ES­PA­ÑA, BIEN, GRA­CIAS

Tiempo - - A FONFO - Por Jo­sé María Vals jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Las me­di­das eco­nó­mi­cas de Do­nald Trump han dis­pa­ra­do las alar­mas en el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal. Pe­ro pa­ra Es­pa­ña el da­ño, de mo­men­to, es muy li­mi­ta­do en la in­dus­tria e in­clu­so en el tu­ris­mo. Y al­gu­nas em­pre­sas pue­den ver­se be­ne­fi­cia­das.

Los 1.300 tra­ba­ja­do­res que pres­tan sus ser­vi­cios en las ba­ses es­ta­dou­ni­den­ses de Ro­ta y Mo­rón de la Fron­te­ra, am­bas en la pro­vin­cia de Cá­diz, tam­bién mi­ran con in­quie­tud las no­ti­cias dia­rias so­bre la in­ten­sa ac­ti­vi­dad de Do­nald Trump. Ellos no son una em­pre­sa que ex­por­te ar­tícu­los a Nor­tea­mé­ri­ca, tam­po­co tie­nen que vér­se­las con la Po­li­cía de fron­te­ras del otro la­do del Atlán­ti­co y ade­más tra­ba­jan pa­ra el mis­mí­si­mo Ejér­ci­to de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca. ¿Qué te­men ellos? El fla­man­te nue­vo pre­si­den­te de EEUU no so­lo quie­re que los me­xi­ca­nos pa­guen el mu­ro que ha or­de­na­do cons­truir en la fron­te­ra Sur, sino que tam­bién quie­re que los eu­ro­peos pa­gue­mos nues­tra par­te de la OTAN sin es­ca­ti­mar un cén­ti­mo. Y eso pue­de ser un pro­ble­ma que se su­ma, por el la­do de la cruz de la mo­ne­da, al que pue­den te­ner al­gu­nos ex­por­ta­do­res es­pa­ño­les. Pe­ro las drás­ti­cas me­di­das de Trump tam­bién pue­den pro­du­cir be­ne­fi­cios pa­ra otros em­pre­sa­rios.

Do­nald Trump ha pues­to en cues­tión la per­vi­ven­cia de la OTAN, tal y co­mo la co­no­ce­mos aho­ra, y ha in­vi­ta­do, con esa for­ma pe­cu­liar que él tie­ne de in­vi­tar, a to­dos los so­cios a que al­can­cen el 2% de su PIB en gas­tos de de­fen­sa si quie­ren se­guir con­tan­do con la pro­tec­ción del es­cu­do ame­ri­cano. Eso, se­gún ci­fras ma­ne­ja­das por el ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción Brue­gel, su­po­ne que Es­pa­ña de­be­ría so­bre­pa­sar los 15.100 mi­llo­nes de eu­ros (16.000 mi­llo­nes de dó­la­res) anua­les fren­te a los 12.400 mi­llo­nes que gas­ta aho­ra. De lo con­tra­rio, y si Trump cum­plie­ra su ame­na­za, po­dría de­jar fue­ra de uso las ba­ses mi­li­ta­res ame­ri­ca­nas en te­rri­to­rio es­pa­ñol. ¿Lo ha­rá? Pues na­die lo sa­be, pe­ro los tra­ba­ja­do­res de esas ins­ta­la­cio­nes es­tán in­quie­tos.

Co­mo tam­bién lo es­tán los em­pre­sa­rios de­di­ca­dos en Es­pa­ña a la in­dus­tria au­xi­liar del au­to­mó­vil, la que se­gún to­dos los ex­per­tos se­ría la más per­ju­di­ca­da por el pro­tec­cio­nis­mo de la in­dus­tria ame­ri­ca­na anun­cia­do por el nue­vo pre­si­den­te. Es­te sec­tor aglu­ti­na a unas 1.200 em­pre­sas de ta­ma­ño pe­que­ño y me­diano que dan em­pleo a 205.000 per­so­nas de for­ma di­rec­ta y en­tre sus fi­las se en­cuen­tran tam­bién tres au­tén­ti­cas mul­ti­na­cio­na­les co­mo Ges­tamp Au­to­mo­ción, An­to­lín o CIE Au­to­mo­ti­ve. Ca­da año fac­tu­ran en­tre to­dos al­go más de 35.000 mi­llo­nes de eu­ros, de los que más de 19.000 pro­vie­nen de ven­tas fue­ra de Es­pa­ña. Vis­to así, el cie­rre del mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se po­dría re­pre­sen­tar un pro­ble­ma. Pe­ro, ¿de qué di­men­sión?

Muy po­co. Se­gún el úl­ti­mo re­cuen­to rea­li­za­do por la pa­tro­nal del sec­tor (Ser­nau­to), la in­dus­tria es­pa­ño­la de com­po­nen­tes del au­to­mó­vil en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se re­pre­sen­ta úni­ca­men­te el 4,6% de las ex­por­ta­cio­nes, muy cer­ca del 4,2% que aca­pa­ra Ma­rrue­cos y a años luz del 72,4% que tie­ne co­mo des­tino otros paí­ses de la Unión Eu­ro­pea. En ci­fras con­cre­tas, es­to su­po­ne que el cie­rre del mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se a las ex­por­ta­cio­nes es­pa­ño­las de com­po­nen­tes de au­to­mó­vil su­pon­dría una caí­da de la fac­tu­ra­ción glo­bal del sec­tor de unos 800 mi­llo­nes de eu­ros so­bre un to­tal de 19.000 mi­llo­nes de ven­tas fue­ra de Es­pa­ña. Al­guien lo pa­sa­ría mal, sin du­da, pe­ro a es­ca­la glo­bal no se­ría un desas­tre de di­men­sio­nes bí­bli­cas.

Y¿qué pa­sa con las fá­bri­cas de co­ches? Es­pa­ña tie­ne 17 plan­tas re­par­ti­das por to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal y una de ellas es ge­nui­na­men­te ame­ri­ca­na. Se tra­ta de la que Ford tie­ne en la lo­ca­li­dad va­len­cia­na de Al­mu­sa­fes. De sus ca­de­nas de mon­ta­je sa­len en­tre 1.500 y 1.800 vehícu­los dia­rios. Su des­tino: Ale­ma­nia, Fran­cia, Ita­lia y Tur­quía, ade­más de Es­pa­ña, cla­ro es­tá. Lo que Do­nald Trump no quie­re es que ha­ya fá­bri­cas de co­ches ame­ri­ca­nas fue­ra de Amé­ri­ca pa­ra ven­der esos vehícu­los a los ame-

EL SEC­TOR MÁS PER­JU­DI­CA­DO SE­RÁ LA IN­DUS­TRIA AU­XI­LIAR DEL AU­TO­MÓ­VIL

ri­ca­nos. Ese es el ca­so de las plan­tas de Mé­xi­co, pe­ro no de la de Ford en Es­pa­ña. Es más, en­tre las 17 plan­tas de to­das las mar­cas que fa­bri­can en Es­pa­ña, ape­nas van al mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se en­tre 40.000 y 45.000 vehícu­los al año, que re­pre­sen­tan ape­nas el 1,9% del to­tal de co­ches en­sam­bla­dos en Es­pa­ña. Y es que los gus­tos de los con­duc­to­res ame­ri­ca­nos di­fie­ren mu­cho de los de los eu­ro­peos y los mo­de­los que se fa­bri­can en Eu­ro­pa no son muy apre­cia­dos en aquel mer­ca­do.

El pro­tec­cio­nis­mo nun­ca es bueno pa­ra el flu­jo co­mer­cial y aun­que el da­ño pa­ra el sec­tor in­dus­trial es­pa­ñol no va­ya a ser ex­ce­si­va­men­te lla­ma­ti­vo, es ver­dad que los ana­lis­tas ven en el ho­ri­zon­te un po­si­ble pa­rón a la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de las em­pre­sas es­pa­ño­las, jus­to cuan­do el ho­ri­zon­te ame­ri­cano se es­ta­ba abrien­do por la más rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción de su eco­no­mía. Otras em­pre­sas de al­ta tec­no­lo­gía es­pa­ño­las co­mo Gri­fols o Phar­maMar tam­po­co re­pre­sen­tan una ame­na­za pa­ra el cie­rre de fron­te­ras co­mer­cia­les del pre­si­den­te Trump.

En el ca­so de Gri­fols, com­pa­ñía ca­ta­la­na fun­da­da por la fa­mi­lia Gri­fols, y de­di­ca­da a los he­mo­de­ri­va­dos pa­ra trans­fu­sio­nes, con­cen­tra el 65% de sus ven­tas en EEUU, pe­ro a tra­vés de em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas, ubi­ca­das allí, en Ca­ro­li­na del Nor­te y Ca­li­for­nia, don­de da em­pleo a cer­ca de 11.000 per­so­nas de las al­go más de 13.000 con las que cuen­ta el gru­po en to­do el mun­do. Phar­maMar, por su par­te, es al­go más nue­va en ese mer­ca­do, don­de ha en­tra­do con fuer­za pa­ra co­mer­cia­li­zar me­di­ca­men­tos an­ti­tu­mo­ra­les, pe­ro que allí son ven­di­dos por em­pre­sas ame­ri­ca­nas ba­jo li­cen­cia, por­que es más fá­cil.

Otro de los sec­to­res que po­dría ver­se be­ne­fi­cia­do por las nue­vas me­di­das eco­nó­mi­cas de Trump se­rían las cons­truc­to­ras es­pa­ño­las. El nue­vo pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se ha pues­to so­bre la me­sa la po­si­bi­li­dad de in­ver­tir me­dio bi­llón de dó­la­res (unos 470.000 mi­llo­nes de eu­ros al cam­bio ac­tual) en cons­truir nue­vas in­fra­es­truc­tu­ras y me­jo­rar las exis­ten­tes. To­do ello con el ob­je­ti­vo de dar em­pleo a mi­les de ame­ri­ca­nos. Pe­ro la in­ge­nie­ría pre­via es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­ria y ahí en­tran em­pre­sas es­pa­ño­las co­mo ACS, OHL o Fe­rro­vial, sin ol­vi­dar a Sacyr, que ya di­se­ñó la am­plia­ción del Ca­nal de Pa­na­má. Y ca­pí­tu­lo apar­te me­re­ce la in­ten­ción de Trump de re­vi­ta­li­zar sec­to­res co­mo la mi­ne­ría, don­de tam­bién hay em­pre­sas es­pa­ño­las asen­ta­das allí co­mo Ar­ce­lor Mit­tal o Ace­ri­nox.

Dó­lar, in­cer­ti­dum­bre y tu­ris­mo. Y ¿qué pa­sa­rá con la ma­cro­eco­no­mía y su in­fluen­cia so­bre Es­pa­ña? Las po­lí­ti­cas pro­pues­tas por Do­nald Trump con­du­cen, se­gún to­dos los ana­lis­tas, ha­cia una subida de los ti­pos de in­te­rés en EEUU, lo que for­ta­le­ce­ría el dó­lar y de­bi­li­ta­ría el cam­bio del eu­ro. Eso fa­ci­li­ta­ría la vi­da a em­pre­sas eu­ro­peas con fi­lia­les en te­rri­to­rio de Es­ta­dos Uni­dos, que ga­na­rían más al ha­cer el cam­bio de las ven­tas en dó­la­res a eu­ros. Y tam­bién fa­ci­li­ta­ría las ven­tas de com­pa­ñías de fue­ra, por­que se­ría más ba­ra­to. El nue­vo or­den mun­dial co­mer­cial es­tá por de­li­mi­tar y Es­pa­ña, co­mo to­dos los paí­ses que man­tie­nen re­la­cio­nes de in­ter­cam­bio con EEUU, su­fri­rá las con­se­cuen­cias.

Aun­que lo peor se­rá pro­ba­ble­men­te la in­cer­ti­dum­bre de los pró­xi­mos me­ses. “A pe­sar de su hi­per­ac­ti­vi­dad en fir­mar ór­de­nes eje­cu­ti­vas –ase­gu­ra un ana­lis­ta de bol­sa– Trump des­con­cier­ta por lo que di­ce. Tras ver có­mo el dó­lar subía con sus pri­me­ras me­di­das ha anun­cia­do que así no se fa­vo­re­cen las ven­tas en el ex­te­rior y el dó­lar vuel­ve a ba­jar. Pe­ro aho­ra se abre una pe­lea con la Re­ser­va Fe­de­ral pa­ra ver có­mo que­dan los ti­pos de in­te­rés”.

La Re­ser­va Fe­de­ral, al­go así co­mo el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo de los es­ta­dou­ni­den­ses, no de­pen­de del Go­bierno. Trump no tie­ne au­to­ri­dad pa­ra cam­biar a su ac­tual pre­si­den­ta, Ja­net Ye­llen, quien ha di­cho en va­rias oca­sio­nes que pien­sa cum­plir su man­da­to (ter­mi­na en enero de 2018), aun­que de mo­men­to ha op­ta­do por una ac­ti­tud pru­den­te de no en­ta­blar una gue­rra con el pre­si­den­te has­ta ver có­mo que­da la ba­te­ría de me­di­das anun­cia­das des­de que to­mo po­se­sión del si­llón del Des­pa­cho Oval en la Ca­sa Blan­ca.

Y de es­te cam­bio de mo­ne­da de­pen­de­ría tam­bién el ta­ma­ño del va­ra­pa­lo a otro de los pi­la­res de la eco­no­mía es­pa­ño­la, el tu­ris­mo. Aquí no se tra­ta ya de que no se pue­da ven­der en EEUU, sino de que los es­ta­dou­ni­den­ses ven­gan me­nos a Es­pa­ña. Pe­ro es que ya vie­nen po­co. Re­pre­sen­tan el 2,9% del tu­ris­mo ex­tran­je­ro so­bre un to­tal de 75,6 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes re­gis­tra­dos en 2016. En Es­ta­dos Uni­dos hay 320 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y so­lo 60 mi­llo­nes (uno de ca­da cua­tro) tie­nen pa­sa­por­te. Hay quie­nes di­cen que mu­chos vo­tan­tes de Trump son pre­ci­sa­men­te de los que no lo tie­nen.

El pre­si­den­te de EEUU fir­ma una de sus po­lé­mi­cas ór­de­nes eje­cu­ti­vas en la Ca­sa Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.