul­ti­tud de ali­men­tos co­mo pue­den ser los pla­tos pre­pa­ra­dos, la char­cu­te­ría, el pan de mol­de, los pe­pi­ni­llos, et­cé­te­ra. Y to­do es­to ha con­tri­bui­do (no so­lo, pe­ro sí en gran par­te) a un boom de la obe­si­dad y de la dia­be­tes en los paí­ses oc­ci­den­ta­les. “Se di­ce que en Es­ta­dos Uni­dos hay más obe­sos que en Es­pa­ña y es cier­to por­que por po­bla­ción, sim­ple­men­te, son más. Pe­ro si mi­ra­mos en por­cen­ta­je, aquí hay más. Una de ca­da seis per­so­nas adul­tas en Es­pa­ña es obe­sa y un da­to más san­gran­te aún: una de ca­da dos tie­ne so­bre­pe­so. Si nos va­mos a la po­bla­ción in­fan­til, un 26% tie­ne so­bre­pe­so”, afir­ma Ál­va­ro Sán­chez, nu­tri­cio­nis­ta en la clí­ni­ca Me­di­ca­diet.

Y la obe­si­dad no es la úni­ca la­cra de­ri­va­da de una ma­la ali­men­ta­ción, tam­bién es­tá la dia­be­tes: “En Es­pa­ña hay mil ca­sos de dia­be­tes ti­po 1 ca­da año, y de ti­po 2 la pa­de­cen cin­co mi­llo­nes de per­so­nas”. Y aña­de Sán­chez: “La OMS hi­zo unas pre­vi­sio­nes de dia­bé­ti­cos pa­ra 2020 y se le han que­da­do cor­tas”. El con­su­mo de azú­ca­res li­bres, in­clui­das las be­bi­das azu­ca­ra­das, es uno de los prin­ci­pa­les fac­to­res del au­men­to de la obe­si­dad y la dia­be­tes en el mun­do: los azú­ca­res li­bres en­glo­ban la glu­co­sa, la fruc­to­sa o el azú­car de me­sa que se aña­den ar­ti­fi­cial­men­te a las be­bi­das y co­mi­das, así co­mo los que es­tán pre­sen­tes de for­ma na­tu­ral en la miel o los zu­mos.

Pe­ro vol­va­mos a la pre­gun­ta que da tí­tu­lo a es­te reportaje, ¿pue­de con­si­de­rar­se el azú­car co­mo un ve­neno? “Sí, sí que lo es, el con­su­mo es muy ele­va­do y eso ge­ne­ra mu­chos pro­ble­mas de sa­lud. To­dos los es­tu­dios van ha­cia li­mi­tar el con­su­mo de azú­car, más in­clu­so que li­mi­tar el de gra­sas. Se de­be­ría con­su­mir co­mo to­pe una cu­cha­ra­da de azú­car al día, el 10% de la ener­gía, y se es­tá con­su­mien­do mu­cho más”, ex­pli­ca Sán­chez.

“Es un pe­li­gro por­que se tra­ta de ca­lo­rías va­cías, no te apor­ta nin­gún nu­trien­te más allá de las ca­lo­rías. Su con­su­mo no ha pa­ra­do de au­men­tar, hay que huir de los ali­men­tos con azú­car aña­di­do, los más pe­li­gro­sos son las be­bi­das re­fres­can­tes”, di­ce J.M. Mu­let, au­tor del li­bro Co­mer sin mie­do y pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia.

El pro­ble­ma es que lo con­su­mi­mos sin ser cons­cien­tes de ello, al es­tar pre­sen­te en ali­men­tos ela­bo­ra­dos y sa­la­dos, en los que no ima­gi­na­ría­mos es­te in­gre­dien­te: “Co­mo con­ser­van­te so­lo se uti­li­za en can­ti­da­des muy ele­va­das, pa­ra mer­me­la­das y com­po­tas, don­de la con­cen­tra­ción al­tí­si­ma de azú­car pre­vie­ne el cre­ci­mien­to de mi­cro­bios. En reali­dad se uti­li­za por el sa­bor, y pa­ra en­mas­ca­rar sa­bo­res áci­dos. Es el mo­ti­vo por el que se en­cuen­tra pre­sen­te en mu­chos pro­duc­tos que lle­van to­ma­te co­mo el két­chup o las sal­sas de to­ma­te, don­de la pre­sen­cia de azú­car ma­ta la aci­dez de es­ta hor­ta­li­za”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Mu­let.

El pro­ble­ma es que la ma­yo­ría no lee las eti­que­tas: de he­cho, en de­ter­mi­na­dos paí­ses es­tán so­li­ci­tan­do que se pon­gan se­má­fo­ros de dis­tin­to co­lor (el ro­jo se­ría el de ma­yor aler­ta) cuan­do el ali­men­to con­ten­ga mu­cho azú­car o gra­sas sa­tu­ra­das, una for­ma fá­cil y sen­ci­lla de en­ten­der que no es sa­lu­da­ble. “Nor­mal­men­te en la ta­bla ca­ló­ri­ca de las eti­que­tas vie­ne el con­te­ni­do de azú­car, in­di­ca­do en gra­mos, pe­ro el pro­ble­ma es que la gen­te no las en­tien­de. Ade­más, mu­chos so­lo mi­ran las ca­lo­rías y lo que hay que ha­cer es mi­rar los nu­trien­tes, es de­cir, de dón­de vie­nen esas ca­lo­rías. Lo pe­li­gro­so no es que un ali­men­to sea ca­ló­ri­co, sino de dón­de ven­gan

Mu­chas per­so­nas con­su­men azú­car co­mo com­pen­sa­ción tras un mal día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.