RUBÉN OCHAN­DIANO

Tiempo - - VIVIR - AC­TOR HER­NAN­DO F. CA­LLE­JA

Se atre­ve con un per­so­na­je, el Tar­tu­fo de Mo­liè­re, que ha mar­ca­do la tra­yec­to­ria de gran­des ac­to­res. El mie­do ini­cial lo su­pera a ba­se de pro­fe­sio­na­li­dad y tra­ba­jo, no­tas dis­tin­ti­vas de un ac­tor jo­ven que lle­ga­rá a gran­de.

¿Qué le sus­ci­ta a un ac­tor jo­ven un per­so­na­je ar­que­tí­pi­co y só­li­do co­mo Tar­tu­fo, que, por cier­to, en una épo­ca re­pre­sen­tar­lo aca­rrea­ba la ex­co­mu­nión?

Es un per­so­na­je que des­pier­ta en mí un poco de mie­do, co­mo siempre que he in­ter­pre­ta­do gran­des per­so­na­jes. Aho­ra el mie­do es­tá un poco mi­ti­ga­do por el he­cho de que hay un di­rec­tor, Gó­me­zF­riha, y una com­pa­ñía co­mo Ve­ne­zia Teatro, que tie­nen una ma­ne­ra de mi­rar el teatro, de pro­po­ner en el es­ce­na­rio, que me atrae.

Uno se ex­pli­ca el mie­do so­bre to­do por com­pa­ra­cio­nes con gran­des de la es­ce­na que hi­cie­ron su­yo a Tar­tu­fo, co­mo Mar­si­llach, que hi­zo 462 re­pre­sen­ta­cio­nes.

An­tes de acep­tar el en­car­go tu­ve unas cuan­tas con­ver­sa­cio­nes con el di­rec­tor pa­ra ase­gu­rar­me de que la lec­tu­ra que que­ría­mos dar fue­ra si­mi­lar, y con es­tos mim­bres ar­ma­dos, el mie­do ha des­apa­re­ci­do y el tra­ba­jo aho­ra es­tá sien­do muy nu­tri­ti­vo y pla­cen­te­ro.

Ha­blan­do de mie­dos y tra­tán­do­se de los clá­si­cos, a mí me dan mie­do al­gu­nas ver­sio­nes o ac­tua­li­za­cio­nes que se ha­cen. ¿Qué ha he­cho Pe­dro Vi­llo­ra con Mo­liè­re?

Aho­ra pre­gun­to yo: ¿y por qué mie­do?

Por­que co­mo el au­tor no pue­de pro­tes­tar, se ha­cen ver­sio­nes ac­tua­li­za­das que des­vir­túan la obra, ca­si siempre pa­ra tri­via­li­zar­la, en aras de una su­pues­ta me­jor com­pren­sión.

La pa­la­bra ac­tua­li­za­ción no es la que se ajus­ta a lo que Pe­dro Vi­llo­ra ha he­cho con el tex­to. Ha he­cho una ver­sión que fa­ci­li­ta el mon­ta­je en tér­mi­nos de pro­duc­ción. Pa­ra una com­pa­ñía in­de­pen­dien­te, co­mo Ve­ne­zia Teatro, es muy com­pli­ca­do un mon­ta­je de mu­chos ac­to­res. Es una ver­sión ex­qui­si­ta, con un len­gua­je cui­da­dí­si­mo y tan pre­ci­so que ca­si cons­tru­ye el per­so­na­je. No nie­go, sin em­bar­go, que mi pro­pues­ta y la del di­rec­tor tras­cien­den un poco el cli­ché más tra­di­cio­nal.

¿En qué sen­ti­do?

Ca­si siempre que se re­pre­sen­ta a Mo­liè­re, se po­ne el acen­to en el hu­mor. Pe­ro sus per­so­na­jes tie­nen mu­cha más vi­da. Ha­ce una crí­ti­ca so­cial fuer­te y moral muy con­tun­den­te y pa­ra mí era muy im­por­tan­te tra­tar de no juz­gar al per­so­na­je, plan­tear­lo co­mo al­guien que se sien­te de verdad co­mo un ele­gi­do de Dios, que no so­lo es un ma­ni­pu­la­dor, sino que tie­ne esa neu­ro­sis de sen­tir­se ele­gi­do y con una do­ble moral que le ha­ce com­por­tar­se co­mo lo ha­ce. Y sa­ca ta­ja­da de ello, co­mo tan­tos en to­das las épo­cas.

En el ci­ne ha tra­ba­ja­do con los di­rec­to­res es­pa­ño­les de ma­yor pres­ti­gio y ha ad­qui­ri­do una pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal, sin em­bar­go no pa­re­ce que el ci­ne es­pa­ñol ac­tual es­té en su de­vo­cio­na­rio.

He tra­ba­ja­do con Al­mo­dó­var, Icíar Bo­llaín, Ar­men­dá­riz y otros muy in­tere­san­tes. Es cier­to que en los úl­ti­mos años exis­te una ten­den­cia por par­te de la pro­duc­ción de tra­tar de ha­cer la pe­lí­cu­la del año a ni­vel eco­nó­mi­co, ci­ne pa­ra to­dos los pú­bli­cos que es­tá ha­cien­do que el ci­ne que yo co­no­cí ha­ce unos años des­apa­rez­ca. Eso es lo que no me gus­ta. Se ha­cen pe­lí­cu­las muy muy pe­que­ñas o con vo­ca­ción de ser la pe­lí­cu­la pa­lo­mi­te­ra del año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.