EL PA­TI­TO FEO

Tiempo - - VIVIR - Por Fo­to:

Andy Mu­rray tie­ne 29 años, los mis­mos que su ami­go Djo­ko­vic, y se­gu­ra­men­te lle­va los úl­ti­mos diez con­ven­ci­do de que es­ta­ba des­ti­na­do a ser el Pou­li­dor del te­nis. Pou­li­dor era un mag­ní­fi­co ci­clis­ta que siem­pre lle­ga­ba el se­gun­do, del mis­mo mo­do que Mu­rray era ese chi­co tan ama­ble que siem­pre que­da­ba por de­trás de los tres re­yes: Fe­de­rer, Na­dal y Djo­ko­vic. Pe­ro era un error. Fe­de­rer es­tá en el fi­nal de su ca­rre­ra, a Na­dal no sa­be­mos qué le pa­sa y Mu­rray sa­có pe­cho es­te año: lo ha ga­na­do to­do. Y la pa­li­za en dos sets a Djo­ko­vic, en la fi­nal del Mas­ters, lo ha co­ro­na­do por fin co­mo nú­me­ro uno del mun­do. Se aca­bó por fin la eter­na mon­ser­ga del pa­ti­to feo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.