DO­RIS LES­SING

Tiempo - - VIVIR -

SLa bri­tá­ni­ca, au­to­ra de El cuaderno do­ra­do o El quin­to hi­jo, era una oc­to­ge­na­ria acha­co­sa cuan­do le die­ron el úl­ti­mo gran pre­mio de su vi­da, el No­bel. No pu­do ir. Te­nía­mos ya a nues­tra dis­po­si­ción otra biografía, es­cri­ta por Eda Kri­seo­vá en los años triun­fa­les, que es ex­ce­si­va­men­te ha­gio­grá­fi­ca, pues Kri­seo­vá ado­ra­ba a Ha­vel. Es­ta de Zan­tovsky, aun­que es­cri­ta tam­bién des­de la amis­tad ín­ti­ma, es te­rri­ble.

Du­ran­te al­gu­nos años Ha­vel fue con­tem­pla­do co­mo una es­pe­cie de san­to lai­co, tan­to por su ca­ris­ma co­mo por su in­sis­ten­cia en ba­sar la po­lí­ti­ca en fun­da­men­tos mo­ra­les. Yo mis­mo, co­mo ya he con­ta­do al­gu­na vez, tu­ve du­ran­te años en­ci­ma de mi es­cri­to­rio una fo­to su­ya que era tam­bién su biografía: se le veía pen­sa­ti­vo, sen­ta­do a la me­sa de su res­tau­ran­te pre­fe­ri­do, el Ry­bár­na (la pes­ca­de­ría); an­te él des­can­sa­ban en la me­sa un ce­ni­ce­ro lleno de co­li­llas y una ja­rra de cerveza, y en la pa­red col­ga­ba un anun­cio con una fla­cu­cha mo­de­lo des­nu­da abra­za­da a una gi­gan­tes­ca bo­te­lla de cerveza Sta­ro­pra­men. En esa fo­to es­tá to­do Ha­vel: la ac­ti­tud re­fle­xi­va, los ci­ga­rri­llos que le cos­ta­ron la sa­lud, la cerveza, y las mu­je­res, que no le gus­ta­ban po­co. So­lo fal­ta un li­bro,

Idu­ran­te el res­to de su vi­da, se sen­tía co­mo el he­re­de­ro que ha di­la­pi­da­do la for­tu­na fa­mi­liar.

Cier­to que fue ido­la­tra­do en to­do el mun­do co­mo pre­si­den­te de Che­cos­lo­va­quia, pe­ro lue­go co­mo pre­si­den­te de Che­quia (Re­pú­bli­ca Che­ca), cu­ya nue­va Cons­ti­tu­ción re­du­cía mu­cho su ca­pa­ci­dad de de­ci­sión, fue mi­nu­cio­sa­men­te hu­mi­lla­do por su pri­mer mi­nis­tro, Klaus, cu­yas vi­si­tas de los miér­co­les pa­ra “in­for­mar­le”, en reali­dad pa­ra abron­car­le, an­gus­tia­ban a Ha­vel lo in­de­ci­ble. Al fi­nal el pue­blo que an­tes le ve­ne­ra­ba no le per­do­na­ba una. Mu­rió des­pres­ti­gia­do en su país, y bas­tan­te ais­la­do. Era un su­je­to en­can­ta­dor, su­pe­ra­do por la his­to­ria, ese ti­gre im­po­si­ble de ca­bal­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.