EL AU­GE HIS­PANO EN EEUU

En 2050 ha­brá 100 mi­llo­nes de la­ti­nos, el 25% de la po­bla­ción. El po­der ad­qui­si­ti­vo de los his­pa­nos su­pera ya al PIB es­pa­ñol.

Tiempo - - A FONFO - Por An­to­nio Ro­drí­guez aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

En los pri­me­ros com­pa­ses de las pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas, cuan­do Do­nald Trump em­pe­zó a des­pun­tar en las en­cues­tas, el prin­ci­pal con­trin­can­te del mag­na­te in­mo­bi­lia­rio fue Jeb Bush, la per­so­na un­gi­da por el es­ta­blish­ment re­pu­bli­cano pa­ra asal­tar la Ca­sa Blan­ca. En la pri­me­ra oca­sión que tu­vo, Trump cri­ti­có al ben­ja­mín de la di­nas­tía Bush por ha­blar en cas­te­llano en los mí­ti­nes en los que se en­con­tra­ba an­te una au­dien­cia la­ti­na. “Es­ta­dos Uni­dos es un país don­de ha­bla­mos in­glés, no es­pa­ñol. De­be­ría ser un ejem­plo ha­blan­do in­glés en EEUU”, le es­pe­tó Trump a Jeb Bush, ca­sa­do con una me­xi­ca­na y que des­de en­ton­ces no le­van­tó ca­be­za en la ca­rre­ra re­pu­bli­ca­na.

Un día des­pués de ac­ce­der a la pre­si­den­cia, la pá­gi­na ofi­cial de la Ca­sa Blan­ca en es­pa­ñol de­sa­pa­re­ció de las pan­ta­llas y es una in­cóg­ni­ta si vol­ve­rá a abrir­se. El Go­bierno de Ma­riano Ra­joy la­men­tó el paso da­do por la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción, aun­que se mos­tró cau­to

por­que des­de la Ca­sa Blan­ca se ase­gu­ró que la pá­gi­na web es­ta­ba sien­do re­mo­de­la­da. Pa­sa­dos do­ce días, la pá­gi­na si­gue igual, aun­que el mar­tes se abrió una cuen­ta en Twit­ter en es­pa­ñol (@LaCa­saB­lan­ca).

Daniel Ure­ña, pre­si­den­te de The His­pa­nic Coun­cil, re­cuer­da a TIEM­PO que ca­da año son más los es­ta­dou­ni­den­ses que em­plean el es­pa­ñol, bien co­mo len­gua ha­bi­tual o co­mo se­gun­do idio­ma. “Es­tá cla­ro que es­ta Ad­mi­nis­tra­ción es me­nos sen­si­ble a lo his­pano, pe­ro no de­be­rían ol­vi­dar que la pro­pia esen­cia y el ori­gen de Es­ta­dos Uni­dos co­mo na­ción tie­ne un mar­ca­do ca­rác­ter his­pano”. Los li­bros de His­to­ria han he­cho mu­cho hin­ca­pié en la in­fluen­cia in­gle­sa y fran­ce­sa en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro un si­glo y me­dio an­tes de que los in­gle­ses lle­ga­ran a las cos­tas de Mas­sa­chu­setts en el May­flo­wer, los es­pa­ño­les ya ha­bían con­quis­ta­do los te­rri­to­rios del Sur. “La hue­lla his­pa­na for­ma par­te de la esen­cia de Es­ta­dos Uni­dos y, en con­se­cuen­cia, los his­pa­nos no son unos re­cién lle­ga­dos”, sub­ra­ya Ure­ña.

En los úl­ti­mos años al­gu­nos po­lí­ti­cos han tra­ta­do de pre­sen­tar el es­pa­ñol co­mo al­go ajeno a Es­ta­dos Uni­dos y se ha per­se­gui­do so­cial­men­te, pe­ro na­die ha­bía lle­ga­do tan le­jos co­mo Trump. La prue­ba más pal­pa­ble de sus re­ti­cen­cias ha­cia la co­mu­ni­dad his­pa­na es que no hay nin­gún la­tino de ori­gen en­tre sus mi­nis­tros de Ga­bi­ne­te, al­go que no ocu­rría des­de ha­ce 30 años. La úni­ca re­pre­sen­tan­te la­ti­na en la Ad­mi­nis­tra­ción Trump es He­len Agui­rre, di­rec­to­ra de me­dios his­pa­nos a las ór­de­nes del por­ta­voz de la Ca­sa Blan­ca, Sean Spi­cer.

LOS LA­TI­NOS ALTERARÁN “DRÁS­TI­CA­MEN­TE LA COM­PO­SI­CIÓN ÉT­NI­CA”

La reali­dad que el nue­vo pre­si­den­te in­ten­ta ig­no­rar es que Es­ta­dos Uni­dos cuen­ta con 55 mi­llo­nes de his­pa­nos, un 17% de la po­bla­ción to­tal y que en el lap­so de 20 o 30 años di­cho por­cen­ta­je lle­ga­rá al 25% al su­pe­rar la ba­rre­ra de los 100 mi­llo­nes. Es de­cir, uno de ca­da cua­tro es­ta­dou­ni­den­ses se­rá de ori­gen la­tino an­tes de 2050 y la co­mu­ni­dad la­ti­na de EEUU se­rá la más nu­me­ro­sa del mun­do his­pano, por de­lan­te de Mé­xi­co.

El Ins­ti­tu­to Cer­van­tes se­ña­la en su re­cien­te in­for­me El es­pa­ñol: una len­gua vi­va que en el cur­so aca­dé­mi­co 2015-2016 hu­bo más de cua­tro mi­llo­nes de es­tu­dian­tes de cas­te­llano en el sis­te­ma de edu­ca­ción obli­ga­to­ria en EEUU, mien­tras que en la en­se­ñan­za uni­ver­si­ta­ria la ci­fra de ins­cri­tos as­cen­dió a 790.756. El pro­pio Cer­van­tes cuen­ta con tres cen­tros (Nue­va York, Chica­go y Al­bu­quer­que) más un au­la en Seattle por los que han pa­sa­do 4.437 alum­nos el úl­ti­mo cur­so. Tam­bién ha crea­do el Ob­ser­va­to­rio de la len­gua es­pa­ño­la y las culturas his­pá­ni­cas en Es­ta­dos Uni­dos en la Uni­ver­si­dad de Har­vard, una ins­ti­tu­ción des­de la que se ana­li­za la pre­sen­cia del es­pa­ñol en es­te país con es­pe­cial aten­ción a la evo­lu­ción so­cial, cul­tu­ral y lin­güís­ti­ca, a su uso por par­te de los his­pa­noha­blan­tes y a su co­exis­ten­cia con otras len­guas. Pre­ci­sa­men­te, di­cho ob­ser­va­to­rio ela­bo­ró el año pa­sa­do un in­for­me –El ma­pa his­pano de EEUU en 2016–, en el que se sub­ra­ya que el cre­ci­mien­to de los his­pa­nos en Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te es­te si­glo al­te­ra­rá “drás­ti­ca­men­te la com­po­si­ción ét­ni­ca” de es­te país. Se­gún la Ofi­ci­na del Cen­so es­ta­dou­ni­den­se, los cin­co Es­ta­dos con la ma­yor po­bla­ción his­pa­na eran los si­guien­tes en 2015: Ca­li­for­nia (15,2 mi­llo­nes), Te­xas (10,7 mi­llo­nes), Flo­ri­da (4,9 mi­llo­nes), Nue­va York (3,7 mi­llo­nes) e Illi­nois (2,2 mi­llo­nes). Sin em­bar­go, es Nue­vo Mé­xi­co el Es­ta­do con ma­yor pro­por­ción de his­pa­nos de su po­bla­ción to­tal (47%).

Has­ta la dé­ca­da los ochen­ta, los blan­cos de ori­gen eu­ro­peo su­po­nían el 80%-90% de la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se. En 2010, la pro­por­ción de blan­cos no-his­pa­nos ca­yó a un 72,4% y pa­ra el año 2045 al­gu­nos ana­lis­tas es­ti­man que los blan­cos re­pre­sen­ta­rán me­nos de la mi­tad de la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se. ¿A qué se de­be ello? Los his­pa­nos son la mi­no­ría más gran­de del país y tam­bién son la po­bla­ción con el cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co más

rá­pi­do en la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial. Mien­tras que la ta­sa de na­ta­li­dad blan­ca ha caí­do por de­ba­jo del ni­vel de re­em­pla­zo, la his­pa­na se man­tie­ne por en­ci­ma de es­te ni­vel, en un 2,4.

El ta­lón de Aqui­les del es­pa­ñol en EEUU es­tá en los his­pa­nos de ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, ya que el mo­no­lin­güis­mo in­glés y, en con­se­cuen­cia, la pér­di­da del es­pa­ñol, pa­re­ce ser la ten­den­cia pre­do­mi­nan­te en ese seg­men­to de la po­bla­ción. En ge­ne­ral, el bi­lin­güis­mo tien­de a ser más fuer­te en­tre los his­pa­nos de pri­me­ra y se­gun­da ge­ne­ra­ción. Ca­si to­dos los ni­ños his­pa­nos de se­gun­da ge­ne­ra­ción son com­pe­ten­tes en in­glés y pue­den ha­blar el idio­ma de sus pa­dres. Sin em­bar­go, en la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, el do­mi­nio del in­glés en de­tri­men­to del es­pa­ñol se ha­ce ca­da vez más fre­cuen­te. Es­ta ten­den­cia ha­ce que sea me­nos pro­ba­ble que los his­pa­nos de ter­ce­ra ge­ne­ra­ción crez­can co­mo bi­lin­gües. En la pro­pia cam­pa­ña re­pu­bli­ca­na hu­bo un ejem­plo de có­mo al­gu­nos la­ti­nos ob­vian sus raí­ces. Fue el ca­so del go­ber­na­dor de Te­xas, Ed­ward, Ted, Cruz, quien no ha­bla cas­te­llano a pe­sar de que su pa­dre na­ció en Ma­tan­zas (Cu­ba). Su ma­dre, Elea­nor Wilson, es es­ta­dou­ni­den­se y él se crió en un am­bien­te an­glo­sa­jón.

En el te­rreno eco­nó­mi­co, un es­tu­dio de Se­lig Cen­ter for Eco­no­mic Growth des­ta­có que el po­der de com­pra de la po­bla­ción his­pa­na fue de 1,3 bi­llo­nes de dó­la­res en 2015, una ci­fra su­pe­rior al PIB anual es­pa­ñol, y se es­pe­ra que en 2020 al­can­ce los 1,7 bi­llo­nes. Por con­tra, los ni­ve­les de po­bre­za no han cam­bia­do sus­tan­cial­men­te en los úl­ti­mos 35 años. En 1980, el 33,2% de los his­pa­nos de EEUU vi­vían por de­ba­jo del ni­vel de po­bre­za. En 1990, es­te por­cen­ta­je au­men­tó al 38,4% y en 2014 era del 23,6%.

Otro in­di­ca­dor in­tere­san­te de la fuer­za eco­nó­mi­ca de los la­ti­nos es la ta­sa de pro­pie­dad de vi­vien­das. Se­gún el cen­tro Pew Re­search Cen­ter, el 46% de los ho­ga­res en­ca­be­za­dos por his­pa­nos son ocu­pa­dos por sus pro­pie­ta­rios, fren­te al 72% de los ho­ga­res de blan­cos, el 58% de los ho­ga­res de asiá­ti­cos y el 43% de los ho­ga­res de pro­pie­ta­rios afroa­me­ri­ca­nos.

En el te­rreno po­lí­ti­co, el nú­me­ro de vo­tan­tes his­pa­nos ha au­men­ta­do un 70% des­de 2008, de 19,7 mi­llo­nes a 27,3 mi­llo­nes en es­te año 2016, aun­que so­lo la mi­tad fue­ron a vo­tar. En julio, Hi­llary Clin­ton te­nía una am­plia ven­ta­ja en­tre los vo­tan­tes his­pa­nos (66% fren­te al 24% de Trump), pe­ro al fi­nal el mar­gen se re­du­jo: la de­mó­cra­ta se que­dó en el 65% y Trump lle­gó al 29%, dos pun­tos más que Mitt Rom­ney en 2012.

La web en cas­te­llano de la Ca­sa Blan­ca si­gue sin con­te­ni­do de mo­men­to.

Ma­ni­fes­ta­ción con­tra Trump en San Die­go (Ca­li­for­nia) tras el de­cre­to que dio luz ver­de al mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co.

El gru­po Ma­ná des­plie­ga una pan­car­ta con­tra Trump tras sus crí­ti­cas a los me­xi­ca­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.