Ra­joy, “piel de ele­fan­te”, ini­cia otra eta­pa en el PP

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS

Ri­ta Bar­be­rá fa­lle­ció de re­pen­te en un ho­tel de Madrid, ca­si en­fren­te del Con­gre­so de los Dipu­tados, y mi­nu­tos an­tes de que se ce­le­bra­ra la pri­me­ra se­sión de con­trol par­la­men­ta­rio al Go­bierno. To­do muy de re­pen­te y tam­bién el mi­nu­to que le de­di­có la Cá­ma­ra –era se­na­do­ra– y en el que Pa­blo Igle­sias y al­gu­nos de los su­yos re­cha­za­ron par­ti­ci­par, al­go que sí hi­cie­ron, con Joan Bal­do­ví a la ca­be­za, los dipu­tados de Com­pro­mís. Al César lo que es del César.

La des­apa­ri­ción re­pen­ti­na de Ri­ta Bar­be­rá eclip­só el con­trol par­la­men­ta­rio e im­pi­dió com­pro­bar, de ver­dad, cuál va a ser el tono de los en­fren­ta­mien­tos/ co­la­bo­ra­cio­nes en­tre el Go­bierno-PP y el PSOE. An­to­nio Her­nan­do, co­mo es­ta­ba pre­vis­to, pre­gun­tó a Ra­joy so­bre el des­em­pleo. El pre­si­den­te con­tes­tó y el por aho­ra lí­der de los so­cia­lis­tas en el Con­gre­so elu­dió car­gar las tin­tas. No era el mo­men­to, al­go que, sin em­bar­go, aña­de con­fu­sión a un ini­cio real de le­gis­la­tu­ra al­go des­la­va­za­do.

La for­ma­ción del nue­vo Go­bierno y sus pri­me­ros pa­sos han re­du­ci­do mu­cho los ru­mo­res que cir­cu­lan por Madrid y que, des­de lue­go, no son ca­tas­tró­fi­cos co­mo los de ha­ce me­ses y los que Jo­sep Pla des­gra­na­ba en sus cró­ni­cas de la Re­pú­bli­ca. Ma­riano Ra­joy, “piel de ele­fan­te” –An­ge­la Mer­kel di­xit–, vi­ve, sin nin­gu­na du­da, su me­jor mo­men­to po­lí­ti­co des­de ha­ce mu­chos me­ses. De es­tar ca­si no­quea­do y sin prác­ti­ca­men­te mo­ver­se del mis­mo si­tio pre­si­de uno de los Go­bier­nos más es­ta­bles y, a pe­sar de to­do, más es­ta­bles de Eu­ro­pa.

El in­qui­lino de La Mon­cloa, que aho­ra más que nun­ca es in­con­tes­ta­ble e in­con­tes­ta­do en su pro­pio par­ti­do, vol­ve­rá a ser re­ele­gi­do, ca­si a la búl­ga­ra, lí­der del Par­ti­do Po­pu­lar en el con­gre­so que la or­ga­ni­za­ción ce­le­bra­rá a me­dia­dos de fe­bre­ro. Abri­rá tam­bién una nue­va eta­pa del PP, en la que el fa­lle­ci­mien­to de Ri­ta Bar­be­rá qui­zá sea el sím­bo­lo de una era, en la que Ra­joy po­dría se­guir en pri­me­ra lí­nea una lar­ga tem­po­ra­da. Des­de lue­go, si hu­bie­ra que vol­ver a ade­lan­tar elec­cio­nes, Ra­joy se­ría otra vez el can­di­da­to del PP y tam­bién si esos co­mi­cios lle­gan den­tro de un par de años, aun­que en eso tam­bién in­flui­rá el ca­da vez más com­ple­jo es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal.

Aho­ra, Ma­riano Ra­joy, “piel de ele­fan­te”, deja ha­cer y en­car­ga a sus mi­nis­tros que sa­quen ade­lan­te los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do y la vi­ce­pre­si­den­ta que mue­va fi­cha en Ca­ta­lu­ña. Lo ur­gen­te son los Pre­su­pues­tos, res­pon­sa­bi­li­dad del mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, pe­ro que en es­ta oca­sión hay que ne­go­ciar con los so­cia­lis­tas y con Ciu­da­da­nos. Y si Mon­to­ro ha­bla con los dipu­tados del PSOE Pe­dro Saura y Va­le­riano Gó­mez, Luis de Guin­dos lo ha­ce con Luis Ga­ri­cano, el hom­bre de la eco­no­mía de Albert Ri­ve­ra, y con el Fi­nan­cial Ti­mes, que tam­bién im­por­ta, y mu­cho. Ra­joy, es la mar­ca de la ca­sa, ig­no­ra por una par­te y por otra per­mi­te pug­nas y ri­fi­rra­fes en un equi­po mi­nis­te­rial cien por cien ma­ria­nis­ta.

Fe­li­pe Gon­zá­lez ama­ga –y con­fun­de a al­gu­nos– con un apo­yo, que su­gie­re que no ha­ce pa­ra no per­ju­di­car­le, a Su­sa­na Díaz. Mien­tras, en­tre los so­cia­lis­tas cir­cu­la la bro­ma de que Pe­dro Sán­chez pa­re­ce que ya ha re­pa­ra­do su co­che y que, aho­ra sí, co­men­za­rá a re­co­rrer Es­pa­ña en su teó­ri­ca pre­ten­sión de vol­ver a ser se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, por­que

GO­BIER­NA EN MI­NO­RÍA, PE­RO RA­JOY ES­TÁ EN UNO DE SUS ME­JO­RES MO­MEN­TOS PO­LÍ­TI­COS DES­DE HA­CE ME­SES Y AL INI­CIO DE UNA NUE­VA ERA EN EL PP. SA­BE QUE TIE­NE QUE PAC­TAR CA­SI TO­DO, PE­RO TAM­PO­CO ACEP­TA­RÁ UNA SE­RIE IN­TER­MI­NA­BLE DE DE­RRO­TAS PAR­LA­MEN­TA­RIAS Y PUE­DE UTI­LI­ZAR EL ADE­LAN­TO ELEC­TO­RAL CUAN­DO MÁS LE CON­VEN­GA

di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.