Isa­bel Pan­to­ja vuel­ve re­ju­ve­ne­ci­da

La fol­cló­ri­ca re­gre­sa a los es­ce­na­rios tras dos años. En su reapa­ri­ción se ha de­ja­do ver más ju­ve­nil. Su as­pec­to fí­si­co ha si­do co­men­ta­do no so­lo por su del­ga­dez sino por unos pe­que­ños re­to­ques en el ros­tro.

Tiempo - - VIVIR - JE­SÚS MARIÑAS

De­cep­cio­nó a sus en­fer­vo­ri­za­das fans. Son de lo que ya no que­da: pa­sa­ron del en­tu­sias­mo al de­sen­can­to na­da más ver­la pi­sar el es­ce­na­rio con el gar­bo de siempre. Na­die co­mo ella lo pa­sea así. Otra co­sa era su ca­ra pre­sun­ta­men­te re­ju­ve­ne­ci­da. Pe­ro, ¿qué es es­to? Veían y no creían an­te su ído­lo, más de­for­ma­do que her­mo­sea­do. So­bre­sa­lían re­don­dos pó­mu­los, el la­bio su­pe­rior con te­ja­di­llo es­ti­lo Ca­ye­ta­na y tam­bién na­ri­ci­ta si­mi­lar a la de Isa­bel Preys­ler, apén­di­ce que ha­ce años sus­ti­tu­yó al pa­ta­tón aplas­ta­do que mar­ca­ba su bar­bi­lla par­ti­da. Se apun­tó al cam­bio con me­jo­res re­sul­ta­dos. Mi­ren y com­pa­ren. El efec­to bó­tox su­peró al nue­vo-vie­jo dis­co y na­da in­tere­sa­ron las can­cio­nes de Juan Ga­briel, al­gu­nas can­ta­das por él ha­ce vein­te años. Ni las mo­der­ni­za­ron y so­lo hay cua­tro te­mas iné­di­tos. En­tre ellos, uno crea­do pa­ra Ro­cío Dúr­cal, que se fue an­tes de gra­bar­lo. Un tiem­po las en­fren­ta­ron en pug­na por a cuál que­ría más el can­tau­tor. Él creó la nue­va Dúr­cal de ran­che­ras co­mo Fue tan fá­cil tu ca­ri­ño, con los pri­me­ros años ca­si ño­ños ma­ne­ja­da por Luis Sanz, crea­dor de ído­los. Ro­cío fue su obra maes­tra.

Su per­so­na­li­dad no co­no­cía ba­rre­ras, al­go trans­mi­ti­do a la Dúr­cal, en­fren­ta­da a es­ta Isa­bel Pan­to­ja más mor­bo­sa por sus dos años y 23 días a pan y agua en­car­ce­la­da en Al­ca­lá de Gua­dai­ra su­pues­ta­men­te en­ga­ña­da por Ju­lián Mu­ñoz, que du­ran­te un año le in­gre­sa­ba 3.000 eu­ros dia­rios en su cuen­ta co­rrien­te. Y ella sin sa­ber­lo. Vi­vía en las nu­bes, o tal di­jo a los jue­ces que, co­mo al exalcalde bi­go­tu­do, la en­ce­rra­ron. De­jó a May­te Zal­dí­var tras 27 años jun­tos y dos hi­jas, en una Mar­be­lla en pleno apo­geo pre­lu­dio de es­cán­da­los pos­te­rio­res y he­ren­cia de Je­sús Gil, que en Ju­lián vio un he­re­de­ro in­ca­paz de trai­cio­nar­lo. Por Mu­ñoz me re­con­ci­lié con la fol­cló­ri­ca, siempre de en­ga­ño en en­ga­ño con gol­pe de efec­to a sus vo­lan­tes.

Pen­sión dia­ria.

Por él de­jó de can­tar y to­dos nos pre­gun­tá­ba­mos qué ten­dría Ju­lián pa­ra en­tu­sias­mar­la de esa ma­ne­ra, in­com­pa­ra­ble con la be­lle­za ru­ral de Pa­qui­rri. Pe­ro al­go ten­dría, o le da­ría, ade­más de la pen­sión dia­ria pun­tual­men­te in­gre­sa­da. Des­pués de cua­tro me­ses go­ber­nan­do lo echó un tri­par­ti­to tam­bién de aquí te es­pe­ro. De él si­gue en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do Car­li­tos Fer­nán­dez, el más inofen­si­vo de los tres. So­lo fue­ron su­pues­tos re­ge­ne­ra­do­res de las ar­cas. Lue­go Ju­lián se hi­zo má­na­ger de la can­tan­te. Pa­só y se ol­vi­dó de pre­ten­sio­nes po­lí­ti­cas, se car­gó a la Ma­ría Na­va­rro que En­car­na Sán­chez pu­so a su ser­vi­cio, y se li­mi­tó a se­guir­la y con­tra­tar­la que­dán­do­se, eso sí, el 30% de los con­tra­tos.

Pa­qui­rrín se unió a la trou­pe y re­cuer­do una fe­ria de San Jai­me en Va­len­cia, él res­tre­gan­do bi­go­tón en la ca­ra aho­ra dis­tin­ta de la to­na­di­lle­ra aho­ra ba­la­dis­ta. Es el des­tino de quie­nes fue­ron gran­des de la lla­ma­da can­ción es­pa­ño­la. Pa­só su épo­ca, y son eter­nos tí­tu­los clá­si­cos crea­dos de Concha Pi­quer a la ter­nu­ra en-

Mi­reia Canalda con Fe­li­pe Ló­pez El­sa An­ka

La­ra Di­bil­dos con Pe­dro Már­quez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.