Boi­cot a Trump

Tiempo - - ACTUALIDAD - NA­TI­VEL PRE­CIA­DO @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

Con cier­ta es­pe­ran­za de pa­rar­le los pies, fir­mo to­do lo que me lle­ga con­tra las in­fa­mes de­ci­sio­nes de Do­nald Trump. El mar­tes éra­mos ya ca­si cua­tro mi­llo­nes los que re­cha­za­mos su in­ci­ta­ción al mie­do, al odio y a la in­to­le­ran­cia, su apo­yo a la tor­tu­ra, su fo­men­to a la vio­len­cia en ge­ne­ral, su me­nos­pre­cio a las mu­je­res, mu­sul­ma­nes, me­xi­ca­nos y a to­das las per­so­nas que no se pa­re­cen a él. Es ne­ce­sa­rio que la par­te del mun­do afec­ta­da por las de­ci­sio­nes de es­te in­di­vi­duo se ma­ni­fies­te, pro­tes­te y re­sis­ta. Ya lo han he­cho los ci­ta­dos fir­man­tes, nu­me­ro­sos de­te­ni­dos y so­me­ti­dos a in­te­rro­ga­to­rios en los ae­ro­puer­tos, con­gre­sis­tas de­mó­cra­tas que anun­cian pro­yec­to de ley pa­ra anu­lar el ve­to mi­gra­to­rio, el se­na­dor de cu­yas lá­gri­mas se mo­fó Trump, la Co­mi­sión Eu­ro­pea, pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios, pre­mios No­bel, di­plo­má­ti­cos, cien­tí­fi­cos, abo­ga­dos, ta­xis­tas, ci­neas­tas... y la fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do a la que ce­só ful­mi­nan­te­men­te. Fal­ta que la ma­yo­ría de los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos le boi­co­teen (aun­que ha­ya es­qui­ro­les co­mo la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca y el Go­bierno is­rae­lí) y los más po­si­bles le de­cla­ren per­so­na non gra­ta. To­dos uni­dos con­tra la or­den de im­pe­dir la en­tra­da de los nacidos en sie­te paí­ses mu­sul­ma­nes y la pro­lon­ga­ción del mu­ro de la ver­güen­za en la fron­te­ra con Mé­xi­co.

Hay que fre­nar la si­nies­tra ma­nía de cons­truir mu­ra­llas que se ex­pan­de co­mo una pan­de­mia. Mu­ros en Cis­jor­da­nia, Ir­lan­da del Nor­te, Ara­bia Sau­dí, Ku­wait, Gre­cia, Tur­quía, Saha­ra Oc­ci­den­tal, o en la fron­te­ra his­pano-ma­rro­quí. Ca­yó el de Ber­lín, del que ape­nas que­da hue­lla, y, aho­ra, un es­per­pén­ti­co hom­bre al­to, ru­bio, yan­qui, que sor­pren­de ca­da día in­clu­so a sus com­pa­trio­tas, pre­ten­de in­co­mu­ni­car a sus ve­ci­nos me­xi­ca­nos y en­do­sar­les el cos­te de la obra. Los 20.000 ki­ló­me­tros de la mu­ra­lla chi­na, una de las sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do, fue­ron cons­trui­dos por el me­ga­ló­mano em­pe­ra­dor Qin Shi Huang pa­ra de­fen­der al im­pe­rio chino de los bár­ba­ros mon­go­les. Se­pan que ni si­quie­ra la ma­yor ba­rre­ra del mun­do tu­vo la efi­ca­cia desea­da, pues co­mo de­jó es­cri­to el ge­ne­ral Da­tong: “Nues­tras tro­pas y ex­plo­ra­do­res a me­nu­do van al te­rri­to­rio mon­gol pa­ra co­mer­ciar con ellos y han he­cho ami­gos. Los cua­tro cau­di­llos Al­tan, Toy­to, Sen­ge y Usin han in­cor­po­ra­do to­rres de ob­ser­va­ción de nues­tra gran fron­te­ra a sus cam­pa­men­tos. Los mon­go­les re­em­pla­zan a nues­tras do­ta­cio­nes co­mo vi­gías y nues­tros sol­da­dos re­em­pla­zan a sus tro­pas co­mo pas­to­res, con el re­sul­ta­do de que nin­gu­na in­for­ma­ción es­tra­té­gi­ca de nues­tras de­fen­sas pa­sa inad­ver­ti­da a los mon­go­les”.

Es pro­ba­ble que la fuer­za de la his­to­ria, con la ayu­da de ma­si­vas pro­tes­tas in­ter­na­cio­na­les, de­rri­be los mu­ros que unos cuan­tos lo­cos se em­pe­ñan en le­van­tar. Oja­lá se re­pi­ta la his­to­ria del ge­ne­ral Da­tong y to­dos los me­xi­ca­nos rom­pan el mu­ro lin­güis­ta an­glo­sa­jón y brin­den con te­qui­la y bu­rri­tos jun­to al pue­blo ame­ri­cano pa­ra que Trump no se sal­ga con la su­ya.

OJA­LÁ LOS ME­XI­CA­NOS BRIN­DEN CON TE­QUI­LA JUN­TO AL PUE­BLO AME­RI­CANO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.