Te­rre­mo­to Trump

La es­tra­te­gia de apli­car tan­tas me­di­das du­ras en tan po­co tiem­po se ase­me­ja a la de los de­fen­sas más ma­rru­lle­ros.

Tiempo - - SUMARIO - Por Ch­ris Ci­lliz­za (The Was­hing­ton Post)

Sally Jen­kins es una re­por­te­ra de de­por­tes y una columnista bri­llan­te. Y re­sul­ta que tam­bién sa­be un par de co­sas de po­lí­ti­ca. He leí­do su tuit so­bre el mo­do en que Do­nald Trump ha afron­ta­do su pri­me­ra se­ma­na en el car­go: “Una vie­ja es­tra­te­gia de­por­ti­va: jue­ga tan su­cio du­ran­te los pri­me­ros cin­co mi­nu­tos que los ár­bi­tros no le pue­den pi­tar to­do. Y en ade­lan­te ju­ga­rá más tác­ti­co”. Se tra­ta de un mo­do ab­so­lu­ta­men­te ex­tra­or­di­na­rio de ob­ser­var el tor­be­llino de ac­ti­vi­dad (ór­de­nes eje­cu­ti­vas, tuits y de­más) que han mar­ca­do los pri­me­ros días de la pre­si­den­cia de Trump.

Se­gún la web de aná­li­sis Smart Po­li­tics, las seis ór­de­nes eje­cu­ti­vas de Trump en sus pri­me­ros diez días su­po­nen el nú­me­ro más al­to des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Pe­ro no es so­lo el nú­me­ro. Tam­bién son im­por­tan­tes las ma­te­rias so­bre las que el pre­si­den­te ha ejer­ci­do su po­der eje­cu­ti­vo. Con una de las ór­de­nes pu­so en mar­cha su reite­ra­da pro­me­sa elec­to­ral de cons­truir un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co. Con otra prohi­bió de for­ma tem­po­ral la en­tra­da de re­fu­gia­dos en Es­ta­dos Uni­dos y res­trin­gió

EL PRE­SI­DEN­TE ES­TÁ PO­NIEN­DO A PRUE­BA EL SIS­TE­MA

el ac­ce­so de to­dos los ciudadanos de sie­te paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na.

Lo que Trump es­tá ha­cien­do (se­gún la teo­ría de Jen­kins) es de­fi­nir el ho­ri­zon­te en el que se desa­rro­lla­rá su pre­si­den­cia. Es­tá vien­do has­ta qué pun­to pue­de es­ti­rar el sis­te­ma an­tes de que se rom­pa y de es­te mo­do po­ner muy, muy le­jos, los lí­mi­tes má­xi­mos de lo que pue­de ha­cer.

Se­ría útil po­ner nom­bres pro­pios al ar­gu­men­to de Jen­kins. El ba­lon­ces­tis­ta Step­hen Curry, de los Gol­den Sta­te Wa­rriors, es muy di­fí­cil de pa­rar en el uno con­tra uno cuan­do tie­ne el ba­lón. Su ca­pa­ci­dad pa­ra dri­blar, uni­do a lo rá­pi­do con que ar­ma el dis­pa­ro en sus­pen­sión, ha­cen ca­si im­po­si­ble la ta­rea de mar­car­le.

Ch­ris Paul, de Los An­ge­les Clip­pers, es muy buen de­fen­sor y co­no­ce el jue­go de Curry. Por eso em­plea con él una es­tra­te­gia de­li­be­ra­da. Em­pie­za to­dos los par­ti­dos en los que tie­ne que evi­tar que Curry ha­ga ju­gar a los Gol­den Sta­te ha­cien­do una de­fen­sa muy, muy agre­si­va. Paul aga­rra a Curry. Le re­tie­ne. Le gol­pea. Y de es­te mo­do re­ta a los ár­bi­tros a que le se­ña­len un mon­tón de fal­tas. Al­gu­nas ve­ces lo ha­cen, y en­ton­ces Paul se car­ga de fal­tas de­ma­sia­do pron­to. Pe­ro Paul no de­ja de ju­gar de for­ma agre­si­va. Y lo ha­ce de­bi­do a que los ár­bi­tros no quie­ren ex­pul­sar a un All-Star co­mo él en el primer cuar­to, por lo que se sa­le con la su­ya y pue­de mar­car a Curry de for­ma mu­cho más du­ra de có­mo hu­bie­ra po­di­do si no hu­bie­ra em­pe­za­do tan agre­si­vo.

En el mun­do po­lí­ti­co, Paul es Trump. Y Curry es el es­ta­blish­ment po­lí­ti­co (es de­cir, con­gre­sis­tas re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas, pe­ro tam­bién lob­bies, ase­so­res y me­dios de co­mu­ni­ca­ción).

En es­te mo­men­to hay una gran in­dig­na­ción con la ma­yo­ría de lo que Trump es­tá ha­cien­do, y tam­bién por a quién se lo es­tá en­car­gan­do (so­bre to­do en re­la­ción con su ase­sor, Ste­ve Ban­non). Pro­tes­tas en los ae­ro­puer­tos. Que­jas so­bre la le­ga­li­dad de las me­di­das. De­mó­cra­tas pro­me­tien­do me­di­das de cas­ti­go. Re­pu­bli­ca­nos que te­men ha­blar de­ma­sia­do so­bre al­go.

Pe­ro si Jen­kins tie­ne ra­zón, esa in­dig­na­ción, esas pro­tes­tas y esa ti­mi­dez de los re­pu­bli­ca­nos des­apa­re­ce­rán (o se re­du­ci­rán), a me­di­da que avan­ce la pre­si­den­cia de Trump. Eso que aho­ra nos pa­re­ce pa­sar­se de la ra­ya nos pa­re­ce­rá nor­mal den­tro de po­co. Ju­gan­do tan fuer­te y tan rá­pi­do, Trump es­tá re­de­fi­nien­do los lí­mi­tes de lo que pue­de ha­cer y la for­ma en que el es­ta­blish­ment po­lí­ti­co (y por ex­ten­sión, el país en­te­ro) va a reac­cio­nar.

Ha­brá que ob­ser­var con mu­cha aten­ción có­mo avan­za la pre­si­den­cia de Trump. Se ha de­mos­tra­do que es al­guien ca­paz no so­lo de for­zar los lí­mi­tes de lo te­ni­do por acep­ta­ble mu­cho más allá de lo nor­mal, sino tam­bién de ha­cer­lo sin ape­nas re­ci­bir cas­ti­go. Es­ta es­tra­te­gia de ju­gar du­ro des­de el prin­ci­pio, ¿le se­gui­rá fun­cio­nan­do co­mo pre­si­den­te?

Pro­tes­ta en el ae­ro­puer­to JFK de Nue­va York con­tra la prohi­bi­ción de en­tra­da a los na­cio­na­les de sie­te paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.