Car­din: “Es tris­te im­po­ner la mo­da de lo po­bre”

El mo­dis­to que creó el prêt-à-por­ter fue el in­vi­ta­do de ho­nor de la Pa­sa­re­la 080 de Bar­ce­lo­na. Pie­rre Car­din apro­ve­chó la vi­si­ta pa­ra pre­sen­tar el mu­si­cal La be­lle­za no tie­ne pie­dad, del que es pro­duc­tor.

Tiempo - - VIVIR - JE­SÚS MARIÑAS

Arro­lla­dor y lú­ci­do con 95 años, así se mos­tró en la Pa­sa­re­la 080 de Bar­ce­lo­na el úl­ti­mo mi­to que le que­da a la gran mo­da. Du­ran­te ho­ra y me­dia de in­te­rro­ga­to­rio cau­ti­vó a to­dos los me­dios –pren­sa, cá­ma­ras y te­le­vi­sión– y arre­ba­tó sen­ten­cian­do. Se­ña­ló, pe­ro sin ti­rar a dar: “A mi edad no me in­tere­sa ha­cer más enemi­gos”, di­jo en tono con­ci­lia­dor sub­ra­yan­do su ca­si tic de cru­zar las ma­nos a la al­tu­ra de la ca­ra. No per­dió la son­ri­sa, sos­tu­vo el buen tono mien­tras iba lar­gan­do a ve­ces con ba­la, pue­de per­mi­tír­se­lo des­de su Par­na­so par­ti­cu­lar “tras con­vi­vir y al­ter­nar con Va­len­tino, St. Lau­rent, Ch­ris­tian Dior o Ba­len­cia­ga, que es mi pre­fe­ri­do; fue úni­co”, des­ta­có al pre­sen­tar tras es­tre­nar en Ve­ne­cia y Moscú un mu­si­cal que ha pro­du­ci­do so­bre Do­rian Gray. Lo ti­tu­la La be­lle­za no tie­ne pie­dad.

“Jue­go con cuer­po y al­ma y ha­go ac­tuar con el ac­tor des­nu­do. Me cos­tó más que ha­cer­le un tra­je”, iro­ni­za, pe­ro in­sis­te en su amor com­par­ti­do con el tea­tro y la ro­pa, que re­vo­lu­cio­nó en 1960 crean­do mo­da mas­cu­li­na has­ta en­ton­ces im­po­si­ble, fir­me a mol­des siem­pre re­pe­ti­dos. Con­mo­vió es­que­mas lan­zan­do el prêt-àpor­ter que se car­gó la al­ta mo­da.

Al­go de có­mi­co.

“El lu­jo se es­tá vi­vien­do en las fá­bri­cas, es una pe­na. La mo­da si­gue sien­do mi vi­da, aun­que in­ten­té ser ac­tor. ¿No ven que ten­go al­go de có­mi­co”, re­ve­la sa­cán­do­le re­bri­llos a su cla­ra mi­ra­da azul. Cor­ba­ta al des­gai­re, cue­llo des­abo­to­na­do y con tra­jea­da for­ma­li­dad que irra­dia pro­tes­ta. Ge­nio y fi­gu­ra: “Si­go en es­to des­de ha­ce 54 años...”.

“¿Cuán­do enamo­ró a la en­ton­ces icó­ni­ca del ci­ne fran­cés, la per­so­na­lí­si­ma Jean­ne Mo­reau, so­lo com­pa­ra­ble a la de Gar­bo? Se con­tó que tu­vie­ron un amor in­ten­so que hoy pue­de acla­rar­nos. ¿Fue au­tén­ti­co o pu­bli­ci­ta­rio?” “Si lo con­ta­ron, al­go ha­bría, ya ni me acuer­do”, con­tes­tó con la ri­sa bai­lo­teán­do­le has­ta no sa­ber si ase­gu­ra o des­mien­te. Si­gue a su te­ma:

“Hoy la mo­da se fal­si­fi­ca, im­po­nen lo po­bre y do­mi­na el des­or­den so­cial. Es tris­te im­po­ner la mo­da de lo po­bre”, lo di­ce lan­zan­do un ay las­ti­me­ro mien­tras sa­bo­rea un sor­bi­to de vino blan­co. “Es lo úni­co que be­bo”. Re­cha­za pi­co­tear una ban­de­ja de ja­món que le ofre­cen. “Lo de­jo pa­ra más tar­de, aho­ra es­toy ha­blan­do”, jus­ti­fi­ca. “¿Qué es lo que me­nos le gus­ta de la mo­da ac­tual?”. “El des­or­den y las fal­si­fi­ca­cio­nes. Tras in­no­var, soy un clá­si­co, si­go un or­den, uso cha­que­ta y cor­ba­ta y ca­da ma­ña­na di­se­ño al­go nue­vo. Se me ocu­rren co­sas im­po­ni­bles pa­ra es­ta épo­ca y las lle­vo al ate­lier mien­tras dis­tri­bu­yo mis tra­jes vie­jos por la ca­sa. Ya es mu­seo.

Vi­ve en el edi­fi­cio pró­xi­mo a La Ma­de­lai­ne don­de tie­ne Ma­xim’s, lo más del gla­mour pa­ri­sien­se. Es­tá lleno de his­to­ria y lo ad­qui­rió ha­ce 35 años. “Lue­go me que­dé con to­do el edi­fi­cio”, sub­sis­te su pri­me­ra bou­ti­que. Ve­ci­na al Eli­sée pre­si­den­cial. En Pa­rís real­zó una ce­na ho­me­na­je a Sara Mon­tiel or­ga­ni­za­da por Fré­dé­ric Mit­te­rrand, prin­ci­pal hin­cha

Vanesa Romero Raúl Aré­va­lo

Bi­go­te Arro­cet

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.