Ven­ta­nas ro­tas

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA

An­te los com­por­ta­mien­tos so­cia­les que no nos gus­tan, el pri­mer mo­vi­mien­to es cri­ti­car a los res­pon­sa­bles vi­si­bles. Des­de ha­ce al­gún tiem­po, he cam­bia­do la di­rec­ción de la mirada. Lo que me in­tere­sa sa­ber es de qué soy cul­pa­ble yo. No hay pos­tu­ra más so­ber­bia y es­tú­pi­da que la de quien di­ce: “No me arre­pien­to de na­da de lo que he he­cho”. Esa acep­ta­ción pa­re­ce el col­mo de la au­ten­ti­ci­dad, o sea, de lo guay. Ha­ber per­di­do la cos­tum­bre del exa­men de con­cien­cia –que re­cha­za­mos por­que pen­sa­mos que era un in­ven­to ecle­siás­ti­co, cuan­do pro­ce­de de los vie­jos es­toi­cos– nos ha he­cho peo­res. Con fa­ci­li­dad per­de­mos la lu­ci­dez éti­ca y cae­mos en el au­to­en­ga­ño. Ve­mos la pa­ja en el ojo ajeno, y no la vi­ga en el pro­pio. La in­mo­ra­li­dad pro­du­ce un efec­to ador­me­ce­dor, y uno pue­de aca­bar sien­do co­la­bo­ra­cio­nis­ta

EL AM­BIEN­TE PE­SA DE MA­NE­RA SU­TIL SO­BRE NUES­TRAS CREEN­CIAS, MU­CHAS DE NUES­TRAS IDEAS HAN CAM­BIA­DO EN PO­COS AÑOS Y NOS COS­TA­RÍA EX­PLI­CAR LAS RA­ZO­NES

sin per­ca­tar­se. “¡Qué di­fí­cil es no caer cuan­do to­do cae!”, de­cía el buen An­to­nio Ma­cha­do. El am­bien­te pe­sa de una ma­ne­ra su­til so­bre nues­tras creen­cias y nues­tras eva­lua­cio­nes. Nues­tras ideas so­bre el abor­to, la ho­mo­se­xua­li­dad, las re­la­cio­nes se­xua­les, la in­fi­de­li­dad o so­bre el pa­go de im­pues­tos, han cam­bia­do en unos po­cos años y se­gu­ra­men­te nos cos­ta­ría tra­ba­jo ex­pli­car las ra­zo­nes. Se vuel­ve acep­ta­ble lo que an­tes no lo pa­re­cía y vi­ce­ver­sa, lo que nos obli­ga a pre­gun­tar­nos ¿qué ideas es­ta­re­mos acep­tan­do aho­ra de las que nos aver­gon­za­re­mos den­tro de un tiem­po? Po­si­ble­men­te de la in­di­fe­ren­cia con que es­ta­mos vien­do los ho­rro­res de Si­ria, o las tra­ge­dias de los emi­gran­tes. Es­te ador­me­ci­mien­to de la per­cep­ción mo­ral ex­pli­ca co­sas inex­pli­ca­bles, co­mo el ho­rror na­zi. No es ve­ro­sí­mil que to­dos se hu­bie­ran con­ver­ti­do en ase­si­nos. Es más fá­cil pen­sar que su­frie­ron un pe­li­gro­so ti­po de in­to­xi­ca­ción.

Aho­ra ha­ce vein­te años que dos so­ció­lo­gos –Geor­ge L. Ke­lling y Cat­he­ri­ne Co­les– pu­bli­ca­ron un li­bro que se ha con­ver­ti­do en un clá­si­co: Arre­glan­do ven­ta­nas ro­tas. Es­tu­dia­ban el in­flu­jo que tie­ne el en­torno –fí­si­co y so­cial– en el com­por­ta­mien­to de las per­so­nas. Si en un edi­fi­cio hay una ven­ta­na ro­ta y na­die la arre­gla muy pron­to em­pe­za­rán a apa­re­cer más ven­ta­nas ro­tas. La apa­rien­cia de aban­dono, de que na­die cui­da de esa ven­ta­na, de que da lo mis­mo, sus­ci­ta con­duc­tas des­truc­ti­vas. Sue­le ocu­rrir con los bie­nes pú­bli­cos. Cuan­do los ad­mi­nis­tra­do­res no ad­mi­nis­tran bien, cuan­do des­pil­fa­rran, los ciu­da­da­nos pue­den con­si­de­rar que es­tán jus­ti­fi­ca­dos pa­ra ha­cer lo mis­mo. Nos me­te­mos en­ton­ces –ad­vier­ta el lec­tor que ha­blo en pri­me­ra per­so­na, por­que no es­toy acu­san­do a na­die, sino ha­cien­do exa­men de con­cien­cia en voz al­ta– en la es­pi­ral des­cen­den­te del co­la­bo­ra­cio­nis­mo. El ca­pi­tal so­cial en­tra en quie­bra, y eso per­ju­di­ca a to­da la co­mu­ni­dad, la em­po­bre­ce, vuel­ve tos­cas las re­la­cio­nes, alien­ta la des­con­fian­za. Voy a ver si ten­go al­gu­na ven­ta­na cer­ca que arre­glar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.