Bellezas mi­nús­cu­las

Tiempo - - ACTUALIDAD -

En cier­ta oca­sión le di­je a Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na que me re­cor­da­ba a la idea que me trans­mi­tió mi pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía de Epi­cu­ro, no en el sen­ti­do li­ber­ta­rio pe­ro erró­neo del he­do­nis­mo, sino en otro as­pec­to más equi­li­bra­do. Am­bos fi­ló­so­fos, sal­van­do las dis­tan­cias, com­par­tían el pla­cer de la amis­tad, la se­re­ni­dad y el co­no­ci­mien­to. Y fue en­ton­ces, a pro­pó­si­to del jar­dín de Epi­cu­ro y de las flo­res que cre­cen en­tre las grie­tas, cuan­do me ha­bló por pri­me­ra vez de la es­té­ti­ca zoom co­mo la que en­mar­ca y am­plía pe­que­ñas ma­ra­vi­llas ca­si in­vi­si­bles y es ca­paz de des­cu­brir­nos te­so­ros hu­mil­des. Es­ta­mos ro­dea­dos de bellezas mi­nús­cu­las y, sin em­bar­go, nos en­se­ñan a mi­rar al por ma­yor. Cuan­do se acer­ca el zoom a un ob­je­to ais­la­do, y nos des­cu­bre su belleza que de otro mo­do pa­sa­ría inad­ver­ti­da, lo con­vier­te en una obra de ar­te. “El gran test de in­te­li­gen­cia afec­ti­va es el tra­to con la re­pe­ti­ción y con lo pe­que­ño –me di­jo– re­quie­re un gran es­fuer­zo, pe­ro me­re­ce la pe­na”. No es fá­cil ver con aten­ción to­do lo que nos ro­dea, pe­ro exis­te una pe­da­go­gía de la mirada. Cuan­do se apren­de a mi­rar con sa­bi­du­ría, la reali­dad se llena de bellos es­pec­tácu­los. To­da obra de ar­te es la cul­mi­na­ción de un pro­yec­to; in­clu­so aque­llas que se de­ri­van del azar. Ter­mino es­te re­pa­so nos­tál­gi­co con la fra­se que Van Gogh es­cri­bió a su her­mano Theo: “En­cuen­tra be­llo to­do lo que pue­das; la ma­yo­ría no en­cuen­tra na­da lo su­fi­cien­te­men­te be­llo”.

So­lo me que­da cons­ta­tar, una vez más, que el tiem­po vue­la, por­que han pa­sa­do 25 años des­de aque­lla pri­me­ra en­tre­vis­ta en la que des­cu­brí a Jo­sé An­to­nio Ma­ri­na a pro­pó­si­to de su pri­mer li­bro, el cé­le­bre Elo­gio y re­fu­ta­ción del in­ge­nio, un des­lum­bran­te pro­yec­to de la

Ia­ños cuan­do es­cri­bió y pu­bli­có aquel pri­mer li­bro. Des­de en­ton­ces, no ima­gino a na­die ca­paz de apro­ve­char me­jor el tiem­po. Por re­fe­rir­me so­lo una mí­ni­ma par­te de la ac­ti­vi­dad de Ma­ri­na, ha im­par­ti­do mi­les de con­fe­ren­cias, ha crea­do la Uni­ver­si­dad de Pa­dres, le han otor­ga­do in­fi­ni­dad de pre­mios y ha pu­bli­ca­do en torno al cen­te­nar de li­bros; el más re­cien­te, Tra­ta­do de fi­lo­so­fía zoom (Ariel), es muy es­pe­cial pa­ra mí pues re­gre­sa, co­mo en­ton­ces, al mé­to­do de am­pliar el ob­je­ti­vo so­bre los he­chos, las pa­la­bras, el en­can­to de una son­ri­sa, las pie­dras don­de cre­cen las plan­tas más per­ti­na­ces y otros pe­que­ños ins­tan­tes de belleza. Su mé­to­do con­sis­te en pa­sar de las co­sas pe­que­ñas a las verdades sis­te­má­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.