Te­rre­mo­to Trump: lo que pa­só y lo que es muy pro­ba­ble que pa­se

Tiempo - - LA CRONICA - JO­SÉ ONE­TO

1. Lo que pue­de pa­sar a par­tir del 20 de enero de 2017 En los cien pri­me­ros días tras la to­ma de po­se­sión, el 20 de enero, del nue­vo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, se­rán de­por­ta­dos tres millones de in­mi­gran­tes, se­gún anun­ció el pro­pio pre­si­den­te elec­to tras su vic­to­ria. Se em­pe­za­rá por los que tie­nen al­gún an­te­ce­den­te pe­nal o por com­por­ta­mien­to que de­no­te pe­li­gro so­cial, aun­que no ha­yan si­do con­de­na­dos en fir­me. Es­te se­rá el pri­mer pa­so de una ope­ra­ción más am­plia que su­pon­drá la de­por­ta­ción de 11 millones de in­mi­gran­tes que no tie­nen sus pa­pe­les en re­gla y la cons­truc­ción de un mu­ro en la fron­te­ra en­tre EEUU y Mé­xi­co. Eu­ro­pa de­be­rá apor­tar más fon­dos pa­ra su de­fen­sa y no ten­drá más re­me­dio que apro­bar una po­lí­ti­ca de de­fen­sa co­mún. Los bri­tá­ni­cos se­rán los más be­ne­fi­cia­dos por el tsu­na­mi Trump, por­que se les pro­pon­drá un tra­ta­do co­mer­cial que rom­pe­rá el ais­la­mien­to de Lon­dres. La re­la­ción con Ru­sia da­rá un gi­ro ra­di­cal ya que el nue­vo pre­si­den­te piensa co­lo­car a Vla­di­mir Pu­tin a su ni­vel, lo que le per­mi­ti­rá re­cu­pe­rar una par­te del “or­gu­llo ru­so”, que su­frió un du­ro gol­pe tras la caí­da del Mu­ro del Berlín y la des­com­po­si­ción de la Unión So­vié­ti­ca. Se re­ne­go­cia­rá el acuer­do con Irán y ha­brá un acer­ca­mien­to al si­rio Ba­char Al As­sad.

El sis­te­ma in­ter­na­cio­nal y el man­da­to de co­mer­cio li­be­ral res­pal­da­do por Es­ta­dos Uni­dos des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial se de­sin­te­gra­rán pron­to. Se dis­cer­ni­rá el equi­li­brio de po­der asiá­ti­co. En Ru­sia, Pu­tin ten­drá las ma­nos li­bres pa­ra ac­tuar en Eu­ro­pa del Es­te. Una se­rie de mu­ros, me­ta­fó­ri­cos y reales, obs­trui­rán el flu­jo mun­dial de bie­nes y ca­pi­ta­les que aho­ra nos pa­re­ce tan na­tu­ral. El acuer- do so­bre el cli­ma de Pa­rís de­ge­ne­ra­rá en una ley de la sel­va, por­que ni Trump ni su círcu­lo más in­ti­mo creen en el cam­bio cli­má­ti­co. Quie­nes abo­gan por la de­mo­cra­cia en lu­ga­res di­fí­ci­les ya no po­drán con­tar con el li­de­raz­go mo­ral y la pre­sión di­plo­má­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se. Se agu­di­za­rán los en­fren­ta­mien­tos ra­cia­les in­ter­nos, no so­lo con los afro­ame­ri­ca­nos, sino con los la­ti­nos. Es­tas se­rán, en lí­neas ge­ne­ra­les, al­gu­nas de las con­se­cuen­cias del triunfo de Trump el 8 de no­viem­bre en unas elec­cio­nes que han su­pues­to un te­rre­mo­to po­lí­ti­co mun­dial y cu­yos efec­tos co­men­za­rán a ma­ni­fes­tar­se en menos de dos me­ses, tras un pe­rio­do de tran­si­ción que, aun­que con pro­tes­tas en las ca­lles (ba­jo el es­lo­gan “Es­te no es nues­tro pre­si­den­te”), trans­cu­rre con nor­ma­li­dad y con la es­pe­ran­za de que to­do lo que el nue­vo pre­si­den­te pro­me­tió en la cam­pa­ña elec­to­ral, es­qui­zo­fré­ni­ca, llena de in­sul­tos y des­ca­li­fi­ca­cio­nes, tram­pas y ma­nio­bras que han sem­bra­do odio (y odio re­co­ge­rán), no se lle­gue nun­ca a cum­plir...

LA PRE­SI­DEN­CIA DEL CAN­DI­DA­TO RE­PU­BLI­CANO ES UNA AME­NA­ZA AL OR­DEN IN­TER­NA­CIO­NAL QUE PUE­DE TE­NER CON­SE­CUEN­CIAS DRA­MÁ­TI­CAS EN EEUU Y EL RES­TO DEL MUN­DO. EN EU­RO­PA CRE­CE EL TE­MOR A UN EFEC­TO CON­TA­GIO Y A LA CREA­CIÓN DE UNA IN­TER­NA­CIO­NAL PO­PU­LIS­TA

2. La cam­pa­ña del odio y la ira (y un mal re­sul­ta­do pa­ra la de­mo­cra­cia) La ira ha ga­na­do y la ra­bia de la pro­tes­ta ha ven­ci­do. Y el re­sul­ta­do, se­gún un pe­rió­di­co na­da ra­di­cal co­mo Le Mon­de, es que “un mul­ti­mi­llo­na­rio du­do­so, que no pa­ga im­pues­tos des­de ha­ce vein­te años, mien­te co­mo un sa­ca­mue­las, co­que­tea abier­ta­men­te con el ra­cis­mo, la xe­no­fo­bia y el se­xis­mo, y que ja­más ha ejer­ci­do nin­gún man­da­to elec­ti­vo o pú­bli­co, el re­pu­bli­cano Do­nald Trump, se ha con­ver­ti­do en el 45º pre­si­den­te de EEUU. Vis­ta des­de Pa­rís, la vic­to­ria de Trump, que se pro­du­ce des­pués del bre­xit, es una ad­ver­ten­cia”.

Vis­ta des­de Lon­dres, en otra ver­sión na­da ra­di­cal de The Ti­mes, la elec­ción de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.