Nihil ad­mi­ra­ri

Tiempo - - VIVIR -

Ha re­sul­ta­do tan sen­ci­llo, de­ma­sia­do en reali­dad, ri­di­cu­li­zar a Do­nald Trump des­de el ini­cio. Co­mo si to­do en la per­so­na (o más bien en el per­so­na­je, pues así ha si­do pre­sen­ta­do ca­si siempre) in­vi­ta­ra al chis­te. Ha si­do fá­cil ri­di­cu­li­zar su as­pec­to y su in­du­men­ta­ria, ese ca­be­llo que se mue­ve en­tre el bi­so­ñé fa­lli­do y el cas­co es­pa­cial de las no­ve­li­tas pulp; ese ros­tro enor­me, cua­dra­do, que pa­re­ce ar­ci­lla re­cién mo­de­la­da; esos tra­jes azu­les de en­te­rra­dor con la cor­ba­ta ro­ja que ame­na­za lle­gar has­ta las ro­di­llas. Ha si­do fá­cil ri­di­cu­li­zar su vul­ga­ri­dad, tan ale­ja­da de la iro­nía so­fis­ti­ca­da o de la glo­sa opor­tu­na, tan aje­na a la anéc­do­ta de ma­nual de his­to­ria de las men­ta­li­da­des. Ha si­do fá­cil ri­di­cu­li­zar sus con­fi­den­cias de ba­rra de bar con­ver­ti­das en dog­mas de cier­ta es­pi­ri­tua­li­dad ame­ri­ca­na, su lla­ma­mien­to a re­cu­pe­rar una esen­cia na­cio­nal que na­die ha vis­to pe­ro que no por ello con­mue­ve me­nos a quie­nes creen en ella. Ha si­do fá­cil ri­di­cu­li­zar su ra­cis­mo, su xe­no­fo­bia, su mi­so­gi­nia, su lo­cua­ci­dad, su co­pro­la­lia, su de­sin­te­rés por el res­to del pla­ne­ta. Po­bre ti­po, han di­cho las re­dac­cio­nes de pe­rió­di­co des­de Ca­na­dá has­ta Aus­tra­lia, des­de Is­lan­dia a Su­dá­fri­ca; po­bre fan­fa­rrón, han re­pe­ti­do los es­pe­cia­lis­tas biem­pen­san­tes de la biem­pen­san­te Eu­ro­pa; po­bre idio­ta que pien­sa que lle­ga­rá a al­gu­na par­te con su za­fie­dad. Ha si­do fá­cil ri­di­cu­li­zar in­clu­so a la mu­jer que lo acom­pa­ña, a su lar­ga y ex­ten­sa fa­mi­lia, fru­to de una vi­da de al­co­ba si­nuo­sa. En el lí­mi­te, ha si­do in­clu­so fá­cil ri­di­cu­li­zar su for­tu­na, la al­fom­bra de di­ne­ro so­bre la que ca­mi­na des­de que se le­van­ta ca­da ma­ña­na. Co­mo si, por una vez, ser ri­co fue­ra una prue­ba

Icre­cien­te de­sen­can­to. Trump no ha des­cu­bier­to nin­gún Me­di­te­rrá­neo al sin­to­ni­zar con éxi­to esa fre­cuen­cia. Bas­ta pen­sar que muy cer­ca de no­so­tros, en el país más be­llo de Eu­ro­pa, en la cu­na de tan­ta ele­gan­cia, de tan­ta cul­tu­ra, de tan­tos lo­gros de la sen­sua­li­dad y de la in­te­li­gen­cia, Sil­vio Ber­lus­co­ni, otro hom­bre fá­cil de ri­di­cu­li­zar, fue je­fe de Go­bierno en tres oca­sio­nes, du­ran­te más de ocho años. Así que, des­pués de to­do, qui­zá no ha­ya na­da de que ad­mi­rar­se, nihil ad­mi­ra­ri, sal­vo la tozuda, reite­ra­da, gi­gan­tes­ca ce­gue­ra en la que vi­vi­mos con res­pec­to a aque­llo que nos es más cer­cano: nues­tras pro­pias mo­ti­va­cio­nes. Que es co­mo de­cir, nues­tros pro­pios de­seos y mie­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.