Vis­ta­le­gre II, por­que Po­de­mos no es lo que era

Tiempo - - LA CRONICA - JO­SÉ ONE­TO

La se­ma­na que vie­ne (10, 11 y 12 de fe­bre­ro) se ce­le­bra en la pla­za de to­ros de Vis­ta­le­gre (Ma­drid) el se­gun­do con­gre­so de Po­de­mos, en el que los di­ri­gen­tes del par­ti­do in­ten­ta­rán re­de­fi­nir las esen­cias del pro­yec­to, su es­tra­te­gia y sus ór­ga­nos de di­rec­ción, en un cli­ma de di­vi­sión y en­fren­ta­mien­to que tie­ne po­co que ver con la ilu­sión y es­pe­ran­za con que se ce­le­bró el con­gre­so an­te­rior, Vis­ta­le­gre I, en oc­tu­bre de 2014. Aquel en el que que­dó gra­ba­do en pie­dra el ob­je­ti­vo mar­ca­do por su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Pa­blo Igle­sias, ele­gi­do ca­si por una­ni­mi­dad: “El cie­lo no se to­ma por con­sen­so, sino por asal­to”. Un con­gre­so lla­ma­do a sen­tar las ba­ses de un par­ti­do que quie­re pa­sar de la “ma­qui­na­ria de gue­rra elec­to­ral”, a un “mo­vi­mien­to po­pu­lar”.

Tam­bién con­tras­ta el cli­ma ac­tual con la ale­gría y es­pon­ta­nei­dad del ac­to de la fun­da­ción en Ma­drid, en el tea­tro del Ba­rrio de La­va­piés, el 17 de enero de 2014, el año de la gran ilu­sión. Una ilu­sión que pu­so en mar­cha e im­pul­só Igle­sias, con­ven­cien­do a un gru­po de ami­gos, la ma­yo­ría es­tu­dian­tes de Cien­cias Po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se, de que ha­bía que in­ten­tar dar el sal­to a la po­lí­ti­ca. “Si sa­le bien es un paso im­por­tan­te pa­ra ge­ne­rar ilu­sión en el país, si no sa­le bien, nos di­ver­ti­re­mos”, fue el ar­gu­men­to de Igle­sias pa­ra con­ven­cer a Íñi­go Erre­jón, Mi­guel Ur­bán, Jor­ge Mo­runo, Te­re­sa Ro­drí­guez y Juan Car­los Mo­ne­de­ro, es­te úl­ti­mo el más re­ti­cen­te, pa­ra el ini­cio del pro­yec­to, ins­cri­to a to­da pri­sa en el Re­gis­tro de Par­ti­dos Po­lí­ti­cos, de­pen­dien­te de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Po­lí­ti­ca In­te­rior, del Mi­nis­te­rio del In­te­rior.

Cuen­tan que cuan­do se pre­sen­ta­ron en el mi­nis­te­rio es­ta­ban tan des­pis­ta­dos que no sa­bían si­quie­ra el nom­bre con el que de­bían ins­cri­bir el nue­vo par­ti­do. “En eso no po­de­mos ayu­dar­les”, les di­jo una se­cre­ta­ria del re­gis­tro. Se les ilu­mi­nó el ros­tro: “Po­de­mos, Po­de­mos es el nom­bre del par­ti­do”. En­tre ese ac­to de la fun­da­ción y Vis­ta­le­gre II, mu­cho ha llo­vi­do, mu­cho han cam­bia­do las co­sas, mu­chas amis­ta­des se han ro­to y mu­cho se ha de­te­rio­ra­do el par­ti­do en el que, has­ta aho­ra, Igle­sias ha si­do el mo­nar­ca ab­so­lu­to al que na­die ha osa­do lle­var­le la con­tra­ria y que ha lle­va­do a ca­bo to­do ti­po de de­pu­ra­cio­nes, em­pe­zan­do por el se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción Ser­gio Pas­cual, del sec­tor de Erre­jón.

Hoy, Po­de­mos es el ter­cer par­ti­do del país, go­bier­na en las prin­ci­pa­les ciu­da­des es­pa­ño­las, apo­ya al PSOE en al­gu­nas au­to­no­mías y, con Uni­dos Po­de­mos y las con­fluen­cias, cuen­ta con cin­co mi­llo­nes de vo­tos y 67 es­ca­ños en el Con­gre­so de los Dipu­tados. Pe­ro hoy, tam­bién, lle­ga al con­gre­so de fe­bre­ro con en­fren­ta­mien­tos en­tre quie­nes fue­ron sus fun­da­do­res, es­pe­cial­men­te en­tre Igle­sias y Erre­jón, en­tre sus an­ti­guas pa­re­jas y en­tre con­cep­cio­nes dis­tin­tas de es­tra­te­gias y de par­ti­do. Uno, el de Igle­sias, más ver­ti­cal, con un po­der más cen­tra­li­za­do de raíz mar­xis­ta, con más de­di­ca­ción a la ca­lle y más cer­cano a Iz­quier­da Uni­da y al Par­ti­do Co­mu­nis­ta, y el otro, el de Erre­jón, de ori­gen per­so­nal, anar­quis­ta, más ho­ri­zon­tal, más prác­ti­co, más cen­tra­do en las ins­ti­tu­cio­nes y más cer­cano al PSOE, con el que qui­so pac­tar cuan­do se pre­sen­tó a la in­ves­ti­du­ra Pe­dro Sán­chez.

El ter­cer aniver­sa­rio de los pri­me­ros pa­sos de Po­de­mos en La­va­piés ha te­ni­do lu­gar en pleno de­ba­te in­terno so­bre la re­fun­da­ción del par­ti­do y en ple­na lu­cha

LA ALE­GRÍA Y ES­PE­RAN­ZA QUE RODEÓ EL PRIMER CON­GRE­SO DEL PAR­TI­DO MO­RA­DO CON­TRAS­TA CON EL CLI­MA DE EN­FREN­TA­MIEN­TO Y DI­VI­SIÓN CON QUE LA FOR­MA­CIÓN AFRON­TA VIS­TA­LE­GRE II

por el po­der en­tre las dis­tin­tas ten­den­cias y, por en­ci­ma de to­do en­tre pa­blis­tas y erre­jo­nis­tas, con los ur­ba­nis­tas (la co­rrien­te An­ti­ca­pi­ta­lis­tas, de Mi­guel Ur­bán y Te­re­sa Ro­drí­guez) co­mo ter­ce­ra fuer­za, y Equo, Iz­quie­da Uni­da y las Ma­reas co­mo es­pec­ta­do­res crí­ti­cos. Un de­ba­te que con­ti­núa sin que en el mo­men­to de es­cri­bir es­ta cró­ni­ca se ha­ya lle­ga­do a nin­gún acuer­do. Las úl­ti­mas reunio­nes en­tre las tres ten­den­cias y es­pe­cial­men­te los con­tac­tos en­tre Erre­jón e Igle­sias ter­mi­na­ron peor de có­mo em­pe­za­ron, al­go que com­pro­me­te el fu­tu­ro del par­ti­do y el de Igle­sias co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral.

Igle­sias es el res­pon­sa­ble prin­ci­pal del fra­ca­so de las elec­cio­nes de ju­nio de 2016, des­pués de su pac­to con IU, un paso da­do en su ob­se­sión por ter­mi­nar con el PSOE (y cu­yo cos­te se nie­ga a asu­mir), fren­te al po­si­bi­lis­mo de Erre­jón, que qui­so pac­tar con Pe­dro Sán­chez pa­ra ha­cer po­si­ble un Go­bierno de iz­quier­das, al­go ta­bú pa­ra el ac­tual se­cre­ta­rio ge­ne­ral, em­pe­ña­do en el sor­pas­so y en ter­mi­nar con el PSOE co­mo sea. Re­fu­gia­dos en la es­truc­tu­ra del par­ti­do y en do­cu­men­tos so­bre ór­ga­nos y fun­cio­nes, la pu­ra reali­dad es que es­ta­mos an­te una des­pia­da­da lu­cha por el po­der en­tre Igle­sias y Erre­jón, en­tre una con­cep­ción del par­ti­do co­mo un par­ti­do de la pro­tes­ta y de la ca­lle y otra que lo con­ci­be co­mo una for­ma­ción que cam­bie las co­sas des­de las ins­ti­tu­cio­nes, al fin y al ca­bo lo mis­mo que de otra for­ma se plan­teó en Vis­ta­le­gre I: si Po­de­mos era un par­ti­do de po­der o de opo­si­ción. To­do se es­tá con­vir­tien­do en un de­ba­te in­ter­mi­na­ble, mien­tras Igle­sias se nie­ga a per­der ni un ápi­ce de ese po­der ab­so­lu­to que tie­ne, y quie­nes fue­ron los prin­ci­pa­les im­pul­so­res del pro­yec­to o es­tán se­pa­ra­dos o van ca­da uno por su cuen­ta.

Post­da­ta. Pa­ra ver cuán­to ha en­ve­je­ci­do el pro­yec­to de Po­de­mos, es­te cro­nis­ta re­co­mien­da al lec­tor que vea el do­cu­men­tal (en reali­dad, una au­tén­ti­ca pe­lí­cu­la po­lí­ti­ca) que hi­zo en ma­yo del año pa­sa­do el di­rec­tor Fer­nan­do León de Ara­noa: Po­lí­ti­ca, ma­nual de ins­truc­cio­nes. Ahí es­tá par­te de la cla­ve de lo que es­tá pa­san­do, y son mu­chos los cul­pa­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.