EX­PE­RI­MEN­TOS CON ROE­DO­RES RE­VE­LAN QUE PRE­FIE­REN EL AZÚ­CAR A LA CO­CAÍ­NA

Tiempo - - A FONDO - Www.tiem­po­dehoy.com

las ca­lo­rías: “¿Cuá­les son los nu­trien­tes bue­nos pa­ra el cuer­po? Es una bue­na pre­gun­ta, en re­su­men, to­dos, ex­cep­to, y siempre en ex­ce­so, las gra­sas sa­tu­ra­das, el so­dio y el azú­car, que son los tres que hay que mi­rar en la eti­que­ta”, ex­pli­ca Sán­chez. Qui­zás re­cuer­den ese epi­so­dio de Los Sim­pson don­de Ho­mer re­ga­la a Mar­ge una má­qui­na pa­ra ha­cer go­lo­si­nas en ca­sa y tan­to él co­mo los críos aca­ban en­gan­cha­dos a una enor­me bo­la de azú­car. Res­pec­to a su ca­pa­ci­dad de adic­ción hay con­tro­ver­sia, si bien son nu­me­ro­sos los es­tu­dios que con­fir­man que sí, que re­sul­ta­ría adic­ti­vo.

Por ejem­plo, cien­tí­fi­cos del Con­nec­ti­cut Co­lle­ge hi­cie­ron un ex­pe­ri­men­to con ra­tas de la­bo­ra­to­rio, co­caí­na y azú­car. Cuan­do los roe­do­res po­dían ele­gir el azú­car, la eli­gie­ron, in­clu­so las ra­tas que ha­bían pro­ba­do pre­via­men­te la co­caí­na. Al mo­ni­to­ri­zar los mar­ca­do­res de ac­ti­vi­dad del nú­cleo ac­cum­bens, la par­te del ce­re­bro res­pon­sa­ble del pla­cer y la adic­ción, los cien­tí­fi­cos vie­ron que con el azú­car se ac­ti­va­ban más neu­ro­nas que con las dro­gas. “Hay es­tu­dios que prue­ban que afec­ta al sis­te­ma ner­vio­so. Lo que su­ce­de con lo dul­ce es que es al­go gra­to, es fá­cil que te dé una sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta, y eso ge­ne­ra com­pul­si­vi­dad, crea un há­bi­to, eso a la lar­ga sí que pue­de ser adic­ti­vo”, se­ña­la ál­va­ro Sán­chez. Tam­bién se ha vis­to que en los ni­ños el azú­car dis­mi­nu­ye con­si­de­ra­ble­men­te la aten­ción y ele­va el ries­go de ira.

“Mu­cha gen­te lo con­su­me cuan­do tie­ne un mal día (son co­rrien­tes las es­ce­nas en pe­lí­cu­las de mu­je­res de­pri­mi­das co­mién­do­se un ki­lo de he­la­do fren­te a la te­le), es­to es muy co­mún y ge­ne­ra un pro­ble­ma de con­duc­ta ali­men­ta­ria. De he­cho, cuan­do se tra­ta un pro­ble­ma de con­su­mo de azú­car se re­quie­re ayuda psi­co­ló­gi­ca, en­se­ñar a con­tro­lar los es­tí­mu­los”, con­ti­núa el nu­tri­cio­nis­ta de Me­di­ca­diet.

Cuan­do se con­su­me azú­car, pa­sa rá­pi­da­men­te a las cé­lu­las y en­ton­ces el cuer­po ge­ne­ra mu­cha in­su­li­na. “Su­ce­de en­ton­ces que te ape­te­ce más azú­car, al fi­nal si con­su­mes mu­cho se pro­du­ce un bai­le de glu­co­sa en tu cuer­po, el cual no aca­ba iden­ti­fi­can­do bien la in­su­li­na y se ter­mi­na con una dia­be­tes –ad­vier­te Sán­chez–. Una cu­cha­ra­da de azú­car de me­sa (sa­ca­ro­sa) son ca­lo­rías va­cías que no apor­tan nin­gún nu­trien­te más y se ab­sor­be de for­ma muy rá­pi­da, lo que pro­vo­ca subidas rá­pi­das de in­su­li­na. La glu­co­sa, uno de los azú­ca­res, es la prin­ci­pal fuen­te ener­gé­ti­ca de la cé­lu­la, por lo que es ne­ce­sa­ria pa­ra vi­vir, pe­ro si te­ne­mos una die­ta po­bre en azú­car nues­tro cuer­po es ca­paz de sin­te­ti­zar­la a par­tir de otros nu­trien­tes por un pro­ce­so bio­quí­mi­co lla­ma­do glu­co­neo­ge­ne­sis”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.