Ta­ma­ra com­pi­te con ma­má Preys­ler

Lo que en Isa­bel es en­va­ra­do dis­tan­cia­mien­to, en su hi­ja es es­pon­ta­nei­dad. La ma­dre cul­ti­va si­len­cio­sas dis­tan­cias y su hi­ja, ver­bo­rrei­ca ca­li­dez. En su úl­ti­ma apa­ri­ción ha ex­pli­ca­do que tie­ne un pro­ble­ma de ti­roi­des que le ha he­cho en­gor­dar.

Tiempo - - VIVIR - JE­SÚS MA­RI­ÑAS

Pro­cla­ma­da “icono es­pa­ñol”, no es­tá mal co­mo tí­tu­lo pom­po­so, ex­ce­si­vo y com­pro­me­te­dor de la sen­ci­llez que tie­ne Ta­ma­ri­ta. Icono in­ter­na­cio­nal fue John Mal­ko­vich, ás­pe­ro, siem­pre im­pre­sen­ta­ble co­mo ese Bruno Gó­mez Ace­bo que aún no se en­te­ró de que ya no rei­na su tío don Juan Car­los, de ta­lan­te tan opues­to a los al­ti­vos hi­jos de su her­ma­na ma­yor, la in­fan­ta Pi­lar, ex­per­ta en ma­los mo­dos. Su hi­jo lle­gó tar­de y es­qui­van­do a los fotógrafos que su­frían la gé­li­da no­che a pie del re­na­ci­do Flo­ri­da Park, an­ta­ño el me­jor es­ce­na­rio de las más gran­des. Fue “lo más” de aque­lla fes­ti­va noc­tur­ni­dad. Aho­ra lo que me­jor fun­cio­na son sus dos res­tau­ran­tes y la­men­tan que no lo re­abrie­ran tra­yen­do a una gran­de del show. No­ches ma­dri­le­ñas don­de el ar­tis­ta ac­tua­ba un mí­ni­mo de quin­ce no­ches, su­po­nien­do gan­cho de las tan can­ta­das no­ches de Madrid, hoy ago­ni­zan­tes. Ta­ma­ra, icono de la pren­sa que aplau­de su in­ge­nua es­pon­ta­nei­dad, en su úl­ti­ma pro­mo­ción de una mar­ca bron­cea­do­ra ya sor­pren­dió ba­jo una tú­ni­ca mul­ti­co­lor que la en­gor­da­ba más que los efec­tos del tra­ta­mien­to de ti­roi­des cul­pa­ble de su cor­pu­len­cia ac­tual.

Sin per­der las for­mas.

La de­pri­me, la ale­jó de los sa­raos y es­tos me­ses la echa­mos en fal­ta por­que nin­gu­na co­mo ella per­so­ni­fi­ca lo que se co­no­ce co­mo en­can­to. Sin per­der las for­mas, siem­pre con ai­re edu­ca­dí­si­mo y cá­li­do, nos hi­zo reír con sus sa­li­das. Un ca­so apar­te que no rehú­sa ha­blar de amo­res que nun­ca le sa­len bien. Ba­te ré­cord de las menos em­pa­re­ja­das. Ki­ke So­lís, hi­jo de Car­men Tello, no cua­jó y su his­to­rial no va más allá de dos re­la­cio­nes, don­de una has­ta la lle­vó a Pa­rís, a di­fe­ren­cia de su her­ma­na Ana Bo­yer y no di­ga­mos Ma­no­lo y San­dra Fal­có, na­ci­dos del pri­mer ma­tri­mo­nio de Gri­ñón con Jean­ni­ne Gi­rod, lue­go lia­da 20 años con Ra­món Mendoza y pos­te­rior­men­te sus­ti­tui­da por Naty Abascal, que di­vir­tió co­men­tan­do la car­na­va­la­da mon­ta­da en Pa­rís con el au­tor de sus za­pa­tos.

Se­vi­lla no pa­ra de zu­rrar esa ri­dí­cu­la es­pa­ño­la­da. Ni es som­bra de lo que fue, an­ta­ño pro­cla­ma­da la más en ele­gan­cia: re­ci­bió cen­su­ras por­que, con un pie en los 75, vis­tió ne­gra fal­da lar­ga de ga­sa y en­ca­je que trans­pa­ren­ta­ba los mus­los. Y aun­que con­ser­va me­jor las pier­nas que su re­pa­ra­da ca­ra ya sin na­riz agui­le­ña, pe­ro con pó­mu­los agran­da­dos por el bó­tox, ra­zo­na­ban que “ya no tie­ne edad”. Ma­no­lo y San­dra nun­ca fue­ron pre­sa pe­rio­dís­ti­ca, re­fu­gia­dos en un ca­si ano­ni­ma­to aho­ra imi­ta­do por Ana Bo­yer, que se ins­ta­la en Ca­tar con Fer­nan­do Ver­das­co. Allí mon­tan su cuar­tel ge­ne­ral sin pen­sar en bo­da. Di­fe­ren­te a ellos, más abier­ta y na­da re­traí­da, Ta­ma­ra su­po ha­cer­se que­rer por la pren­sa que po­cas ve­ces en­con­tra­mos un ser tan ado­ra­ble co­mo ella. Icono de Es­pa­ña es un tí­tu­lo del que se ríe. “Pe­ro, ¿qué re­pre­sen­ta y qué he he­cho yo pa­ra me­re­cer es­to?”,

Aran­cha del Sol con Fi­ni­to de Cór­do­ba Car­los Bau­te con su mu­jer, As­tris Kli­sans Ma­ría Jo­sé Suá­rez

John Mal­ko­vich

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.