La trai­ción del ma­ris­cal

Sta­lin­gra­do, 2 de fe­bre­ro de 1943. El ma­ris­cal Pau­lus se rin­de. Pun­to de in­fle­xión de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Tiempo - - VIVIR - LUIS RE­YES

Re­sis­tir a cual­quier pre­cio, na­da de re­ti­rar­se, que ca­da cual mue­ra en su pues­to de com­ba­te... Las ór­de­nes des­bor­dan­tes de so­ber­bia que­dan bien en las loas he­roi­cas, pe­ro cau­san ca­tás­tro­fes en la reali­dad. Cuan­do el ge­ne­ral Pau­lus, je­fe del VI Ejér­ci­to ale­mán, que ha­bía lan­za­do el asal­to con­tra Sta­lin­gra­do, vio el pe­li­gro de que­dar ais­la­do por una con­tra­ofen­si­va so­vié­ti­ca, qui­so em­pren­der una re­ti­ra­da es­tra­té­gi­ca. Era no­viem­bre, lle­ga­ban las nie­ves y el frío, y en ca­so de cer­co na­die iba a acu­dir en su au­xi­lio, por­que la Wehr­macht, a di­fe­ren­cia del Ejér­ci­to Ro­jo, no sa­bía ata­car en el in­vierno ru­so. El Ober­ko­man­do (Al­to Man­do del Ejér­ci­to) tam­bién le man­dó re­ti­rar­se, pe­ro la or­den di­rec­ta e irre­vo­ca­ble de Hitler le im­pi­dió ha­cer­lo y con­de­nó a muer­te al VI Ejér­ci­to, 250.000 hom­bres de los que so­lo re­gre­sa­rían a Ale­ma­nia 6.000.

Frie­drich Pau­lus era un es­tra­te­ga na­to, aun­que no ha­bía tra­di­ción mi­li­tar en su fa­mi­lia. Era hi­jo de un fun­cio­na­rio de Ha­cien­da, y cuan­do qui­so in­gre­sar en la Ma­ri­na Im­pe­rial ale­ma­na fue re­cha­za­do por no per­te­ne­cer a la no­ble­za. Su al­ter­na­ti­va fue el Ejér­ci­to, que era me­nos exi­gen­te. Hi­zo la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial sin es­pe­cial re­lie­ve, pe­ro tras el Ar­mis­ti­cio de 1918 fue ele­gi­do, uno en­tre mil, pa­ra con­ti­nuar co­mo ofi­cial en el re­du­ci­do Ejér­ci­to de la Re­pú­bli­ca de Wei­mar, muy li­mi­ta­do en efec­ti­vos y ar­ma­men­to por exi­gen­cia de los ven­ce­do­res.

Allí co­men­zó en­se­gui­da una ca­rre­ra de des­pa­cho, Pau­lus nun­ca tu­vo el ca­ris­ma y el arro­jo ne­ce­sa­rio pa­ra ser un buen ge­ne­ral en el cam­po de ba­ta­lla, pe­ro era muy buen ofi­cial de Es­ta­do Ma­yor, com­pren­día la cien­cia mi­li­tar y fue pio­ne­ro de las tro­pas mo­to­ri­za­das y los tan­ques. En 1935, cuan­do Hitler des­de el po­der ab­so­lu­to ha­bía em­pren­di­do el ca­mino de la gue­rra, Pau­lus era na­da me­nos que je­fe de Es­ta­do Ma­yor de las fuer­zas Pan­zer, que iban a cam­biar la his­to­ria de la gue­rra.

Tiem­po atrás, tras unas ma­nio­bras, un in­for­me del man­do ha­bía des­ta­ca­do su ta­len­to y pa­sión por el “ca­jón de are­na” o Spiel­krieg (jue­go de la gue­rra), que era la ge­nui­na es­cue­la don­de se for­ja­ban los mag­ní­fi­cos ofi­cia­les de Es­ta­do Ma­yor ale­ma­nes, y lo ca­li­fi­ca­ba de “ex­cep­cio­nal­men­te do­ta­do e in­tere­sa­do en ma­te­rias mi­li­ta­res, me­ticu­loso en su tra­ba­jo de des­pa­cho”. Pe­ro el in­for­me se­ña­la­ba tam­bién los pro­ble­mas de su ca­rác­ter, que lo in­va­li­da­ban pa­ra ejer­cer el man­do de com­ba­te en el cam­po de ba­ta­lla. Cu­rio­sa­men­te ci­ta­ba una se­rie de apa­ren­tes cua­li­da­des, aun­que con­tra­pe­san­do ca­da una con un de­fec­to que las mi­ni­mi­za­ba: “Tí­pi­co ofi­cial de la vie­ja es­cue­la, al­to, de bue­na apa­rien­cia (pe­ro exa­ge­ra­da­men­te aci­ca­la­do). Mo­des­to (tal vez de­ma­sia­do). De ma­ne­ras ex­tre­ma­da­men­te cor­te­ses y buen ca­ma­ra­da (aun­que de­ma­sia­do preo­cu­pa­do por no ofen­der a na­die)”.

Su ta­len­to mi­li­tar su­po ver la im­por­tan­cia que ten­drían los blin­da­dos en la fu­tu­ra gue­rra. Pau­lus fue un teó­ri­co de la nue­va ar­ma, de la Blitz­krieg que le da­ría al III Reich sus más glo­rio­sas vic­to­rias al ini­cio de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Es­ta­ba por tan­to, co­mo Rom­mel, en el re­du­ci­do gru­po de ofi­cia­les in­no­va­do­res que tan­to le gus­ta­ban a Hitler, gen­te que en el ape­lli­do no lu­cía el “Von” de la vie­ja y or­gu­llo­sa cas­ta mi­li­tar pru­sia­na, tan de­tes­ta­da por el Füh­rer.

De al­gu­na for­ma Hitler sin­tió que Pau­lus era su al­ter ego en el mun­do cas­tren­se, al­guien a quien la aris­to­cra­cia mi­li­tar ha­bía des­pre­cia­do por su mo­des­to ori­gen, pe­ro que por su ge­nio y te­són –las pro­pias cua­li­da­des de Hitler– ha­bía des­ta­ca­do y era ca­paz de dar­les lec­cio­nes a los jun­ker, los ge­ne­ra­les no­bles.

Ba­ta­lla. La ba­ta­lla de Sta­lin­gra­do es bien sa­bi­da (ver His­to­rias de la His­to­ria “La ciu­dad de Sta­lin”, en el nú­me­ro 1.588 de TIEM­PO) y no vol­ve­re­mos a con­tar­la. Bas­te de­cir que des­de di­ciem­bre los sol­da­dos ale­ma­nes em­pe­za­ron a mo­rir de ham­bre, por­que el puen­te aé­reo que ha­bía pro­me­ti­do Gö­ring pa­ra abas­te­cer­los era una uto­pía. Lle­ga­ban po­cos avio­nes, aun­que en­tre la es­ca­sa car­ga iban ca­jo­nes de cru­ces de hie­rro. En su afán de no acep­tar la reali­dad, Hitler en­via­ba con­de­co­ra­cio­nes y as­cen­sos en vez de co­mi­da y mu­ni­ción.

El 15 de enero de 1943, cuan­do ya es­ta­ba to­do per­di­do, le man­dó a Pau­lus las “ho­jas de ro­ble” de Ca­ba­lle­ro de la Cruz de Hie­rro, una dis­tin­ción que has­ta ese mo­men­to so­lo te­nían 177 hé­roes en­tre los 10 mi­llo­nes de sol­da­dos ale­ma­nes. Y el 30 de enero, cuan­do prác­ti­ca­men­te ha­bía ter­mi­na­do ya la re­sis­ten­cia, Hitler nom­bró a Pau­lus ma­ris­cal. Eran re­me­dios má­gi­cos, por­que nun­ca un ma­ris­cal ale­mán se ha­bía ren­di­do. Pe­ro la ma­gia no fun­cio­nó... El 2 de fe­bre­ro Pau­lus, re­fu­gia­do con los re­si­duos del VI Ejér­ci­to en un cen­tro co­mer­cial sub­te­rrá­neo, fir­mó la ren­di­ción tras prohi­bir a sus ge­ne­ra­les que se sui­ci­da­ran.

Sin em­bar­go eso era pre­ci­sa­men­te lo que el Füh­rer es­pe­ra­ba de él. “No lo­gro com­pren­der que al­guien co­mo Pau­lus no pre­fie­ra la muer­te”, di­jo Hitler, com­ple­ta­men­te aba­ti­do al sa­ber que se ha­bía ren­di­do. Más allá de la enor­me tras­cen­den­cia en el or­den bé­li­co –Sta­lin­gra­do mar­có el cam­bio de ten­den­cia en la gue­rra; has­ta Sta­lin­gra­do los ale­ma­nes iban ga­nán­do­la, des­de Sta­lin­gra­do em­pe­za­ron a per­der­la– pa­ra Hitler se tra­ta­ba de un gol­pe ín­ti­mo, una de­cep­ción de­mo­le­do­ra, pues­to que veía a Pau­lus co­mo una pro­yec­ción de sí mis­mo. “Lo que más me due­le es que aca­bo de nom­brar­lo ma­ris­cal de cam­po, me pa­re­cía bien con­ce­der­le esa úl­ti­ma ale­gría –in­sis­tía Hitler en dar­le un en­fo­que per­so­nal a la cues­tión–. Es el úl­ti­mo ma­ris­cal que nom­bro. ¡De ve­ras que no lo com­pren­do!”. Pe­ro to­da­vía que­da­ba ací­bar en el cá­liz de la amar­gu­ra, la trai­ción de Pau­lus no ha­bía he­cho más que co­men­zar un lar­go ca­mino.

Una vez pri­sio­ne­ro de los ru­sos, Pau­lus de­ci­dió co­la­bo­rar con ellos pa­ra de­rri­bar a Hitler y aca­bar la gue­rra. No fue el pri­me­ro y des­de lue­go no se­ría el úl­ti­mo, re­cuér­de­se que al año si­guien­te un gru­po de ge­ne­ra­les in­ten­tó ase­si­nar al Füh­rer con la ope­ra­ción Val­ki­ria. En julio de 1943 un lla­ma­do Co­mi­té Na­cio­nal por Ale­ma­nia Li­bre (NKFD) se for­mó en Kras­no­gorsk, un su­bur­bio de Moscú se­de de la Es­cue­la Cen­tral An­ti­fas­cis­ta, que reunía a co­mu­nis­tas de to­do el mun­do pa­ra ser adoc­tri­na­dos. El Co­mi­té es­ta­ba com­pues­to por diez miem­bros del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Ale­mán re­fu­gia­dos en la URSS y 28 mi­li­ta­res ale­ma­nes pri­sio­ne­ros, con el es­cri­tor Erich Wei­ner de pre­si­den­te y dos ofi­cia­les de ad­jun­tos, uno de ellos, el con­de Von Ein­sie­del. Sus ac­ti­vi­da­des se cen­tra­ron en la pro­pa­gan­da a tra­vés de una emi­so­ra de ra­dio y de pan­fle­tos que se arro­ja­ban so­bre las lí­neas ale­ma­nas.

Pau­lus se su­mó al NKFD y ha­bló por ra­dio de­nun­cian­do el desa­tino del Füh­rer y ani­man­do a los mi­li­ta­res a que lo aban­do­na­sen. Ade­más con­tri­bu­yó co­mo tes­ti­go de car­go en el pro­ce­so de Nü­rem­berg, tes­ti­fi­can­do con­tra la je­rar­quía na­zi. Tras la gue­rra, en 1953 vol­vió a Ale­ma­nia, a la Ale­ma­nia co­mu­nis­ta que ha­bían pues­to en mar­cha al­gu­nos an­ti­guos ca­ma­ra­das del NKFD, y fue nom­bra­do di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción His­tó­ri­ca Mi­li­tar de Dres­de, car­go que ejer­ció has­ta su muer­te.

En el Co­mi­té por Ale­ma­nia Li­bre ha­bía mi­li­ta­res pri­sio­ne­ros co­mo Pau­lus y co­mu­nis­tas

El ma­ris­cal Pau­lus se en­tre­ga a los so­vié­ti­cos, con los que co­la­bo­ra­ría a tra­vés de la ra­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.