ES­PE­RAN­DO A ME­LA­NIA

La pri­me­ra da­ma ape­nas se ha de­ja­do ver des­de la to­ma de po­se­sión de su ma­ri­do. ¿Se re­sis­te a acep­tar su nue­vo pa­pel o es­pe­ra el me­jor mo­men­to pa­ra sal­tar al es­ce­na­rio?

Tiempo - - A FON­FO - Por Kris­sah Thom­pson (The Wa­shing­ton Post)

VI­VE EN NUE­VA YORK CON SU HI­JO Y VA A WA­SHING­TON LOS FI­NES DE SE­MA­NA

Me­la­nia Trump ha com­ple­ta­do sus pri­me­ras dos se­ma­nas co­mo pri­me­ra da­ma, un tí­tu­lo que au­to­má­ti­ca­men­te la con­vier­te en una de las mu­je­res más des­ta­ca­das de Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro aun así ape­nas se la ha po­di­do ver. Lu­ció una ele­gan­te fi­gu­ra en la ce­re­mo­nia de to­ma de po­se­sión de su ma­ri­do y en los bai­les inau­gu­ra­les. Pe­ro dos días des­pués, y co­mo di­jo que ha­ría, vol­vió a Nue­va York pa­ra cui­dar de su hi­jo Ba­rron, de 10 años, que si­gue yen­do al co­le­gio allí.

Mien­tras tan­to no ha da­do mu­chas pis­tas de has­ta qué pun­to tie­ne in­ten­ción de asu­mir la vi­da de un per­so­na­je pú­bli­co. Di­cen que es­tá eli­gien­do a su equi­po, pe­ro no ha he­cho apa­ri­cio­nes pú­bli­cas des­de el ser­vi­cio re­li­gio­so al que asis­tió la ma­ña­na des­pués de la to­ma de po­se­sión. No ha con­ce­di­do en­tre­vis­tas a los me­dios co­mo pri­me­ra da­ma, y tam­po­co ha in­di­ca­do de for­ma exac­ta cuál quie­re que sea su nue­vo pa­pel.

“La gen­te es­pe­ra in­for­ma­ción, y ella no la es­tá dan­do –afir­ma Lau­ren Wright, ana­lis­ta po­lí­ti­ca y au­to­ra del libro On behalf of the pre­si­dent–. Es in­tere­san­te el he­cho de que pa­re­ce que no hay in­ten­ción de cons­truir su ima­gen pú­bli­ca a pe­sar del in­te­rés de la gen­te”.

De cual­quier mo­do, el Ala Es­te u ofi­ci­na de la pri­me­ra da­ma es­tá te­nien­do un arran­que inusual­men­te len­to. Ha­ce po­co se tu­vo no­ti­cia de que Me­la­nia ha­bía con­tra­ta­do a su pri­me­ra co­la­bo­ra­do­ra. Se tra­ta de Step­ha­nie Wins­ton Wol­koff, una di­se­ña­do­ra de even­tos de Nue­va York que se­gún fuen­tes in­for­ma­das tra­ba­ja­rá co­mo ase­so­ra prin­ci­pal.

Pe­ro aun así que­dan mu­chos pues­tos cla­ve que no han si­do ocu­pa­dos, co­mo el de je­fe de ga­bi­ne­te, di­rec­tor de co­mu­ni­ca­ción o por­ta­voz. Es­te úl­ti­mo pues­to es tan im­por­tan­te que ya se ha ofre­ci­do una vo­lun­ta­ria pa­ra la ta­rea. Es Jes­si­ca Bou­lan­ger, una an­ti­gua em­plea­da del Ca­pi­to­lio que en es­te mo­men­to es la vi­ce­pre­si­den­ta de co­mu­ni­ca­ción de Bus­si­nes Round­ta­ble, or­ga­ni­za­ción que agru­pa a las gran­des cor­po­ra­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses.

Más sor­pren­den­te aún es que to­da­vía no se ha nom­bra­do a un je­fe de pro­to­co­lo en­car­ga­do de pla­ni­fi­car to­dos los even­tos de la Ca­sa Blan­ca. La ma­yo­ría de las ad­mi­nis­tra­cio­nes an­te­rio­res hi­cie­ron es­te nom­bra­mien­to an­tes de la to­ma de po­se­sión.

Y en me­dio de es­te si­len­cio, ya hay quien es­tá ha­cien­do con­je­tu­ras. Los fri­kis de In­ter­net se pa­san el día di­sec­cio­na­do las ex­pre­sio­nes fa­cia­les y el len­gua­je cor­po­ral de la pri­me­ra da­ma du­ran­te la to­ma de po­se­sión, y des­cri­ben mu­chas de las in­ter­ac­cio­nes con su ma­ri­do co­mo ten­sas (hay un mo­men­to en que él de­ja a Me­la­nia va­rios pa­sos por de­trás al acer­car­se a los Oba­ma en las es­ca­le­ras de la Ca­sa Blan­ca, mien­tras que en otra pa­re­ce que ella frun­ce el ce­ño a su es­pal­da). El hash­tag #FreeMe­la­nia (li­be­rad a Me­la­nia) pren­dió en Twit­ter.

Pe­ro to­do pa­re­ce bien en los per­fi­les de re­des so­cia­les ofi­cia­les del ma­tri­mo­nio. Aun­que a ve­ces han reac­cio­na­do fren­te a bur­las, nun­ca han res­pon­di­do a las con­je­tu­ras de Twit­ter so­bre es­te asun­to, que han sur­gi­do en me­dio de con­tro­ver­sias mu­cho ma­yo­res que afec­tan a la Ad­mi­nis­tra­ción. La cuen­ta del pre­si­den­te Trump, @PO­TUS, emi­tió un tuit de agra­de­ci­mien­to a su fa­mi­lia con una fo­to de su mu­jer son­rien­do. Me­la­nia, que no ha tui­tea­do na­da des­de el día de la to­ma de po­se­sión, so­lo ha en­via­do un men­sa­je des­de su cuen­ta @FLO­TUS en el que de­cía que se sen­tía “tre­men­da­men­te hon­ra­da” de ser­vir al país co­mo pri­me­ra da­ma.

Ella ha en­tra­do en la Ca­sa Blan­ca con las me­no­res ta­sas de apro­ba­ción de cual­quier pri­me­ra da­ma mo­der­na. So­lo el 37% de los ciu­da­da­nos te­nía una opi­nión fa­vo­ra­ble so­bre ella, se­gún una en­cues­ta de Ga­llup del 16 de enero, y el mis­mo por­cen­ta­je de ciu­da­da­nos te­nía una opi­nión des­fa­vo­ra­ble. Mi­che­lle Oba­ma, Lau­ra Bush y Hi­llary Clin­ton te­nían ta­sas de apro­ba­ción por en­ci­ma del 55% cuan­do se con­vir­tie­ron en pri­me­ras da­mas.

Los es­ta­dou­ni­den­ses es­tán acos­tum­bra­dos a ver a la pri­me­ra fa­mi­lia jun­ta, afir­ma My­ra Gu­tin, pro­fe­so­ra de la Ri­der Uni­ver­sity y au­to­ra del libro The pre­si­dent’s part­ner. Y la de­ci­sión de es­ta ex­mo­de­lo na­ci­da en Es­lo­ve­nia de vi­vir por el mo­men­to en Nue­va York po­dría es­tar agu­di­zan­do las per­cep­cio­nes ne­ga­ti­vas so­bre ella.

CA­BE ES­PE­RAR DE ELLA UN PA­PEL SE­CUN­DA­RIO, SE­GÚN EL BIÓ­GRA­FO DE SU MA­RI­DO

(Me­la­nia ha afir­ma­do que in­ten­ta ir a Wa­shing­ton los fi­nes de se­ma­na pa­ra ver al pre­si­den­te).

“Po­dría dar­le a la Ad­mi­nis­tra­ción un pe­que­ño to­que de sua­vi­dad, por­que lo cier­to es que al­gu­nas de­ci­sio­nes so­bre el pre­si­den­te las to­ma­mos en fun­ción de su fa­mi­lia –afir­ma Gu­tin–. Ivan­ka y su fa­mi­lia es­tán ahí, pe­ro si tam­bién es­tu­vie­ra el hi­jo pe­que­ño de los Trump ha­bría un sen­ti­mien­to di­fe­ren­te”.

Es­tas dis­cre­tas pri­me­ras se­ma­nas de Me­la­nia Trump po­drían ser sín­to­ma de que se es­tá re­sis­tien­do a so­me­ter­se al es­cru­ti­nio pú­bli­co. Pe­ro tam­bién po­dría ser que sim­ple­men­te es­tu­vie­ra to­mán­do­se su tiem­po pa­ra de­ci­dir có­mo se­rá su pre­sen­cia en los me­dios.

Ca­da pri­me­ra da­ma acep­ta el desafío a su mo­do. Es al­go que evo­lu­cio­na con el tiem­po –afir­ma Ann Stock, an­ti­gua je­fa de pro­to­co­lo de la Ca­sa Blan­ca–. Lo pri­me­ro (y prio­ri­ta­rio) pa­ra to­do pre­si­den­te y pri­me­ra da­ma es ha­cer que su fa­mi­lia se sien­ta có­mo­da”.

Mi­chael D’An­to­nio, bió­gra­fo de Do­nald Trump, afir­ma que Me­la­nia “pa­re­cía de­ci­di­da a pre­ser­var su pri­va­ci­dad” cuan­do él la co­no­ció. “Él le pi­dió en bro­ma que me di­je­ra que era un gran ma­ri­do, y ella obe­de­ció. Sin em­bar­go, hu­yó de la ha­bi­ta­ción en cuan­to tu­vo oca­sión –des­ta­ca D’An­to­nio–. Pre­veo que se com­por­ta­rá de ma­ne­ra ele­gan­te cuan­do ac­túe co­mo pri­me­ra da­ma, pe­ro no me sor­pren­de­ría que se li­mi­ta­ra a un com­pro­mi­so mí­ni­mo con su nue­vo pa­pel”.

¿Es re­le­van­te que se es­té to­man­do su tiem­po con el nue­vo car­go? Un an­ti­guo car­go de la Ca­sa Blan­ca des­ta­ca que el per­so­nal que lle­ga des­pués de los pri­me­ros días de una Ad­mi­nis­tra­ción pue­de en­con­trar di­fi­cul­ta­des a la ho­ra de adap­tar­se a una or­ga­ni­za­ción tan gran­de (asu­mien­do, por su­pues­to, que Me­la­nia Trump quie­re ga­nar in­fluen­cia en es­te es­pa­cio).

El car­go no es so­lo sim­bó­li­co: los tri­bu­na­les fe­de­ra­les han dic­ta­mi­na­do que la pri­me­ra da­ma es un car­go pú­bli­co “de fac­to”, mien­tras que el Con­gre­so ha au­to­ri­za­do do­tar­le de per­so­nal pa­ra que ayu­de al pre­si­den­te, afir­ma Mar­yAn­ne Bo­rre­lli, pro­fe­so­ra de Cien­cia Po­lí­ti­ca del Con­nec­ti­cut Co­lle­ge y au­to­ra del libro The po­li­tics of the pre­si­dent’s wi­fe.

Mien­tras tan­to, hay más de 228 años de tra­di­ción ro­dean­do el car­go, y Me­la­nia Trump se­rá com­pa­ra­da con las mu­je­res que lo ocu­pa­ron an­tes que ella, tan­to si de­ci­de acep­tar el re­to co­mo si no.

Mi­che­lle Oba­ma, a quien Me­la­nia ha di­cho que ad­mi­ra, al prin­ci­pio tam­bién se re­sis­tía a ser pri­me­ra da­ma. Ella tam­bién te­mía criar a sus hi­jos ba­jo los fo­cos. Pe­ro des­de el prin­ci­pio ella se si­tuó co­mo una pie­za cla­ve del Go­bierno de su ma­ri­do. Al tiem­po que se pro­mo­cio­na­ba co­mo “ma­dre-en-je­fe”, Mi­che­lle Oba­ma ya te­nía un equi­po en­car­ga­do de su agen­da cuan­do en­tró en la Ca­sa Blan­ca. Y en su se­gun­da se­ma­na em­pe­zó un tour por dis­tin­tas agen­cias fe­de­ra­les pa­ra dar las gra­cias a los fun­cio­na­rios por su tra­ba­jo.

Sin em­bar­go, otras pri­me­ras da­mas no han da­do a co­no­cer sus agen­das has­ta pa­sa­dos me­ses. Me­la­nia ya ha men­cio­na­do un asun­to por el que quie­re lu­char, el cy­ber­bu­lling, que se es­ti­ma que afec­ta a una cuar­ta par­te de los ado­les­cen­tes, apro­xi­ma­da­men­te. Los ex­per­tos en el te­ma di­cen que aún no han oí­do na­da al res­pec­to de la pri­me­ra da­ma, pe­ro que es­tán desean­do co­la­bo­rar.

“To­do el mun­do es­tá en cier­to mo­do a la ex­pec­ta­ti­va, co­mo pre­gun­tán­do­se ‘¿qué ti­po de per­so­na va a ser?”, afir­ma Juns­tin W. Pat­chin, co­di­rec­tor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción del Cy­ber­bull­ying. “Ella es un per­so­na­je pú­bli­co muy co­no­ci­do. Co­mo mí­ni­mo po­drá in­cre­men­tar la aten­ción so­bre es­te asun­to”.

Ja­ne Ham­pton Cook, no­ve­lis­ta y au­to­ra de co­no­ci­das obras so­bre la Ca­sa Blan­ca, afir­ma que la re­ser­va de Me­la­nia po­dría au­men­tar el in­te­rés ha­cia ella cuan­do fi­nal­men­te de­ci­da sa­lir a la luz pú­bli­ca. Re­cuer­da un bre­ve dis­cur­so que la en­ton­ces fu­tu­ra pri­me­ra da­ma dio en Pennsyl­va­nia ca­si al fi­nal de la cam­pa­ña, y en el que pro­me­tió que se con­ver­ti­ría en “abo­ga­da de las mu­je­res y de los ni­ños”.

“Me en­con­tré con que la es­ta­ba es­cu­chan­do por­que ha­cía tiem­po que no oía na­da so­bre ella –afir­ma Cook–. A ve­ces me­nos es más, y ella re­pre­sen­ta es­te la­do de la ecua­ción. Su ma­ri­do es más, más, más...”.

La pri­me­ra da­ma con su hi­jo Ba­rron, de 10 años, en la ce­re­mo­nia de to­ma de po­se­sión de su ma­ri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.