Lo que pin­ta el go­ri­la ar­tis­ta

Tiempo - - VIVIR - IGNACIO VIDAL-FOLCH

Cuer­po, de­seo y ci­be­res­pa­cio era el tí­tu­lo de la con­fe­ren­cia a la que ayer asis­tí en el Cen­tro de Cul­tu­ra Con­tem­po­rá­nea de Bar­ce­lo­na. Y se­ré fran­co: no asis­tí a esa con­fe­ren­cia –en el mar­co de la es­tu­pen­da ex­po­si­ción Mil me­tros cua­dra­dos de de­seo– por­que el te­ma me in­tere­se so­bre­ma­ne­ra sino por­que con­si­de­ro obli­ga­do tra­tar de en­ten­der un po­co el fu­tu­ro. En el fon­do hu­bie­ra pre­fe­ri­do que­dar­me en ca­sa re­le­yen­do a Gal­dós.

Así que fui a es­cu­char a Re­me­dios Za­fra. Za­fra, pro­fe­so­ra de ar­te y cul­tu­ra di­gi­tal en la Uni­ver­si­dad de Sevilla y en­sa­yis­ta muy fér­til y pre­mia­da, lo pri­me­ro que di­jo cuan­do com­pa­re­ció en el es­ce­na­rio fue es­to: “El primer da­to in­tere­san­te de es­ta con­fe­ren­cia es que ha­ya des­per­ta­do tan­to in­te­rés y tan­tas ex­pec­ta­ti­vas”. Pues era ob­vio, vien­do la sa­la de ac­tos lle­na a re­bo­sar de un pú­bli­co jo­ven, y ma­yo­ri­ta­ria­men­te fe­me­nino, que el te­ma to­ca en ner­vio vi­vo.

Lue­go –otro signo de los tiem­pos– sa­lu­dó a los que la es­ta­ban es­cu­chan­do en sus ca­sas, pues la con­fe­ren­cia se di­fun­día tam­bién en strea­ming, es de­cir que ha­bía un po­ten­cial pú­bli­co que asis­tía a ella “en tiem­po real”, des­de sus or­de­na­do­res en ca­sa. Y fi­nal­men­te sa­lu­dó tam­bién “a los que nos es­cu­cha­rán en el fu­tu­ro y se­gu­ra­men­te se extrañarán de que en el pa­sa­do, en el año 2017, nos reunié­ra­mos pa­ra ha­blar de es­tas co­sas”. Y asu­mir que aun­que sea­mos, pa­ra no­so­tros, pre­sen­te, tam­bién so­mos el pa­sa­do de otros tam­bién me pa­re­ció ca­rac­te­rís­ti­co y sig­ni­fi­ca­ti­vo de nues­tra con­tem­po­ra­nei­dad, don­de to­do que­da re­gis­tra­do y ac­ce­si­ble pa­ra siem­pre.

Za­fra ex­pu­so y reite­ró el con­cep­to de la “ha­bi­ta­ción pro­pia co­nec­ta­da” –el con­cep­to de Virginia Woolf ac­tua­li­za­do y per­ver­ti­do por el or­de­na­dor y el mó­dem– y se­ña­ló el cam­bio de pa­ra­dig­ma en el pro­yec­to hu­mano que as­pi­ra­ba a so­bre to­do pro­te­ger la in­ti­mi­dad del ciu­da­dano, a la ten­den­cia a ex­po­ner­la, a com­par­tir­la, “lo que nos au­to­ri­za a ha­blar de pos­hu­ma­ni­dad” y co­men­tó la ne­ce­si­dad de hoy de con­tro­lar la ex­po­si­ción, la vi­si­bi­li­dad del cuer­po y de la in­ti­mi­dad. Pa­só por las ideas de pro­fi­la­xis y trans­gre­sión mo­ral fa­ci­li­ta­das por el ero­tis­mo di­gi­tal; se­ña­ló que es­ta es una cul­tu­ra don­de el par­ti­ci­pan­te dis­po­ne de la po­si­bi­li­dad de des­co­nec­tar de al­go que ve, a lo que asis­te, con so­lo

ES­TA ES UNA CUL­TU­RA DON­DE SE PUE­DE DES­CO­NEC­TAR CON SO­LO DAR­LE A UNA TE­CLA

dar­le a una te­cla, y tam­bién la po­si­bi­li­dad de en­trar y sa­lir de la mis­ma ma­ne­ra en el mun­do de la fan­ta­sía.

Una cul­tu­ra di­gi­tal que fa­ci­li­ta has­ta el ex­tre­mo las po­si­bi­li­da­des de cons­truir nues­tras pro­pias fan­ta­sías y vi­vir­las (co­mo en Her, la fa­mo­sa pe­lí­cu­la de Spi­ke Jon­ze, Os­car del año 2014 al me­jor guion, don­de Joa­quin Phoe­nix pro­gra­ma un sis­te­ma ope­ra­ti­vo que evo­lu­cio­na, apren­de y le enamo­ra), tras­cen­dien­do ta­bús y trans­gre­dien­do im­pe­ra­ti­vos aje­nos... pe­ro con la pa­ra­do­ja de que lo que ima­gi­na­mos y que­re­mos ima­gi­nar son co­pias de los es­te­reo­ti­pos de siem­pre, ré­pli­cas del ima­gi­na­rio del mun­do ma­te­rial. El go­ri­la pin­tor so­lo pin­ta­ba... los ba­rro­tes de su jau­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.