Ope­ra­ción diá­lo­go.

Tiempo - - PORTADA -

Cin­co días an­tes de vol­ver a ser in­ves­ti­do pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy asis­tió a uno de los desa­yu­nos in­for­ma­ti­vos que fre­cuen­te­men­te tie­nen lu­gar en Madrid. Fue al ho­tel Pa­la­ce pa­ra es­cu­char al por­ta­voz del PP en el Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña, Xa­vier Gar­cía Al­biol, quien pro­cla­mó que el de­sa­fío so­be­ra­nis­ta ca­ta­lán se­ría la “prio­ri­dad” de la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra. Des­pués de más de nue­ve me­ses de zo­zo­bra po­lí­ti­ca, ese día ya es­ta­ba cla­ro que el PSOE le da­ría la abs­ten­ción al PP. Qui­zá por eso, las pa­la­bras del ma­yor re­fe­ren­te del PP en Ca­ta­lu­ña so­na­ron a co­mo si el pro­pio Ra­joy fi­ja­ra por su bo­ca sus prio­ri­da­des. “De­be­mos re­cu­pe­rar en Ca­ta­lu­ña lo que sig­ni­fi­ca Es­pa­ña en­tre los ca­ta­la­nes, nues­tra esen­cia co­mo na­ción, así co­mo au­men­tar la re­pre­sen­ta­ción del Es­ta­do en Ca­ta­lu­ña”, di­jo Gar­cía-Al­biol. En la me­sa pre­si­den­cial, de ma­yo­res di­men­sio­nes de lo que sue­le ser ha­bi­tual en es­tos ac­tos, es­cu­cha­ban al por­ta­voz en el Par­la­ment la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PP y los vi­ce­se­cre­ta­rios, los por­ta­vo­ces en el Con­gre­so y el Se­na­do y otros di­ri­gen­tes, en prin­ci­pio de se­gun­da fi­la pe­ro que se­ma­nas des­pués se al­za­rían con im­por­tan­tes car­gos en el nue­vo Go­bierno. Tam­bién es­ta­ba So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, que co­mo los de­más es­cu­chó a Gar­cía-Al­biol pe­dir una es­tra­te­gia pa­ra de­jar cla­ro lo que “sig­ni­fi­ca Es­pa­ña en Ca­ta­lu­ña”. Una se­ma­na y me­dia des­pués, era con­fir­ma­da en su car­go de vi­ce­pre­si­den­ta y mi­nis­tra de la Pre­si­den­cia, al que se aña­día la car­te­ra de Ad­mi­nis­tra­cio­nes Te­rri­to­ria­les en la que Ra­joy le en­tre­ga­ba la res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro tam­bién el even­tual éxi­to o fra­ca­so, de ha­llar una so­lu­ción pa­ra el de­sa­fío so­be­ra­nis­ta ca­ta­lán, que tie­ne pre­vis­to ce­le­brar un re­fe­rén­dum uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia en ju­nio de 2017.

La vi­ce­pre­si­den­ta se ha em­bar­ca­do en la ope­ra­ción diá­lo­go, co­mo la ha ca­li­fi­ca­do no sin iro­nía el con­se­je­ro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y Re­la­cio­nes Ins­ti­tu­cio­na­les de la Ge­ne­ra­li­tat, Raül Ro­me­va. En­tre las ex­pec­ta­ti­vas, fi­gu­ran con­cre­cio­nes en ofer­tas ya su­ge­ri­das en ma­te­ria de infraestructuras, trans­por­tes, ser­vi­cios so­cia­les o asis­ten­cia fi­nan­cie­ra. En­tre las cer­te­zas, un cam­bio de ta­lan­te. A par­tir de aho­ra, Ra­joy quie­re de­rro­char diá­lo­go en Ca­ta­lu­ña y ha pues­to al fren­te a una di­ri­gen­te que, co­mo vi­ce­pre­si­den­ta, pue­de echar mano a las com­pe­ten­cias de cual­quier mi­nis­te­rio re­la­cio­na­do con cual­quier cues­tión que pue­dan alla­nar el ca­mino ha­cia un acuer­do en­tre el Go­bierno cen­tral y la Ge­ne­ra­li­tat. Ha­ce unos días, Sáenz de San­ta­ma­ría pre­gun­ta­ba al se­na­dor con­ver­gen­te Jo­sep Lluís Cle­ries de qué que­rían ha­blar en aras del con­sen­so. “¿De infraestructuras, del co­rre­dor me­di­te­rrá­neo, de ser­vi­cios so­cia­les, del FLA [Fon­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.