Nue­va York (EEUU), no­viem­bre de 2016.

Tiempo - - LA CRONICA -

Trump ha he­cho po­si­ble lo que an­tes se pre­sen­ta­ba co­mo im­po­si­ble. Los vo­tan­tes aus­tria­cos ele­gi­rán un nue­vo pre­si­den­te de ex­tre­ma de­re­cha. Un re­fe­rén­dum so­bre la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal en Ita­lia po­dría pre­ci­pi­tar la di­mi­sión del pri­mer mi­nis­tro, Mat­teo Ren­zi. Las elec­cio­nes de los Paí­ses Ba­jos en mar­zo po­drían lle­var a Geert Wil­ders, un de­ma­go­go an­ti­mu­sul­mán, al fren­te del Go­bierno. Y la se­ño­ra Ma­ri­ne Le Pen se pre­sen­ta­rá en Fran­cia a las elec­cio­nes de abril y ma­yo fren­te a las fuer­zas di­vi­di­das del con­ser­va­du­ris­mo y a un dé­bil Par­ti­do So­cia­lis­ta. Es­tos mo­vi­mien­tos tie­nen en co­mún su re­be­lión con­tra la aper­tu­ra y la in­te­gra­ción.

Vis­ta des­de Berlín, el na­da ex­tre­mis­ta Frank­fur­ter Runds­chau es­tá con­ven­ci­do de que la vic­to­ria de Trump es el fin del or­den mun­dial oc­ci­den­tal y ame­na­za a las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les. Tie­ne que ha­ber re­sis­ten­cia aho­ra, an­tes de que sea de­ma­sia­do tar­de. Las fuer­zas pro­gre­sis­tas en Eu­ro­pa so­lo pue­den ha­cer de con­tra­pe­so a los Es­ta­dos Uni­dos de Trump si, por fin, aca­ban con una po­lí­ti­ca que deja aban­do­na­das a de­ma­sia­das per­so­nas. So­lo así se po­drá desa­rro­llar una so­cie­dad abier­ta al mun­do, en la que se vi­van los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos. Es­ta es la lu­cha. “Y que na­die di­ga que no lo sabía”.

En fin, vis­ta des­de Var­so­via, don­de go­bier­na un par­ti­do co­mo Ley y Jus­ti­cia, ul­tra­de­re­chis­ta, par­ti­da­rio de la pe­na de muer­te, eu­ro­es­cép­ti­co, pro­tec­cio­nis­ta en ma­te­ria eco­nó­mi­ca y en­fren­ta­do con Ale­ma­nia por la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, un me­dio co­mo Ga­ze­ta Wy­bor­cza ha de­nun­cia­do que el par­ti­do go­ber­nan­te tie­ne la con­vic­ción de que la Unión Eu­ro­pea su­po­ne pa­ra Po­lo­nia más ries­go que Trump y que pre­fie­re ser“va­sa­llo de un Trump im­pre­vi­si­ble que un co­la­bo­ra­dor de la Unión Eu­ro­pea”, con­ven­ci­do de que Trump no amo­nes­ta­rá a las au­to­ri­da­des po­la­cas por no res­pe­tar los prin­ci­pios de la de­mo­cra­cia oc­ci­den­tal. Y lo que es más im­por­tan­te, la vic­to­ria de Trump ins­pi­ra en Ley y Jus­ti­cia la sen­sa­ción de per­te­ne­cer a una gran in­ter­na­cio­nal de po­pu­lis­tas que des­pre­cian la de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.